Señor Areilza. 
 Ni la violencia ni el comunismo tendrán cabida en la construcción de la democracia española     
 
 Informaciones.    16/01/1976.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

SEÑOR AREILZA

«Ni la violencia ni el comunismo tendrán cabida en la construcción de la

democracia española»

MADRID, 16. (INFORMACIONES.) — «Ni la violencia ni el comunismo tendrán cabida

en la construcción de la democracia española», declara el señor Areilza,

ministro de Asuntos Exteriores, a «Cambio 16». Hoy, el ministro de Asuntos

Exteriores informará al país desde TVE.

«Corresponde a la República Democrática Alemana —dice también en "Cambio 16"—

dar el primer paso para la reanudación de relaciones con España.»

El conde de Motrico afirma también que «España no ha hecho nada más que tomar

acta de que el embajador de Pankow se ha retirado y ha clausurado la

representación. A ellos les corresponde dar el paso para la normalización de

relaciones».

El jefe de la diplomacia española aborda en la entrevista varios temas

políticos, y se pronuncia en favor de una modificación de relaciones entre

España y la O.T.A.N. «Cerno afirmó recientemente el presidente Arías, nuestra

aportación efectiva al dispositivo estratégico de la defensa de Occidente es un

hecho indiscutido que hasta ahora no había tenido reconocimiento explícito ni

contrapartida establecida. Es hora de que esa situación se modifique

reconociendo las realidades geopolíticas y la importancia decisiva de España en

este terreno.»

El señor Areilza repite que para la construcción de la democracia española no

tendrán cabida ni la violencia ni el comunismo totalitario, y afirma que no hay

diferencias esenciales entre el Areilza que se entrevistó con Scheel en 1970

como miembro de la oposición española y el Areilza de 1976 como ministro de

Asuntos Exteriores. "En cuanto a mis diferencias con mis compañeros de entonces,

no creo que sean sustanciales. Estamos en la misma línea con ritmos distintos de

marcha y objetivos diferenciados. El señor Satrústegui, el señor Ruiz-Giménez y

el señor Tierno Calvan, que eran mis compañeros en aquella ocasión, propugnan

una democratización de la vida española desde distintos ángulos por distintos

caminos. En el objetivo final de lograr una democratización estamos todos de

acuerdo.»

En relación con la Comunidad Económica Europea, el conde de Motrico dice que «en

la carta que España envió en 1962 a la Comunidad, el ministro Castiella habló de

una integración tras un período de asociación. Han pasado catorce años y me

parece que se han modificado las posiciones. Nosotros aspiramos a una

integración final, aunque para llegar a ella tengamos que recorrer el largo

camino de ana negociación y unas etapas previas de ajustes y desarmes

arancelarios».

 

< Volver