Autor: Valverde, Alberto. 
 Las próximas conversaciones hispano-norteamericanas. 
 Nuevo entendimiento para una nueva situación     
 
 Informaciones.    10/01/1976.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

LAS PRÓXIMAS CONVERSACIONES HISPANONORTEAMERICANAS

"Nuevo entendimiento" para una nueva situación

Por Alberto VALVERDE

Una delegación española, presidida por el ex subsecretario de Asuntos Exteriores

señor Rovira, saldrá en breve hacia Washington para iniciar una nueva ronda de

conversaciones con la parte norteamericana, orientadas a culminar el llamado

"acuerdo-marco» suscrito el pasado octubre por el secretario de Estado, señor

Henry Kissinger, y el entonces ministro español de Asuntos Exteriores señor

Cortina, según fuentes oficiosas.

POSIBLE AUMENTO DE LA ASISTENCIA MILITAR U.S.A. Y ELEVACIÓN DEL ACUERDO A

TRATADO

Estas nuevas conversaciones son las primeras Que se realizan, a nivel de

expertos y dentro de una esfera oficial, desde que asumió el Poder el nuevo y

primer Gobierno español de la Monarquía.

Esta primera ronda de negociaciones, de lo que se puede llamar «nueva etapa» en

las relaciones entre los dos países, se considera de una Importancia decisiva, a

Juzgar por los nuevos planteamientos en los que, se tiene certeza, discurrirán

las conversaciones. Si bien éstas parten de la existencia de un «acuerdo en

principio», fruto de las circunstancias especiales que atravesaba el Gobierno

español en octubre pasado, con la ejecución de cinco condenados a muerte, las

últimas declaraciones del primer Gobierno de la Monarquía Indican de una forma,

clara y contundente que las bases fundamentales del «acuerdo-marco»; deben ser

revisadas. Este deseo, según las últimas Informaciones que se disponen por parte

norteamericana, responden también a la voluntad del Departamento de Estado por

estrechar sus lazos con España en el momento político decisivo en el que nuestro

país está Inmerso.

Tras la primera entrevista Areilza-Kissinger en París el pasado diciembre, en

las que el ministro español de.Asuntos Exteriores expresó a su colega

estadounidense el deseo español de llegar a un «nuevo entendimiento» en la

renovación, o sustitución por unos nuevos, de los acuerdos expirados del año

1970, las declaraciones a la revista «Newsweek» del presidente del Gobierno,

señor Carlos Arias Navarro, representan la confirmación oficial de esté cambio

sustancial en las relaciones formales y jurídicas entre los dos países. Una

lectura detallada de estas declaraciones, completadas con Información de otros

orígenes, permiten establecer el siguiente panorama logistico de cara a esta

nueva ronda de conversaciones:

1) .España solicitará un «aumento sustantivo» del precio de las instalaciones

militares que el Gobierno norteamericano utiliza en nuestro país. La cantidad a

pagar podría incluso «doblarse» sobre los niveles fijados en principio en

octubre pasado. Es decir, pasarían a ser de unos 1.500 millones dé dólares, como

mínimo, distribuidos en cinco años.

2) El nuevo acuerdo tendría que ser convertido en «tratado» formal, con

ratificación del Senado de los Estados Unidos, o por lo menos debería recibir

una ratificación conjunta de las dos Cámaras del Congreso norteamericano. Con

ello, la relación entre los dos países se elevaría a nivel jurídico y a la vez

satísfacería las peticiones realizadas por varios senadores estadounidenses para

que así fuera.

3) Estos acuerdos deberían ser los últimos y en ellos tendrá que incluirse un

compromiso firme de los dos países por englobar la alianza militar, de una

manera formal, en el sistema defensivo europeo. La integración de España en la

O.T.A.N. (Organización del Atlántico Norte) deberá ser una consecuencia lógica

de unos acuerdos militares que traen consigo obligaciones defensiva integradas

de hecho en el sistema defensivo occidental.

Como se puede esperar, estos tres puntos principales han sido abordados a

diferentes niveles por representantes de los dos Gobiernos en las últimas

semanas en diversos contactos y reuniones. Sin embargo, y a pesar de que a los

dos países les Interesa ahora una relación sobre estas bases, diversos detalles

a ultimar pueden prolongar mas de lo previsto las negociaciones. En este

sentido, la posibilidad de un viaje del secretario de Estado, señor Kissinger, a

España a finales de enero se presenta como «muy remota», a Juicio de medios bien

informados.

La razón por la que estos primeros acuerdos hlspano-norteamericanos, que se

firmarán tras la desaparición de la figura Imperativa de Franco, siguen al

parecer el cursó doctrinal de los anteriores, parece que descansa en las

circunstancias y características concretas del primer Gobierno monárquico. En

cualquier caso, es relevante que el tema en cuestión está siendo abordado dentro

del mismo prisma de cautela que caracterizan las primeras iniciativas

democratizadoras del Gobierno.

El objetivo primordial es ahora la Integración española en la O.T.A.N., según

sugieren las declaraciones del señor Arias a «Newsweek», meta que deja en

segundo plano el asunto de la renovación de unos acuerdos que cumplían la casi

exclusiva función de permitir, de .hecho, la participación en una alianza y en

un sistema defensivo cuya pertenencia formal era anteriormente Imposible. En el

intervalo, y hasta que este objetivo se alcance, parece que se piensa en unos

acuerdos o tratado con los Estados, Unidos que, lógicamente, continúen la

anterior función, mientras permite que las fuerzas armadas españolas sigan

adelante con el proceso de modernización ya .Iniciado, aunque esta última

constante de los años pasados puede ser alcanzada hoy día, y más dentro de una

futura democracia, por la vía propia que corresponde a una potencia industrial

como España.

10 de enero de 1976

 

< Volver