Autor: Abad, Joaquín . 
   Navarra se manifestó por España     
 
 El Alcázar.    05/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

NAVARRA SE MANIFESTÓ POR ES

Pamplona. (De nuestro enviado especial).-Unos doscientos jóvenes «abertzales» consiguieron que

corriera sangre en la manifestación del sábado en Pamplona. Desde que se conoció la convocatoria de la

Diputación Foral de Navarra para denegar masivamente la pretensión integracionista de Euzkadi, los

partidos de ideologías contrarias, defensores de ETA, movilizaron a dos centenares de militantes con la

estricta misión de boicotear el acto e intentar, por todos los medios, qne degenerase en violentos

enfrentamientos callejeros, como los de Vitoria y Montejurra. H resultado fue que unas cuarenta mu

personas se concentraron en la plaza del Castillo y, tras escuchar las palabras de Amadeo Marco,

vicepresidente de la Diputación, y de repetir millares de veces «Navarra si, Euzkadi no», se disolvieron

mientras grupos minoritarios, divididos en células perfectamente organizadas, insultaban a los que

portaban banderas nacionales, incluso les agredían. Después, cuando sólo quedaban unos centenares de

personas diseminadas en grupos por la plaza, cambiaron de estrategia y provocaron serios

enfrentamientos en los que tuvo que intervenir las Fuerzas del Orden Público, que durante toda la jornada

se mantuvieron al margen.

I Grupos extremistas «abertzales» intentaron boicotear el acto

I Varios jóvenes que portaban banderas nacionales fueron apuñalados por la espalda

LA VÍSPERA

La tarde del viernes, mientras los partidos que se hacen llamar «democráticos» criticaban la convocatoria

del día siguiente, Pamplona se vio inundada de propaganda en la que se decía: «Navarra está en peligro.

No podemos aceptar que personas ajenas a nuestro viejo reino quieran humillarnos. Nos jugamos el ser o

no ser de Navarra. Contra quienes quieren atrepellarnos como en otros tiempos históricos, todos en pie».

Tanto en la prensa como por radio se emitieron comunicados en los que se decía «la Diputación Foral, en

nombre de Navarra, os ha convocado a manifestaros el día 3 de diciembre, festividad de San Francisco

Javier, el más ilustre navarro, a las 13,30 horas en la . Plaza del Castillo de Pamplona, bajo el lema:

Navarra Foral y española, sí. Viva Navarra, Viva España». Una furgoneta con altavoces recorrió los

distintos pueblos de la Ribera anunciando la convocatoria y transmitiendo la consigna de «Navarra Foral

y española si», mientras más de una docena de partidos (ANV, EIA, EKA, EMK, ESB, ESEI, HASI, LKI,

ORT, PCE, PNV, PTE, UNAI, etc.) se reunían durante tres horas para iniciar la guerra de comunicados

protestando contra la manifestación, con argumentos de «una manipulación intolerable de las conciencias

políticas de los navarros a los que se les lanza a la confusión y al odio fraticida, desde una institución que

pertenece a todos los navarros y que está formada por quienes poseen como único título la herencia del

franquismo». El partido del Centro — UCD—, por su parte, continuando su táctica de «nadar y guardar la

ropa», hizo público un comunicado en el que señalaba «que el profundo respeto que le merece el primer

órgano foral está por encima de las notables discrepancias de nuestro partido con la linea política de la

Diputación y en su virtud, entiende que evitando toda diferenciación de partidos y toda utilización de los

móviles de aquella convocatoria para otros fines que los propuestos, por una Navarra Foral democrática y

española, los militantes de UCD que acudan lo harán como navarros a título personal».

LOS HECHOS

El sábado, festividad de San Francisco Javier, patrón de Navarra, amaneció con cientos de banderas

nacionales y forales en los balcones de las casas y edificios privados. En las sedes de organismos oficiales

ondeaban las banderas en sus mástiles. La ikurriña, sólo apareció encabezando un grupo de manifestantes,

inferior a los doscientos, que recorrían las calles adyacentes a la Plaza del Castillo gritando vivas a la

ETA y llamando fascistas a los diversos grupos que, portando banderas nacionales y de Navarra, se

dirigían a la manifestación. A las doce del mediodía se celebró un oficio religioso en la Catedral presidido

por las primeras autoridades y al que asistió en pleno la Diputación y cientos de navarros venidos de

distintos puntos, expresamente para unirse a la convocatoria contra la pretensión de Euzkadi. Los grupos

«abertzales» intentaron acercarse a la Catedral para iniciar la lucha, pero brigadas antidisturbios de la

Policía Armada les cortaron el paso, y tuvieron que volver a rondar por las calles adyacentes a la Plaza

del Castillo, sin atreverse a penetrar ya que, a medida que se aproximaba la hora de la convocatoria, miles

de personas llenaban los huecos hasta quedar totalmente repleta de navarros que coreaban gritos de

«Navarra sí, Euzkadi no», «Viva Navarra Foral y española», «ETA asesina», «Dando amnistía se mata

policia», etc. Poco antes de la una y media de la tarde, salieron las primeras autoridades de la Catedral y

seguidos de millares de personas, llegaron hasta la sede de la Diputación, donde tras difundirse el himno

de las Cortes de Navarra, desde el balcón presidencial, el diputado foral Julio Asiain dijo que «no hemos

convocado aquí a un partido político. Hemos convocado a Navarra, (aplausos y vivas de las cincuenta mil

personas que llenaban por completo la plaza y calles adyacentes). Vamos a dar un mentís rotundo a los

que en otros momentos han dicho que esta manifestación no era para defender a Navarra (vivas y

aplausos)». Inmediatamente, recomendó serenidad dando paso a la intervención de Amadeo Marco,

vicepresidente de la Diputación, quien después de hablar de la libertad de Navarra, de sus fueros y del

peligro que implica que alguien la adhesione a Euzkadi; aconsejó que desalojaran pacificamente la plaza

para evitar incidentes.

PROVOCADORES

Durante las dos intervenciones antes mencionadas, los grupos extremistas «abertzales», ikurriña en mano

y puño en alto, intentaron boicotear el acto insultando a los manifestantes mientras man» ¿rünb im viva*

a Amadeo Marcoy a Navarra. Después del acto,16fp18v1>-~ cadores iniciaron agresiones con palos y

cadenas contra los grupos que descendían por las calles próximas a la plaza de los Fueros, produciéndose

en varias ocasiones carreras y tumultos callejeros hasta que las Fuerzas de Orden Público hicieron acto de

presencia. De las dos a las tres y media de la tarde se recrudeció el ambiente motivado por los

«abertzales» que hicieron varias penetraciones en grupos de navarros clavando navajas por la espalda.

Incluso grupos de izquierdistas acorralaban a Tos que portaban brazalete con la bandera nacional,

apaleándolos.

PEDRADAS CONTRA LA POLICÍA

Con gritos de «Policía asesina» las provocaciones fueron cada vez a más, llegando hasta apedrear a las

fuerzas antidisturbios, que tuvieron que hacer algunos disparos de pelotas de goma. A las tres y media de

la tarde la calma era total en toda Pamplona. Un retén de la Policía permaneció durante el resto del día en

la Plaza del Castillo para repeler nuevas agresiones. El resultado de la jornada fue una veintena de

heridos, varios graves por puñaladas de los «abertzales», doce detenciones, y un pueblo que ha

demostrado su rotunda oposición a que Navarra forme parte de un ente ficticio llamado Euzkadi, perdido

que fueros y sus tradiciones, y neumotorax, según el parte facilitado a las cinco de esta tarde, el estado del

Joaquín ABAD

 

< Volver