El rey recibe al Consejo Nacional. 
 Presidente Arias: Aspiramos a ser abierto marco de una participación política     
 
 Informaciones.    16/01/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

EL REY RECIBE AL CONSEJO NACIONAL

Presidente Arias: «Aspiramos a ser abierto marco de una participación política»

MADRID, 16. (INFORMACIONES.)—El presidente del Gobierno y del Consejo Nacional

del Movimiento, en la audiencia concedida por el Rey, en el palacio de Oriente,

ha pronunciado las siguientes palabras:

«Señor: Al presidir por primera vez la Comisión Permanente del Consejo Nacional

por delegación de Vuestra Majestad, conforme previene el artículo 25 de la Ley

Orgánica del Estado, quiero dejar patente ante vos los sentimientos de

inquebrantable adhesión y lealtad que en nombre de todo el Consejo desea su

Comisión Permanente expresar ante la persona de Vuestra Majestad, símbolo de la

unión de todos los españoles y personificación de la soberanía nacional.

El Movimiento Nacional, comunión de todos los españolea en los principios

fundamentales de nuestra Constitución, cuya suprema titularidad ostenta V. M.,

quiere proclamar ante el futuro esperanzador que se abre para todos los

españoles, sus aspiraciones a un orden libre, democrático y justo sin

exclusiones ni privilegios como V. M. señaló en el primer mensaje de la Corona a

las Cortes españolas.

Entre las altas misiones que el Consejo Nacional, representación colegiada del

Movimiento, tiene encomendadas por la Constitución, se encuentra la de lograr la

transformación de las estructuras sociales económicas y culturales de nuestra

Patria hasta llegar a una convivencia más perfecta y más justa. El orden

político es, a su vez. presupuesto y consecuencia para estas reformas, y el

Consejo Nacional quiere hacer patente en esta solemne ocasión su voluntad de

sugerir, iniciar y plantear cuantas resulten convenientes y oportunas para que

nuestra España alcance mayores niveles de justicia y libertad, superando las

cotas hasta hoy alcanzadas de las que ha sido protagonista el pueblo español, al

que debemos lealtad y servicio.

En esta línea de servicio aspiramos, señor, a que nuestra representación sea

fiel imagen de las inquietudes y de las exigencias de toda la nación. Aspiramos

a ser abierto marco de una participación política que encuentre en el ámbito del

Consejo Nacional el eco necesario para que cotidianamente pueda contar Vuestra

Majestad y el propio Gobierno con una representación lo más fiel posible del

pulso de la patria.

Aspiramos, en fin, a que la responsabilidad que nos ha sido confiada no sólo

sea asumida con entera generosidad, sino que, también, por muy difícil que se

presente nuestra tarea, nuestro afán se ordene en el mejor servicio de España,

de sus leyes v de la Monarquía.

Sólo podemos ofrecer, señor, nuestra dedicación a las supremas cansas que vos

representáis. Pedimos solamente, señor, que se nos permita ser exigentes con

nosotros mismos y ser radicalmente responsables ante la comunidad del pueblo

español.

Gracias, señor, por la confianza que en nosotros habéis depositado y que

esperamos hacer buena con nuestras obras.»

 

< Volver