Personas     
 
 Informaciones.    01/12/1975.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

La llamada «clase política» hierve. Quizá nunca en las últimas décadas ha sido

mayor eí trasiego de nombres, de «listas» y combinaciones. Se abren tribunas a

ponentes y programas -casi todos parece que coinciden en lo sustancial—. y el

«quién es quién» en política se hace también más claro. Un buen exponente lo

encontramos en «Ya», por cuyas páginas continúan desfilando figuras de distintos

sectores de opinión, en la encuesta abierta por el diarlo sobre líneas y medidas

concretas del momento y de la que ya les dimos otro día un avance Estas son las

últimas personalidades que han opinado: Don PIÓ CABANILLAS se remite al discurso

de la Corona: «Es necesario sacar las consecuencias de nuestra situación y

vocación europeas y de los cambios sociológicos que se han producldo en el país.

Ello implica reformas y adaptaciones, y deben emprenderse cuanto antes.» Para el

ex ministro de Información y Turismo, lo más urgente es «un Gobierno coherente,

adecuado a la nueva situación»,´y una presidencia de las Cortes que «refuerce la

línea.política del Gobierno». Luego, el estudio de una modificación de

instituciones y un nuevo planteamiento del derecho de reunión.

El embajador don ANTONIO GARRIGUES Y DÍAZ CAÑAVATE prefiere decir lo que «no se

debe seguir»: «No a lo que no arranque y tome su fundamento en la obra realizada

en los cuarenta años del Régimen», «no a la Monarquía plebiscitaria: una

Monarquía plebiscitaria no es una Monarquía», «no a abrir un proceso

constituyente», «no al mantenimiento del "statu quo" vigente», «no a una

democracía pluripartldista y parlamentaria», «no a la admisión de fuerzan

políticas abierta o encubiertamente totalitarias». Entre las medidas más

urgentes, «nuevo o renovado Gobierno, presidido —si es posible— por el actual

presidente».

El abogado don GREGORIO PECES-BARBA, profesor dé la Universidad y figura de la

oposición política, defiende: «La única línea política posible, de acuerdo con

el actual momento histórico, es la que conauzca a una situación auténticamente

democrática.» Y, a su juicio, las medidas más urgentes serian:

«Derogación de la legislación represiva, especialmente del decreto-ley

antiterrorismo», «regulación amplia del d e r echo de reunión» (mediante

decreto-ley), «derogación de las competencias administrativas en materia de

Prensa», «derecho de asistencia de los letrados a sus clientes» y otras.

Don ALBERTO MONREAL LUQUE, promotor de la asociación Unión Democrática Española

y ex ministro dé Hacienda, propugna ¡a transformación en «una democracia us

instituciones", ia ampliación de los cauces asociacionistas; la integración en

Europa y la lucha contra la inflación y el paro.

Don JULIÁN MARÍAS considera que «lo más importante es consolidar la todavía

incompleta concordia entre los españoles» y requiere «el restablecimiento de la

libertad de expresión y asociación y el respetó estricto a los derechos

generales humanos y a los derechos políticos propios de hombres occidentales del

último cuarto del siglo XX». Don RAMÓN TRIAS FARGAS, catedrático de Economía y

político de «la tercera vía» barcelonesa, desearía una Monarquía en «la

situación constitucional ´de las Monarquías Inglesa o danesa», «democracia

horizontal», «supresión de bolsas de pobreza», «consulta popular como única

fórmula de traspaso del Poder al pueblo» y «una reforma fiscal fundamental»,

entre otras medidas.

Don MANUEL FRAGA IRIBARNE remite a sus últimos artículos y a su último libro,

«Un objetivo nacional», para recordar su programa para que «en un plazo no mayor

de dos años» nuestro sistema político y jurídico se adapte a las «realidades

sociales de la España actual, a las justificadas expectativas de las nuevas

generaciones y a las bases esenciales del sistema de tratados .qué integran la

comunidad de pueblos de la Europa occidental y del mundo atlántico». Medidas más

urgentes (en dos o tres meses):

«Declaraciones claras de intención», «nombramientos coinciden.tes de personas

capaces de inspirar confianza», negociaciones con las fuerzas políticas

interiores y exteriores, gestos de buena voluntad...

Don ABELARDO ALGORA, presidente de la A. C. de P., insiste, «desde una postura

religiosa y apostólica», en «el fomento de un clima de reconciliación de todos

los españoles» y en «la prudencia necesaria, siempre que no se convierta en arma

inmovilista».

Don PABLO CASTELLANO, abogado y figura política de la oposición, dice: «La linea

política se llama simplemente democratización plena de la vida española» (a

nivel municipal, provincial, regional, estatal y sindical, haciendo «realidad la

protección del ejercicio de los derechos humanos», sustituyendo «la represión

ideológicopolítica dé la izquierda por la penalización firme y justa de la

corrupción administrativa y cívica...») Entre las medidas más urgentes cita:

«Liberación de todos los presos y detenidos políticos», «retorno libre y

voluntario de cuantas personas permanecen en exilio forzado» y «eliminación de

toda restricción al derecho de´ expresión. Información y comunicación».

 

< Volver