Autor: Medina Cruz, Ismael. 
   El Gobierno, en manos del PCE     
 
 El Alcázar.    11/10/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

EL GOBIERNO, EN MANOS DEL PCE

EL hombre da Paracuetos encama con admirable énfasis su actual papel de Jefe prepotente de

un partido burgués. Las camaras de televisión, tan proclives en estos meses a dar su

preferencia a las Imágenes de la Izquierda oficial, se recrearon en mostramos a Santiago

Carrillo entre dos aristocráticas damas, vestidas con costosa elegancia y adomadas con

formidables colaras. ¿Por cuanto tiempo disfrutarán tales privilegios, el de las Joyas y el de la

compañía del zarevich, las ilustres damas ungidas al carro de la democracia? Me temo que

sólo el antiguo delegado de Orden Público del Madrid rojo sea capaz de anticiparlo. El sesgo

del proceso político español está en sus manos.

" Mucha gente se pregunta atónita las causas de tan increíble situación. Acaso no exista

manera más lúcida y penetrante de exlicarlo que con estas palabras de un penetrante

ensayista da la historia politica: "Kerenski no sabía que fea a serlo. Es cierto. También lo es

que Suárez no sabe quien fue Kerenski. Paro está dispuesto a serlo con Inexorabilidad de

tragedia griega".

En el curso de las seis horas da duración que atribuyen a la entrevista entra Carrillo y al señor

Suárez, muchos niveles de encuentro debieron ser examinados. Diálogos más breves

decidieron loe destinos del mundo en varias ocasiones. Seto horas de confrontación directa en

la Moncloa permiten las más desvariadas suposiciones. El forcejeo entre el Instinto exasperado

de conservación y el viejo olfato de cazador frió e Insaciable, dátalo constituir un excitante

espectáculo. Pero a los españoles debe dejar de Interesamos la anécdota y, en adelante, no

perder de vista la aguja de nuestra suerte. Es posible que la presencia de Carrito en al Palacio

de Oriente, tras atravesar exultante onüe la disciplinada marcialidad de la Guardia, fuese una

ineludible cuestión de protocolo. Pero esa ostensible aceptación protocolaria del delegado de

Orden Publico en el Madrid de los "paseos", coronaba la legitimación de un proceso radical da

transformismo constituyente o de liquidación de ta legitimidad histórica en que el significado

formal de ta recepción se Justificaba. Todavía hoy, en efecto, te legitimidad del estado, la

legitimidad del Reino y la legitimidad del proceso constituyente en marcha, provienen del 18 de

Julio. Dejo para al lector Inteligente derivar hacia la calificación que en puridad de Derecho

Politico ha de atribuirse a las situaciones en que el marco constitucional vigente ampara

situaciones da hacho que lo contradicen. Fue después de tes seto horas de diálogo en ta

Moncloa cuando Carrito ordenó a sus doctos mesnadas da votadoras en Cortos al apoyo al

Gobierno, frente a ta coincidencia ocasional provocada por ta razonable enmienda a ta

totalidad que interpuso Alianza Popular. El PSOE se mostró coherente esta vez con su posición

Ideológica. No to asustó votar en apoyo del enemigo doctrinal más notorio. Era presumible para

muchos que el PCE Motara otro tanto. Pero hizo lo contrario. Su cinica abstención salvaba al

Gobierno de un estrepitoso fracaso. Quizás haya sido asta ta más descarada demostración de

una ley sustantiva da la ideologia marxiste: "el fin Justifica los medios". Carrito cumplo el pacto

bilateral da ta Moncloa, a ta separa da su sanción encubridora mediante al pacto plural, cuya

convocatoria debió ser acordada en sus más mínimos detatos durante aquellas largas seis

horas de chalaneo. Es pósible que los diputados de UCD sigan creyendo en las hadas

democraticas. Para ta mayoría de aloe es una necesidad alienadora, para no plantearse el

problema hondo de confrontar su conducta politica con un cuadro moral de comportamiento

patriótico. Pero cualquier politico objetivamente abre, había obtenido al final de ta Jomada

plenaria una conclusión precisa:d Gobierno Suárez estaba en manos del PCE, por causa da te

obsesión autocontinuista del señor Suárez. La abstención salvadora del PCE y da sus votos

regionales dependientes, concretaba el anuncio público de que el "compromiso histórico" ara

una realdad en España. Los comunistas, en efecto, habían consumado su establecimiento

subrepticio en las fuentes mismas del poder. Cuando toa representantes de tos grupos

parlamentarios accedieron al petado de ta Moncloa, se cenaba ta gran trampa. El señuelo ara

el programa económico, cuya sustancial inviabilidad practica se materializa en la aceptacion

para 1978 de un crecimiento salarial de hasta el 22 por 100, to cual supone admitir un indice

inflacionario mínimo del 30 por 100. La honesta preocupación de las consecuencias sedales y

políticas de ta catástrofe económica, debió aconsejar a tos hombres de Alianza Popular

posponer sus recelos y dar su apoyo de principio a un Intento teóricamente aséptico de

remodelación económica, avalado por ta vitola da Independiente del profesor Fuentes

Quintana. ¿Pero acaso no es « profesor el primer gran burlado por d "compromiso histórico"

que ta ha convertido de protagonista en Instrumento?

El melifluo parta del "pacto económico" de ta Moncloa, sanciona al triunfo dai kerenskismo en

España. La voracidad eurosusrecista de poder personal, ha puesto los resortes de ta decisión

politica en tas manos de Carrito. En tas manos, ya se sabe, da ta Unión Sovietica. Quien en

adelante no Parta de esta realidad para establecer parámetros de ¿¿comportamiento poético

en España, aeré un nado. O, en caso contrario, un conspirador. Cuando Santiago Carrillo aa

sentó a ta mesa del Palacio de Orienta, bajo las luces da tes arañas, entra dos lustres damas

enjoyadas, acababa de materializarse un simbolo: el retorno al poder del Partido Comunista. El

Gobierno estaba ya, de hecho, en sus manos.

Ismael Medina

 

< Volver