Autor: Paso Gil, Alfonso. 
   Quiere quedarse     
 
 El Alcázar.    20/10/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

"digo yo que..:

QUIERE QUEDARSE

A raiz del ominoso pacto de Suárez con Carrillo, ha habido quien ha calificado de hábil estratega de la

politica a nuestro Presidenta. Y yo pienso que ni eso es estrategia, ni eso es política, ni eso tiene nada que

ver con lo que hacen los hombres que rigen un país. Recuerdo que, siendo muy pequeño, de la mano de

mi padre, como toda mi infancia he ido, asistí a un encuentro entre Largo Caballero, que estaba muy

animado por unos "grogs" que había tomado, y Pórtela Valladares. Tenia este político, veraneante en

Moralzarzal, cierto prestigio, al menos de persona un poco sensata. Y como todos sabemos, en mitad del

maremagnum que fue la España republicana, intentó con escasa fortuna crear el Centro. Pero como el

Centro —lo he repetido ya infinidad de veces— carece de ideas propias, en política no tiene teoría sobre

la que apoyarse; ni siquiera la de la moderación porque la derecha —y estoy hablando con el lenguaje que

utilizan tos inorgánicos— puede ser más moderada en estos instantes que durante los últimos años de

Alfonso XIII, o los nefastos años de la segunda República. B caso es que este buen Pórtela Valladares,

que era a lo que me refería, y que tenia mucho afecto por mi padre y acudía siempre a los estrenos de él,

tuvo una discusión bastante grande con Largo Caballero. Esto ocurrió, al parecer, en la Granja "El

Henar". Medio mi padre, y Largo Caballero se atejo disgustado. Recuerdo que Pórtala preguntó a mi

padre:

—Dígame si este hombre no se comporta a veces como un cafre.

—Usted tranquilo, ¿Y qué piensa hacer de eso del Centro?

Pórtala Valladares lo pensó mucho —y este asunto lo refirió mi padre en un artículo que publicó en el

"Madrid" de Pujol— se rascó la cabeza y dijo con un hilo de voz:

—Pues mire usted. Paso... A ver si puedo quedarme.

Pórtela no tenia otra ambición que quedarse de algún modo y, naturalmente, no se quedó. Porque en

politica, y esa es una beta lección que nos dio José Antonio, los que se imitan a juguetear y carecen de

una intuición del Estado y no obran primeramente en beneficio de la nación, sino que representan el papel

de Richelieu, están destinados a sucumbir de un modo u otro. Yo lamento todo esto entre otras cosas,

porque he sido amigo de Suárez, cuando el Presidente coqueteaba con el Opus y subía hasta la red para

devolver las pelotas pusilánimes de López Rodó, en unos partidos de tenis que no sé porqué, se me

antojaba que tenían algo de mascarada. Pero nuestro buen presidente no es ni un estratega politico, ni ha

demostrado ser un hábil pactador, ni ha traído ningún beneficio al país, ni sus decisiones parecen regidas

por el ansia de que España prospere y sea una gran nación. Creo, simplemente, que estamos

supervalorando a un enorme listo. B presidente del Gobierno es muy listo, lo cual no quiere decir nada,

porque se puede ser listísimo y no tener inteligencia, carecer de ideas propias y provocar cataclismos de la

misma manera que se puede ser un sabio y un enorme gilipuertas. La listeza o listura del Presidente del

Gobierno, que por cierto ha sido asimilada por toda la UCD, consiste ni más ni menos que en lo que dijo

Pórtela Valladares a mi padre. Caliere quedarse. Como sea, a costa de lo que sea. Si hay que sacar presos,

se sacan, si hay que legalizar el adulterio, se legaliza, si hay que poner a las mujeres ski ropa en la

Cibeles, se las desnuda y andando. B caso es quedarse. Quedarse por encima de las crisis económicas,

quedarse por encima de la fragmentación de la Patria, quedarse más allá del apretón de manos con el

comunismo ateo y materialista. Y no busquemos ninguna concepción moderna del Estado ni ningún culto

a la democracia. Al Presidente Suárez lo sacan de la Moncloa y le dan un disgusto que no puede superarlo

ni a base de neurolépticos. Todo lo demás son ganas de hacer elogios vanos o críticas infames, que

también las hay. B hombre lo que quiere es quedarse. Y hace muy bien. Porque en esta nación, ya se sabe,

que o la ETA, o el GRAPO, o tos de aquí, o tos de alla, en cuanto pueden te pegan un tortazo y te quitan

del sitio.

Alfonso PASO

 

< Volver