Suárez decreta la unificación: Todo está atado y bien atado. 
 La UCD se sucederá a si misma     
 
 El Alcázar.    03/12/1977.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 2. 

Suárez decreta la unificación: Todo está atado y bien atado

LA UCD SE SUCEDERÁ ASI MISMA

El Consejo Político de UCD ha decidido dar un perentorio plazo de ocho días —ahora vendrá la

discusión sobre si son hábiles o se cuentan también los festivos— para que los partidos

integrantes de la Unión se suiciden; es decir, formalicen su disolución. Con rancio olor a

Decreto de Unificación, el presidente Suárez pretende hallar su salvación en el Partido Único,

lo que no es inconsecuente con su aprendizaje como ministro del Movimiento y con su amistad

con Carrillo, tan reafirmada en el ya agrietado Pacto déla Moncloa. El Partido Único puede ser

una solución cuando responde a una comunión de la base en unos valores nacionales, pero

deviene en el modelo más típico de autocracia tercermundista. cuando nace con el único afán

de apuntalar un barco, construido de viento, al servicio de un hombre que, de niño, soñó ser

capitán. Por eso entendemos que el inefable ex-ministro Camuñas se niegue a ser grumete del

buque fantasma y lamentamos que la base no tenga asignado más papeles que votar al partido

UCD en los próximos comicios y aplaudir la unidad, impuesta por Suárez, considerando que su

imposición contribuye a «consolidar la democracia en España». Tras experimentar la orgánica

y la inorgánica, tenemos en puertas la «democracia UCD». ¡Que Dios nos coja confesados!

 

< Volver