Controversia en las Cortes     
 
 ABC.    20/12/1975.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

CONTROVERSIA EN LAS CORTES

La interpretacion de unas declaraciones de tipo general, debidas al ministro de

Asuntos Exteriores, don José María de Areilza, ha producido una inopinada y viva

reacción por parte de algunos procuradores en Cortes. Primero fue escenario del

imprevisto debate la Comisión de Presupuestos, donde se estudiaban —debían de

estudiarse, al menos— los aspectos finales del proyecto de, ley de Presupuestos

Generales. En este marco, y pese a las llamadas al orden del presidente de la

Comisión, se sucedieron los pronunciamientos, se atropellaron las críticas y se

esgrimieron argumentos que no correspondían, por su enorme entidad histórica, ni

al momento ni a la circunstancia de las declaraciones del responsable de nuestra

política exterior, y mucho menos a la interpretación que, con relación a un

fantasmal personaje de la vida" política de extramuros los citados procuradores

habían hecho.

Después, en la mañana de ayer, continuaron las opiniones de otros miembros de

las Cortes, en él marco de la Comisión donde se discutía el oroyecto de Ley de

Relaciones Laborales.

Tras la noticia, que ha tenido, por su extemporaneidad, el tratamiento que

merecía en los medios de información, ha de venir, obligadamente, el análisis.

Como primera providencia hay que subrayar, con la firmeza de trazo necesaria y

obligada, que ni la Comisión de Presupuestos ni la de Trabajo eran lugar

apropiado para ja crítica a una acción concreta de un miembro del Gobierno.

Después, que uno de los que criticaban las declaraciones del ministro de Asuntos

Exteriores era en aquel momento, con toda su responsabilidad y atribuciones,

miembro destacado, muy alto cargo, del propio Gobierno. Y que en esas

condiciones no cabe deslindar aspectos de personalidad ni desdoblar

competencias.

Pero lo más importante reside en el hecho de que cuantos procuradores se han

irrogado el papel de fiscales —o de censores políticos—olvidaron su cometido, su

papel. Porque el Reglamento de las Cortes, en su artículo primero, señala, sin

lugar para las dudas, que «es misión principal de las Cortes la elaboración y

aprobación de las leyes», mientras qué es la Ley de Régimen Jurídico de la

Administración del Estado la que. en su artículo 10 dice, textualmente, que es

de la competencia del Consejo de Ministros «aprobar el plan general de actuación

del Gobierno y las directrices que han de presidir las tareas encomendadas a

cada uno de los Departamentos ministeriales».

 

< Volver