Autor: M. M. M.. 
 Ayer habló en el Club Siglo XXI. 
 Jose María Porcioles: Levanto la bandera de la España solidaria     
 
 ABC.    24/12/1975.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 28. 

ABC. MIÉRCOLES 24 DE DICIEMBRE DE 1975.

AYER HABLO EN EL CLUB SIGLO XXI

JOSÉ MARÍA DE PORCIOLES: «LEVANTO LA BANDERA DE LA ESPAÑA SOLIDARIA»

"Cataluña es una nación, aunque inmersa en el ámbito del hispanismo"

>Soy federalista. Pienso que el federalismo es la fórmula ideal para las grandes

unidades. Creo, sin embargo, que no existe todavía una adecuada conciencia para

que el federalismo pueda implantarse en España», dice este hombre de setenta y

un años, antiguo militante de la Liga catalana y procesado Incluso por

separatismo. Un hombre que ahora mismo se considera «de las derechas, pero

centrista» y que salpica su conversación con citas de las cosas que le consiguió

a Franco: «Cuando le vedi al Generalísimo la Carta catalana, o cuando le pedí la

exposición internacional o la compilación del Derecho Civil de Cataluña—cuando

el sentido monocolor era muy fuerte...-». Don José María de Porcioles,

diecisiete años alcalde de Barcelona, criticado hasta decir basta —"Débo decirle

que al mejor alcalde que nunca tuvo Barcelona se le hicieron también criticas

feroces y panfletarias»—. notario de doce horas de trabajo, ha llegado a Madrid.

—¿Para pedir qué, señor Porcioles?

—No tengo a pedir nada, sino a decir algunas cosas. A hacer un repaso del

planteamiento político de Cataluña y de la situación política de Cataluña en

este momento.

—¿Y cuál es esa situación? —Yo creo que en la visión de la temática política de

Cataluña ha habido una no exacta ponderación de su realidad política. Se ha

creído que Cataluña presentaba una solución particularista, cuando siempre ha

presentado una temática profundamente nacional.

—De cualquier modo, a Cataluña se le ha tenido miedo.

—Ha habido dos cosas: se le ha tenido miedo y se han servido de ella para

meterles miedo a los demás Cuando una cosa no iba excesivamente bien, se le

lanzaba siempre el tema de Cataluña para calmar las aguas.

MINISTROS CATALANES

—¿Y ahora, sin ningún ministro catalán en el Gobierno?

—Aparte de lo que pueda tener de una no justa valoración de las personas

disponibles en Cataluña, sería un problema relativo si esa actitud no tuviese ya

caracteres de permanente. El problema no tendría mayor importancia, porque

Cataluña se siente representada por todo el mundo, pero cuando eso se hace de

una manera reiterada y persistente, parece más bien que el verbo a aplicar no es

el de omisión, sino el de preterición.

—En este caso ha habido una fuerte actitud, de disgusto, señor Porcioles.

—Porque hemos estimado que en el primer Gobierno de la Monarquía, en qu« todo el

mundo ansiaba una política integradora, se detecta una evidente falta de

integración.

—Y, claro-, ahora ya no se puede venir con paños calientes.

—No. Yo Insistiría en mi temática de la conferencia del Club Siglo XXI. Es

decir, que Cataluña ha hecho siempre y está haciendo ahora un planteamiento

nacional del problema, y esto lo demuestro con los hechos. El catalanismo no es

más que un sucesor de los grandes movimientos nacionales como son el

tradicionalismo y el federalismo. El catalanismo intenta la unidad plural de

España, volver a la clásica unidad española. Y esta es mi conferencia.

FEDERALISMO Y UNIFORMISMO

—Parece, señor Porcioles, que se le sigue teniendo miedo al tema del

federalismo.

—Yo creo que es la fórmula ideal para las grandes unidades y lo demuestra el que

los grandes Estados son federales. Pero como hay que ponderar las

circunstancias, yo soy federalista en teoría, aunque no lo soy en este momento

de España, porque la conciencia del país, en muchas regiones, no está inmersa ea

esa concepción.

—¿Y quien tiene la culpa de eso? -"Yo creo que el proceso político del siglo

pasado, a base de imponer cada partido a otro su propia Constitución. Y observe

usted que el uniformismo es fruto de ese proceso que hemos sufrido.

LA ESPAÑA SOLIDARIA

—¿Cuáles serían los pasos para poder llegar, algún dia, al federalismo?

—La Ley de Régimen Local va a la mancomunidad, pero la mancomunidad es

insuficiente, en estos momentos, de medios y de atribuciones. Además, la

provincia no se adapta tampoco a la realidad catalana; habría que hacer reformas

profundas, entre otras razones porque el Área Metropolitana de Barcelona tendrá

en poco tiempo ocho millones de habitantes y el concepto de la mancomunidad

antigua del año 18 no sirve. El Estatuto de la República

 

< Volver