PSOE y PCE encabezaron las manifestaciones     
 
 El Alcázar.    05/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 29. 

«DÍA DE ANDALUCÍA»

I Un muerto y numerosos heridos en Málaga al atacar varios grupos a la policía

PSOE Y PCE ENCABEZARON LAS MANIFESTACIONES

Un muerto y numerosos heridos en Málaga constituye el balance trágico de la manifestación celebrada

ayer en todas las provincias andaluzas con una participación de un millón de personas, según cálculos de

la agencia oficial Cifra, con motivo del «Día de Andalucía». Salvo en Málaga, con unos momentos de

verdadera batalla campa), en las demás provincias no se registraron incidentes serios. Todas las

manifestaciones habían estado promocionadas, mayormente, por socialistas y comunistas.

Parece ser que la muerte del malagueño Manuel García Caparros, joven militante de «Comisiones

Obreras» de diecinueve años de edad y trabajador de «Cervezas Victoria», se produjo en la Alameda de

Colón, cerca del puente de Tetuán, al ser alcanzado por una bala que le penetró por ta espalda, le atravesó

el pulmón y le salió cerca del estómago. Se desconoce la identidad de quién hizo el disparo. Asimismo en

los incidentes ocurridos hubo numerosos heridos por botes de humos y armas de fuego. Fuentes cercanas

al Gobierno Civil dieron cuenta de que hay unos veinte policías armados con lesiones.

NOTA DEL GOBIERNO CIVIL DE MALAGA

Ayer por la noche, el Gobierno Civil de Málaga facilitó el siguiente comunicado sobre los sucesos

acaecidos en la capital malagueña. «En relación con los graves sucesos que se han producido en la

mañana de hoy (por ayer) en esta capital con ocasión de celebrarse la manifestación autorizada con

motivo del «Día de Andalucía», este Gobierno Civil considera necesario informar sobre los siguientes

extremos: La manifestación se inició y fue desarrollándose con normalidad por el itinerario previsto si

bien, al pasar delante del edificio de la excelentísima Diputación Provincial se exteriorizaba ruidosas

protestas por no hallarse izada la bandera blanca y verde y sí sólo la enseña nacional. Tales protestas

fueron incrementándose, produciéndose incluso la escalada de la fachada del palacio provincial para

colocar en el mismo mástil donde se hallaba izada la bandera nacional, la bandera blanca y verde.

Numerosos grupos de manifestantes sobre todo el final de la manifestación —se fueron concentrando ante

dicho edificio oficial, comenzando a lanzar contra su fachada objetos diversos para terminar apedreándolo

con gran intensidad y produciéndose rotura de cristales y lunas. En tal momento, se dio orden de despejar

el gran número de concentrados ante dicho edificio, lo que se efectuó seguidamente por las fuerzas del

Orden Público con uso de material anti-disturbio. Terminada la manifestación, en la avenida prolongación

de La Alameda, a la altura del puente de las Américas, un número muy elevado de manifestantes, que se

evalúa cerca a las cinco mil personas, regresó reagrupándose con el proposito de unirse a los que todavía

estaban actuando en la zona de la Diputación Provincial, por lo que su paso fue interceptado por fuerzas

de la Policía Armada situada al final de La Alameda. En el punto indicado se produjo la colisión de los

manifestantes con las Fuerzas de la Policía Armada que fueron atacadas con piedras, de las que quedó

literalmente sembrada la calzada. Un pelotón de la fuerza del orden fue acorralado y agotados sus

elementos antidisturbios, se vio precisado a hacer uso de su arma corta. A consecuencia de todo ello y sin

que pueda precisarse en estos momentos todavía el autor material de los hechos, resultó alcanzado de

bala, e ingresó cadáver en el centro «Carlos de Haya», el joven Manuel José García Caparros, de

diecinueve años de edad», y con fractura del húmero derecho también por herida de bala, Migue! Jiménez

Ruiz. Fueron asimismo asistidos en el citado centro, de diversas contusiones otros cinco manifestantes,

con traumas de pronóstico leve. Resultando igualmente con lesiones de pronóstico reservado, un policía

armado, y con lesiones leves, dos tenientes, un brigada, tres cabos y quince policías armados. Fueron

detenidas cuatro personas por diversos incidentes con motivo de todos los anteriores hechos, que han

pasado ya a disposición judicial. En el momento de redactarse esta nota, grupos incontrolados en número

cercano a dos mil personas han recorrido varias calles del centro de la ciudad produciendo rotura de

escaparates, destrozos en establecimientos y lanzando un cocktail Molotov contra dos entidades

banearías, por lo que las fuerzas de Orden Público se han visto obligadas nuevamente a intervenir

evitando mayores alteraciones del orden. La autoridad judicial ha iniciado ya las diligencias propias de su

competencia, sin prejuicio de lo cual se ha ordenado. Asimismo, por este Gobierno Civil la

correspondiente información con el fin de determinar todas las responsabilidades que puedan derivarse.

Este Gobierno Civil manifiesta su profundo pesar por la dolorosa muerte del joven José Manuel García

Caparros y por las lesiones sufridas por otros manifestantes y miembros de las fuerzas armadas, víctimas

de las alteraciones totalmente ajenas a los fines y espíritu de una jornada que sólo debió ser de alegría

para Málaga y que rompe una prolongada etapa de tranquilidad y gran convivencia ciudadana que se

podía considerar ejemplar en este momento de nuestra evolución política».

SEVILLA

En una indiscriminada participación de fervor andalucista, millares de personas recorrieron durante el día

de ayer las principales calles déla región. La manifestación de Sevilla, la más numerosa, en la cual

participaron unas cuatrocientas mil personas se inició a las once de la mañana por las calles adyacentes a

la Plaza Nueva en donde, frente al edificio del Ayuntamiento, se formaría una masiva concentración.

Una gran masa de ciudadanos de la capital y de los pueblos hacía ondear entusiásticamente banderas

andaluzas. Junto a ellas se mezclaban centenares de banderas nacionales, cuya presencia fue acogida con

el máximo respeto por la multitud allí congregada. La muchedumbre, según avanzaba hacia la plaza

donde se encuentra el Ayuntamiento, lanzaba gritos constantes de «autonomía» y «Andalucía,

Andalucía». Podían oírse también gritos de «Trabajo si, paro no», «Sevilla, andaluza y española», al

tiempo que se exhibían numerosas pancartas alusivas a la autonomía regional y resonando el eco de las

palmas por sevillanas. Desde el balcón principal del Ayuntamiento sevillano, donde se encontraba el

Presidente del Senado, Antonio Fon tan, autoridades y representantes de los partidos políticos asistentes,

el diputado por el PSOE Alfonso Guerra se dirigid a la multitud como miembro de la asamblea de

parlamentarios de Andalucía. «En éste «Día de Andalucía» —dijo el orador— en que por primera vez se

manifiesta el sentir de los andaluces en solidaridad con todos los pueblos del Estado español, nuestro

pueblo puede hacer oir su voz». «Nuestros problemas; el paro, la emigración, el subdesarrollo, la crisis

del campo y de las empresas exigen soluciones urgentes, y por etlo exigimos la preautonomia que abrirá

el camino para que el pueblo andaluz apruebe su propio y definitivo estatuto autonómico.»

FUERZA NUEVA, CON LA BANDERA NACIONAL

De la sede de Fuerza Nueva, de Sevilla, calle Harinas número 9, salió una nutrida columna de militantes y

simpatizantes con predominio de jóvenes portando banderas nacionales y una pancarta en la que se leía

Viva Andalucía española. A su paso por las calles sevillanas se fueron incorporando numerosas personas

que hacían ostensible su españolidad mostrando banderas nacionales al mismo tiempo que gritaban vivas

a España y Andalucía. En numerosos balcones y ventanas aparecía también la enseña roja y gualda.

A la altura del hotel Alfonso XIII un fuerte cordón de seguridad de militares de Joven Guardia Roja,

FRAP y otros grupos pretendió impedir sin éxito el paso de la columna de Fuerza Nueva. La primera

línea compuesta de jóvenes rompió de forma contundente la barrera comunista y consiguió ponerse a la

cabeza de la manifestación. Antes de iniciar su intervención los oradores pertenecientes a partidos

organizadores, Fuerza Nueva dio media vuelta y volvió a su sede recogiendo de nuevo aplausos y vítores.

Al término de la manifestación varios centenares de marxistas intentaron asaltar la sede de Fuerza Nueva

sin conseguir su objetivo.

OTRAS PROVINCIAS

Al igual que en Sevilla, las manifestaciones con motivo de! «Día de Andalucía», ha reflejado una masiva

asistencia. En Córdoba, la manifestación se inició también a las once y media desde el paseo de la

Victoria, siguiendo después por diferentes calles hasta alcanzar la Plaza de José Antonio, donde se había

levantado una tribuna desde la que hablaron a los manifestantes varios parlamentarios cordobeses.

Unas cien mil personas aproximadamente se dieron cita para celebrar en Granada la manifestación

proautonomía que partiendo de diferentes calles se dieron cita en la Plaza Nueva donde tendría lugar la

concentración final. En ella ocurrieron algunos altercados cuando al ser exhibida la bandera nacional, un

grupo de personas trató de sacar otra con la hoz y el martillo. En el incidente resultaron con lesiones de

pronóstico leve cuatro policías armados y se detuvieron cuatro personas. Al grito de autonomía, los

almerienses, en menor número de asistentes, unos cinco mil, se unieron también al día andaluz sin que en

esta ciudad se produjese incidente de ningún tipo, discurriendo la concentración en un clima de civismo y

solidaridad regional. En Cádiz, unas setenta mil perso ñas desarrollaron la manifestación ei perfecto orden

iniciándose a las doo del mediodía desde la antigua plaz; de toros. Allí se cantó la Internacional y

seguidamente el himno andaluz. El único incidente registrado ei Huelva, durante la manifestación di unos

diez mil participantes, se produjo con un grupo de jóvenes que for marón una torreta humana con in

tención de colocar una bandera an daluza en el balcón del Gobierno Civil. Intervino la policía para

deshacer e grupo, formándose después otros similares que igualmente fueron disueltos sin que resultase

ninguna persona herida. Procedentes de todos los pueblos de la provincia de Jaén, unas cuarenta mil

personas se manifestaron en la capital exhibiendo centenares de banderas andaluzas, las cuales, junte a la

enseña nacional, lucían ya desde la mañana en los edificios públicos. No hubo que registrar incidentes y

la marcha proautonómica discurrió en orden.

IEMBRE— 1977

 

< Volver