Según la última orden a los militares del Sahara:. 
 La guerra pudo producirse en cualquier momento     
 
 Informaciones.    15/01/1976.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

SEGUN LA ULTIMA ORDEN A LOS MILITARES DEL SAHARA:

«La guerra pudo producirse en cualquier momento"

LAS PALMAS, 15. (CIFRA.)

LA última orden del día a las fuerzas militares españolas en el Sahara ha sido

dada a conocer en Las Palmas por el general gobernador de aquel territorio, don

Federico Gómez de Salazar, una vez concluida allí la presencía de nuestro

Ejército.

«Hemos vivido tiempos de fuerte tensión en que sabíamos que la guerra podía

producirse en cualquier momento, pero conservamos la serenidad por el

convencimiento de que habríamos obtenido una brillante victoria gracias a

nuestra perfecta preparación, que hubiera hecho posible obtener el máximo

rendimiento de las poderosas armas de que disponíamos, manejadas por hombres de

elevada moral y de extraordinario valor.

Recordamos con la mayor emoción a los que entregaron sus vidas al servicio de

España, a nuestros heridos, a los que sufrieron cautiverio como consecuencia de

la desacertada acción de grupos políticos saharauis que nos traicionaron y se

traicionaron a ellos mismos, llevándoles a la desesperada situación en que hoy

se encuentran.

También recordamos a vuestras familias, que pasaron tantas horas de

intranquilidad debido principalmente a informaciones sensacionalistas que no

respondían a la realidad.

Las fuerzas del Sahara han aceptado con la mayor disciplina la decisión política

de nuestro Gobierno, con el más absoluto convencimiento de haber sido la más

conveniente para nuestra Patria. Como consecuencia de esa decisión, se llevó a

cabo la "Operación Golondrina" de evacuación del territorio, desarrollada Con

tal perfección, que se puede calificar de ejemplar, y en la que una vez más se

ha puesto de manifiesto la íntima cooperación le los Ejércitos de Tierra, Mar y

Aire

Se han seguido los planes previstos y las fuerzas del Safo, ara desalojaron

paulatinamente los puestos fronterizos, los destacamentos y otras posiciones,

que fueron ocupados posteriormente por el Ejército y la Administración

marroquíes en cumplimiento de los "Acuerdos de Madrid".

Y no como vencedores, según han querido interpretar algunos espíritus mezquinos.

Estoy muy orgulloso por haber mandado hombres de tan altas virtudes-militares,

lo que ha facilitado la acción del mando en las situaciones dispares, cambiantes

y, a veces, contradictorias que se nos presentaron.

El Rey, en su memorable visita el día de noviembre de 1975, siendo Principe de

España, nos aseguró que se haría cuanto fuese necesario para que nuestro

Ejército conservase intacto su prestigio y el honor. Gracias a Dios, asi ha

sido. Y la última misión se ha realizado sin novedad. Vuestro general. Federico

Gómez de Salazar.»

 

< Volver