Aquello no vale para nada     
 
 El Alcázar.    24/10/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 2. 

AQUELLO NO VALE PARA NADA

«Yo ha venido aqui creyendo que se iba a legislar en favor del pais, y resulta que nos pasamos

las tardes discurriendo por los pasillos, yendo el bar o paseándonos por España, mientras el

pueblo perece lentamente en la miseria, en la desgana y en la injusticia. Mientras perdemos el

tiempo así, el pueblo además de no ver la justicia por ninguna parte presencia una

descomposición absoluta en todos los órganos del poder. La anarquía de que tanto se habla,

nace aquí, en el Parlamento, se extiende y propaga por todo el pais y va corroyendo a los

órganos que deben representar a la opinión pública. Si no se cree en la utilidad de la

democracia y del parlamentarismo, dígase francamente, y pasemos a ensayar otros

procedimientos de gobierno que permitan, por k» menos, que en España se pueda trabajar y

vivir con tranquilidad; porque hoy ni se trabaja ni se tiene tranquilidad de espíritu, ni arriba, ni

abajo, ni dentro ni fuera, ni en ninguna parte. No hay en absoluto tranquilidad alguna en la vida

económica y social de España. Si continuamos como hasta ahora, la situación de España

cedadla será más grave, el descrédito de nuestras instituciones será mayor, y yo me pregunto:

¿Con quá autoridad volveríamos mañana a intervenir en la vida pública y pedirle el voto a las

gentes ahí ha-ber hecho absolutamente nada? Me duele el corazón tener que proclamar que

habiendo ve-nido aquí, corno otros, a hacer algo, ante la imposibilidad de hacer nada, si esto

continúa así, volveré otra vez ato calle a decir a mis amigos: «Teníais razón; aquello no vale

para nada.» Ángel Pestaña. Discurso pronunciado en las Cortes Republicanas el 24 de junio de

1936.

 

< Volver