Autor: ;Pérez González, José María (PERIDIS). 
 El señor Areilza pide alas autoridades alemanas comprensión y apoyo. 
 Bonn ayudará a España en su proceso hacía Europa  :   
 Especial cordialidad en las entrevistas del Ministro español con Scheel y Genscher. 
 Informaciones.    09/01/1976.  Página: 1-2. Páginas: 2. Párrafos: 12. 

EL SEÑOR AREILZA PIDE A LAS AUTORIDADES ALEMANAS COMPRENSIÓN Y APOYO

Bonn ayudará a España en su proceso hacia Europa

ESPECIAL CORDIALIDAD EN LAS ENTREVISTAS DEL MINISTRO ESPAÑOL CON SCHEEL Y

GENSCHER

BONN, 9. (INFORMACIONES, por Julio Colomer.)— «Nuestro país atraviesa en esta

hora un momento delicado y decisivo: la pleamar de nuestra-opinión pública

necesita encauzarse a través de formas estables. Pero al mismo tiempo, la

participación popular a todos los niveles y el ejercicio real de las libertades

civiles comunes a la civilización occidental han de compaginarse con las

características de la firmeza de la autoridad y de la estabilidad de los

procesos y de los enfrentamientos políticos, que nunca deben ir más allá de las

fronteras que marcan los supuestos mínimos de la convivencia democrática.» Esto

ha dicho, a primera hora de la tarde, don José María de Areilza en los brindis

del almuerzo que ha ofrecido en honor del ministro español su colega alemán,

señor Genscher

El Jefe de la diplomacia española, que, entre otras ventajas, tiene la de hablar

perfectamente alemán, ha sido recibido con especial cordialidad y receptividad

en Bonn. Como no ocurría con un ministro español en los últimos cuarenta años.

Ayer mantuvo conversaciones con Genscher y con el Presidente de la República

Federal, señor Scheel. De las palabras y de los gestos se deduce que el señor

Areilza ha venido a Alemania Federal a exponer ante los dirigentes germanos

detalles del proceso español hacia la democracia y pedir su ayuda y comprensión,

que parece asegurada, tanto en los aspectos bilaterales como en el gradual

acercamiento español a la Comunidad Económica Europea. El señor Areilza está

convencido de que «Europa nos va a ayudar».

«Somos —ha dicho en su discurso de hoy— 35 millones dentro de España y un millón

largo más residiendo en Europa y trabajando en el esfuerzo común de la

producción económica de este continente.

Y este pueblo, que se encuentra ya instalado en las coordenadas del desarrollo

industrial a cuyo esquema nuestra vida colectiva se ha ido adaptando con una

serenidad y una eficacia impresionantes, requiere la existencia de un sistema de

convivencia política.y social correspondiente con aquel nivel. No somos todavía

un pueblo muy rico, pero hemos llegado a alcanzar la cota de la décima potencia

industrial del mundo, lo cual hace cuarenta años resultaba impensable. Esa meta

se debe y es justicia reconocerlo, al largo período de estabilidad y de paz que

supuso la era del General Franco.»

«Ahora atravesamos, como todos los demás pueblos de Occidente —ha añadido—, el

temporal de la crisis que también a nosotros nos afecta de manera profunda, pero

quiero decir que a pesar de esos aspectos coyunturales la economía española está

sólidamente sana y sigue dispuesta a mantener un modelo económico de crecimiento

equilibrado que le permita acrecentar su prosperidad actual.

AREILZA, BIEN RECIBIDO EN BONN

ALEMANIA, DISPUESTA A AYUDAR A ESPAÑA EN SU PROCESO HACIA LA DEMOCRACIA Y HACIA

EUROPA

Por Julio COLOMER (Enviado especial de INFORMACIONES.)

BONN, 9.

"NOSOTROS creemos que una España fuerte, próspera, militarmente sana y

disciplinada y políticamente democrática, puede ser uno de los factores

decisivos de esa Europa unificada que todos deseamos.» Tras pronunciar estas

palabras, el ministro español de Asuntos Exteriores, don José Mana de Areilza,

inició el brindis en la cena ofrecida en su honor por su colega alemán, el

doctor Genscher, ayer por la noche, en el Steigrenberger Hotel de Bonn.

En su breve discurso, el conde de Motrico había afirmado que «el propósito del

Gobierno de la Monarquía española es marchar hacia una sociedad democrática por

Jos plazos que se consideren realistas y viables. Porque no es posible hacer

calendarios utópicos. Hay que hacerlos posibles, pragmáticos». Y en ese proceso

reformador que emprende el Gobierno español no sólo se establecerán unas reglas

del juego democrático, sirio también la formación de los «equipos politicos» que

participarán en la nueva vida pública que se anuncia. Pero —puntualizó el

ministro español— «ni la violencia bajo ninguna forma, ni el comunismo

totalitario, ni las tentativas de romper la unidad del Estado español tendrán

cabida en el área deseada y prevista. Con esa limitación, todas las fuerzas

reales después serán invitadas a participar sinceramente y con honestidad en la

lucha política».

Dirigiéndose personalmente al ministro alemán de Asuntos Exteriores, el señor

Areilza le pidió comprensión y colaboración, porque la Alemania Federal «puede

influir decisivamente para que otras fuerzas políticas de Europa «n las que

acaso no encontremos todavía comprensión y apoyo para nuestro intento, se

decidan a cooperar en este empeño, de cuyo éxito tantas cosas dependen, y entre

ellas la estabilidad y el futuro de esa misma Europa».

GENSCHER

Durante la cena, el ministro alemán Genscher había resaltado en su alocución,

cargada de buenos deseos y pronunciada antes -de las palabras del señor Areilza,

que de la nueva era Iniciada en España, de la que había hablado el Rey Juan

Carlos en sn discurso de la Corona, esperaba que España renovase sus vínculos

con la Europa democrática. Genscher manifestó la esperanza de que el primer

Gobierno´ de la Monarquía pudiera conseguir «1 firme arraigo de la democracia

pluralista en nuestro país.

Mostró asimismo su satisfacción por el modo gradual y el calendario fijado para

el establecimiento de las reformas democráticas en España {elecciones locales

este año, elecciones generales el próximo año), y refiriéndose a los temas que

se habían abordado en las conversaciones mantenidas con el señor Areilza,

durante casi cuatro horas, ayer por la mañana —y que continuarán hoy—, el

ministro alemán afirmo que no sólo se referían al fortalecimiento de las

relaciones bilaterales y a la colaboración económica, sino también a la

Conferencia Norte-Sur, de la que España es miembro, y «1 significativo papel que

nuestro país está llamado a desempeñar en el Mediterráneo y, por consiguiente,

en la seguridad de Europa.

Finalmente Genscher insistió en la importancia que para el futuro democrático

español tiene que España sepa hacer frente a sus problemas «económicos. En una

Europa cada vez más interdependiente —afirmó—, ningún país puede quedarse

indiferente si otro país padece dificultades económicas.

CONVERSACIONES

Los discursos y la cena de honor pusieron fin al primer ´día de estancia del

señor Areilza en Bonn. La jornada diplomática había comenzado, a las trece horas

con Tin almuerzo de trabajo de los dos, ministros de Asuntos Exteriores, que se

había prolongado hasta las 16,30. El conde de Motrico declaró después a los

periodistas que de estas conversaciones estaba satisfecho y que habían versado

«sobre problemas bilaterales fie relación entre los dos países y otros que se

derivan de nuestro deseo de negar a una aproximación con la Comunidad Europea».

La Prensa alemana ha insistido tanto estos días como en lo precedentes al viaje

del señor Areilza —y el discurso de Genoher hacia una velada alusión a ello—, el

Indiscutible interés que la República Federal-Alemana tiene en que España entre

a formar parte de la O.T.A.N., para segurar la defensa de la Europa occidental

en el flanco izquierdo del Mediterráneo. Respecto a la, deseada aproximación de

España a la Comunidad Europea, comentan los articulistas, que el primer paso

consistirá quizá en el apoyo que prestará Bonn para que en el próximo Consejo de

la Comunidad, que se celebrará el 19 del presente mes, se aborde el tema de la

reanudación de negociaciones sobre el tratado comercial de España con el Mercado

Común, que quedaron Interrumpidas con motivo de las ejecuciones de terroristas

españoles en el otoño pasado.

CON WALTER SCHEEL

Terminadas las conversaciones con Genscher y otros altos cargos, el ministro

español fue recibido en audiencia, durante media hora, por el Presidente de la

República Federal, Walter Scheel, dt quien ya era viejo conocido. En la

entrevista, Scheel —como declaró luego el propio Areilza— le manifestó «su vivq

deseo de que el Gobierno alemán siga manteniendo una perfecta sincronización en

los objetivos europeos con el Gobierno de la Monarquía». Walter Scheel recordaba

su viaje a España y sus conversaciones con el Rey, «del que tiene un recuerdo

inolvidable».

 

< Volver