Antes de dos años funcionaran en España cuatro o cinco Partidos políticos  :   
 Quedará excluido el comunista, por ser instrumento de subversión. La amnistía general vendrá cuando la democracia este lista para funcionar. 
 ABC.    06/01/1976.  Página: 1,64. Páginas: 2. Párrafos: 13. 

MADRID. MARTES 6 DE ENERO DE 1976 - NUM. 21.765 DIEZ PESETAS

ARIAS NAVARRO, A "NEWSWEEK´

"ANTES DE DOS AÑOS FUNCIONARAN EN ESPARA CUATRO O CINCO

& Relaciones con Estados Unidos: «La ayuda militar norteamericana tendrá que

aumentar sustantivamente, doblarse como mínimo.»

• Otan: «Los países europeos han estado aprovechándose de nuestra geografía y de

nuestro anticomunismo. No puede haber más discriminación contra España.»

O Mercado Común: «Queremos y estamos deseosos de acceder a las organizaciones

europeas en pleno derecho.»

PARTIDOS POLÍTICOS"

«Quedará excluido el comunista, por ser instrumento de subversión»

«LA AMNISTÍA GENERAL VENDRÁ CUANDO LA DEMOCRACIA ESTE

LISTA PARA FUNCIONAR»

NUEVA YORK, 5. (Efe.) El semanario «Newsweek» publica hoy algunos extractos de

una amplia entrevista concedida por el presidente del Gobierno español, Carlos

Arias Navarro, a su enviado Arnaud de Borchgrave, en la que se reafirma la

intención española de adherirse al Mercado Común y a la Organización del

Atlantico Norte (O.T. A. N.) sin sacrificar para ello nuestras tradiciones.

Arias Navarro anuncia al mismo tiempo la celebración de elecciones locales y

generales en el transcurso de un período comprendido desde ahora a finales de

1977.

Indica también el presidente del Gobierno que en esto mismo tiempo se podrá

lograr que «cuatro o cinco partidos políticos funcionen con efectividad en la

nueva democracia española», excluyendo del panorama futuro español al Partido

Comunista «por ser —dijo— Instrumento de la subversión» y tratar de «reabrir

viejas heridas, y no de cerrarlas».

He aquí el extracto de la conversación que el presidente mantuvo con el

periodista norteamericano, tal como aparece publicado en la referida

publicación, acompañado de una fotografía del presidente del Gobierno.

EDIFICAR SOBRE LA REALIDAD.—«Nosotros ´estamos ahora en condiciones, o en

posición, de establecer un sistema de coexistencia política interna que permita

a España proseguir su rápido crecimiento económico. Esto significa edificar

sobre la realidad presente y al mismo tiempo respetar las libertades políticas

reconocidas en otros países democráticos... Yo no soy un derechista, sino un

conservador clásico. He sido siempre tolerante con otros puntos de vista

políticos. Estoy abierto a todas las doctrinas, no comunistas, con tal de que

vayan dedicadas a la lucha por el progreso. Esto es el proceso de normalización

que hemos lanzado ahora.»

Sobre elecciones, el presidente declaró que estamos planeando dos estapas

principales. «Primero celebraremos elecciones de ciudades y regiones

(Ayuntamientos y Diputaciones), en las cuales los partidos (políticos)

adquirirán experiencia en el proceso democrático. Está fase podría completarse

para finales de 1976. El mismo proceso, entonces, puede tener lugar a nivel

nacional y completarse antes de finales de 1977..., así pues, en dos años, usted

podrá ver la realidad de cuatro o cinco partidos políticos funcionando,

efectivamente, en una nueva democracia española.

EL PARTIDO COMUNISTA.—Sobre el Partido Comunista, afirmó que el legalizar el

Partido Comunista no sirve de criterio da libertad... «El exiliado líder

comunista Santiago Carrillo se ha situado repetidamente en el seno de una

ideología internacional que haría de él un instrumento de la subversión. El

simbolizar a un grupo que no está tratando da cerrar viejas heridas, sino de

reabrirlas. De

ese modo, Carrillo ha perdido todo derecho • la ciudadanía española y

protección... La guerra civil me abrió a nulos ojos al comunismo y a sus

monstruosidades.»

...«No hay un solo ejemplo en el mundo da un Partido Comunista que haya

demostrado con sus obras él (menor) respeto por tas reglas del juego

democrático, una vez ha alcanzado el poder.»

AMNISTÍA.—En torno a los presos políticos expresó que era obvio que le gustaría

ver un número menor (de ellos) en prisión. «Las doctrinas subversivas, sin

embargo, han de circunscribirse drásticamente. Una amnistía general vendrá como

culminación de nuestro proceso de normalización, cuando la democracia esté lista

para funcionar. Nosotros no vamos a poner en libertad a gentes que meramente

vayan a subvertir lo que estamos tratando de edificar». Y añadió que la Policía

española, tanto como nuestros órganos de imposición de la Ley, están bien

disciplinados, con un claro sentido de que su deber está limitado a imponer la

ley y entregar a la justicia a aquellos que la quebrantan. «Yo puedo asegurarle

a usted que en casi todos los casos, por no decir en todos, la Policía española

no actúa con más —o menos— rigor que la norteamericana, francesa o belga, por

ejemplo».

NORTEAMÉRICA Y O.T. A. N.—Sobre las bases norteamericanas dijo que

contrariamente a la creencia popular, el acuerdo da extender el alquiler de

bases navales y aéreas de Estados Unidos en España no fue completado antes de la

muerte de Franco. Algunos detalles faltan. «Los Estados Unidos parecen ignorar

el hecho de que esas Instalaciones, que son parte Integrante del aparató

disuasor do la O. T. A. N., requieren costosas medidas militares de precaución

(protección) por parte de Madrid. España no está en la Alianza Atlántica y no

disfruta de ninguno d» sus beneficios, y sólo de los inconvenientes... Los

restantes países europeos han estado aprovechándose de nuestra geografía y de

nuestro anticomunismo e ignorando, al mismo tiempo, los derechos que nos

corresponderían en cualquier alianza de países libres... Asi pues, la ayuda

militar de los Estados Unidos tendrá que aumentarse sustantivamente, doblarse

como mínimo.»

Se refirió también a la O.T.A.N., diciendo que, desde luego, a España le

agradaría entrar en la O. T. A. N.. «Esto sería natural. Permítame que le

recuerde que las bases de Estados Unidos en España son no sólo una parte del

disuasor de la alianza, sino también parte de la infraestructura de la O.T. A.

N., bajo el mando del supremo comandante de la O.T. A. N.... La supervivencia de

Europa Occidental depende del disuadente de los Estados Unidos, y las bases son

una parte esencial de ese disuádante».

«Esto no puede continuar asi. Es tan (lógico como inaceptable, y si se prolonga,

España tendrá que concluir que no tiene obligación alguna en la defensa de

Europa. No puede haber más discriminación contra España. O bien Europa reconoce

nuestro papel como aliado natural o España tendrá que limitar el empleo de las

bases, estrictamente a las necesidades de los Estados Unidos y de España.

MERCADO COMÚN.—El Mercado Común fue otro de los temas abordados por el

presidente.

Nosotros queremos y estamos deseosos de acceder a las organizaciones europeas,

en pleno derecho. Y esto significa que estamos dispuestos a edificar una

democracia con características españolas que nos permita transitar en la

corriente política de la Europa libre, sin tener que renunciar a nuestras

tradiciones.

Como esto es ahora nuestro declarado objetivo, yo me atrevería a esperar da

nuestros vecinos que sean comprensivos y flexibles en permitir a España que

supere, gradual y pragmáticamente, las diferencias que todavía nos separan del

Mercado Común, tanto política como económicamente.

Sobre las tradiciones de España, último punto de la entrevista, puntualizó,

asimismo, el presidente que «debido a nuestra obstinación del pasado en

organizar nuestra vida política como un mero reflejo de otros palees

occidentales, con una tradición política diferente, hemos sufrido tos desastres

de nuestra guerra civil. Nunca más. Nosotros estamos ahora en posición de

establecer un sistema de coexistencia política Interna que permita a España el

proseguir su rápido crecimiento económico. En términos prácticos, ésto significa

el edificar sobre la realidad presente que, al tiempo que respete enteramente

los derechos humanos y libertades políticas reconocidas en otras naciones

democráticas, excluiría, sin embargo, los extremismos de cualquier clase».

 

< Volver