Conferencia de prensa de Areilza en París. 
 No aceptaremos nunca una injerencia en los problemas internos de España  :   
 El país necesita, probablemente, una reforma de sus estructuras políticas. 
 ABC.    18/12/1975.  Página: 1,17. Páginas: 2. Párrafos: 10. 

CONFERENCIA DE PRENSA DE AREILZA EN PARÍS

"NO ACEPTÁREMOS NUNCA UNA INJERENCIA EN LOS PROBLEMAS INTERNOS DE ESPAÑA"

«El país necesita, probablemeníe, una reforma de sus estructuras políticas»

PARÍS, 17. (Crónica recibida por télex.) El ministro español de Asuntos

Exteriores, don José María de Areilza, tiene un mérito, entre tantos otros: el

de practicar la cortesía de la claridad. Pero como lo cortés no quita lo

valiente, esa claridad, en la que no existe el menor recurso para el juego de la

interpretación, tiene un doble valor que los periodistas deben agradecer. Así,

como una invitación al diálogo sin limitaciones, abrió el fuego de su

conferencia de Prensa, celebrada esta tarde en la Embajada española, con una

especie de brindis amistoso: «Yo soy también algo periodista o al menos lo he

sido, no sé si ahora podré seguir siéndolo. Pero como comprendo su interés,

estoy dispuesto a contestar a todas las preguntas que me hagan.» Y en efecto,

contestó a todas, pero, eso sí, en un momento de sus declaraciones, cuando se

barajaban Consejo de Europa y Comunidad Económica Europea, comentarios y

especulaciones, el ministro consideró oportuno el ejercicio de esa necesaria

claridad que el buen decir español llama franqueza:

«Quiero decir algo que debe quedar bien claro: nosotros no aceptaremos nunca una

injerencia en los problemas Internos de España. Jamás. Lo primero que tiene que

hacer un Gobierno es defender la integridad española no solamente la Integridad

territorial, sino la integridad moral, ¡a integridad política. Por consiguiente,

si el Gobierno se propone recorrer un camino partiendo de la legalidad

constitucional, hacia un sistema democrático, con unas libertades políticas

electivas, lo hace porque cree que esa es el mejor servicio que necesita hoy la

comunidad española. Porque España, que es la décima potencia industrial del

mundo y que tiene una democracia Industrial como forma cíe vida, necesita

probablemente una reforma de sus estructuras políticas en esa dirección. No

porque ese sea el precio que no pide nadie, porque no estamos dispuestos a pagar

precios. ¿Está esto claro?»

MERCADO COMÚN.—Estabatan claro que a partir de ahí el diálogo no se perdería en

el laberinto de las conjeturas. Asi, se volvió a plantear el caso de la

reanudación de las negociaciones con la Comunidad Económica Europea. «Yo creo —

puntualizo el señor Areilza—, que las negociaciones comenzarán a reanudarse a

nivel de la negociación comercial interrumpida, porque son ternas que no se

pueden aplazar y porque están ahí y porque son nuestros Intereses comerciales,

los que hay que respetar primordialmente.

En una segunda etapa, es muy posible que empiecen negociaciones de otro orden

que se extiende a ptantear eJ problema general dél acercamiento de España a

la Comunidad como tal.»

Naturalmente, salido a relucir el «problema dé) sufragio universal», e) ministro

mantuvo su línea da claridad: «El sufragio universal lo Impíantaremos en España

porque nos conviene s nosotros el que el pueblo español se exprese. Pero nadie

nos ha pedido el sufragio universal para que yo pueda hablar, con et señor

Ortoli. La Comunidad Económica Europea no nos ha ofrecido nada ni nosotros le

hemos pedido nada, ni se ha planteado la cuestión del sufragio universal como

condición previa. SI España va a aceptar e! principio de consultar a \a voluntad

popular para tener unos órganos representativos más auténticos, lo hace no

porque se lo pida la Comunidad ni nadie, sino porque España quiere hacerlo.»

Produce satisfacción ei escuchar a un español tan caracterizado como el señor

Areilza en la espléndida invocación del derecho de la real gana. No hay nada

como esa franqueza, que los espíritus delicados llaman «la mise au point», y que

no es otra cosa que la práctica del clasico «al pan, pan, y al vino, vino».

En esta línea; de conducta prosiguió el diálogo. Asi, el ministro afirmó que el

caso de los españoles en el extranjero, que se ven en una triste situación de

Indocumentados es decir, sin documentos) se, resolverá de modo Inmediato, y

asmismo afirmó que los trabajadores Inmigrantes disfrutarán de todos los

derechos de la participación activa en Ja vida española.

PARTIDO COMUNISTA.—No podía faltar la alusión al caso del pasaporte de Santiago

Carrillo. «Yo creo que Santiago Carril ha pedido pasaporte lo menos cuatro veceá

desda hace varios años. Yo sé que en el pasado esa petición fue a parar a los

servicios correspondientes, y que habría algún expediente que estaba sin

resolver, algún proceso, no lo sé. Pero entiendo que Santiago Carrillo es un

ciudadano español como los demás y cuando pida su pasaporte se le aplicarán las

normas habituales sin ninguna clase de discriminación por él hacho de que tenca

ésta aquélla Ideología. Otra cosa sería que tuviese un proceso o unos

antecedentes o un problema de tipo judicial»

De ahí, a la consideración del Partido Comunista, no había más que un paso. «El

Partido Comunista creo que no acepta sinceramente las reglas del Juego

democrático, que tiene poco contenido liberal y que en estos momentos nos está

dando un ejemplo en Portugal poco recomendable para seguirío como modelo para e)

desárrollo de un país que pasa a un sistema más abierto. El Partido Comunista

está dentro de la gran galaxia de! sistema totalitario. Las pruebas que ha dado

en el ejercicio del poder, no son como para entusiasmar a nadie.» Caso fallado.

ELECCIONES.—Como en unas declaraciones a ta televisión francesa, e) señor

Areilza indicó la posibilidad de que se celebrasen elecciones a finales del año

próximo, se le preguntó en qué basaba esa idea y contestó: «El sufragio

universal está inscrito en el conjunto de las Leyes Fundamentales y es una

institución o un sistema de elección que está previsto en esas Leyes sin

necesidad de reformar la constitución. El que se aplique a la elección cié unas

Corles más representativas será objeto de una reglamentación, en la que tampoco

creo que haya que reformar la constitución. Yo he dado esa fecha de fines de año

1976 porque entiendo que, de alguna manera, habrá que Ir a una renovación de las

Cortes y se puede calcular, de un modo razonable que de aquí a doce o catorce

meses pueda haber una primera consulta que será muy útil para ver cómo funcionan

esos mecanismos, así como el propio censo electoral.»

CONTACTOS—El señor Areilza se refirió a los numerosos contactos y entrevistas

tenidos estos días v subrayó el Interés de todos estos diálogos con diversas

personalidades, entre ellos e! celebrado con el secretario norteamericano de

Estado con quien, destacó, «sostuve una entrevista amplia y sustanciosa en la

que hablamos del tema de la renovación de los Convenios de amistad y cooperación

con los Estados Unidos. Puedo decir que la entrevista ha sido muy positiva. He

tenido otra larga conversación con Kurt Waldheim, en la cual hemos hablado

largamente del tema del Sahara, que está pendiente de dos resoluciones

contradictorias. Sobre ese mismo tema he hablado hoy, un largo rato, con el

ministro argelino de Asuntos Exteriores, Abdelaziz Buteflika, viejo conocido de

España, que me ha expuesto las tesis de su Gobierno sobre tan delicado problema.

Ha hablado también ampliamente con el primer ministro francés, Jacques Chirac,

en la que se han tratado los temas de la cooperación bilateral con vistas a

nuestra ulterior negociación para el acercamiento a la C. E. E. He visto también

al señor Ortoli, presidente da la Comisión de la Comunidad Europea y,

finalmente, esta mañana, he tenido una muy grata conversación con el secretario

del Foreign Office, James Callaghan». ¿Se ha tratado de Gibraltar? No.

En verdad, nunca se vio caballero de Prensa tan bien servido, pero asimismo,

justo es decirlo, nunca se vieron periodistas de un interlocutor tan bien

atendidos. A tal señor, tal honor. El diálogo entre Gobierno y Prensa, es ya una

realidad.—INTERINO.

 

< Volver