Autor: Carrera, Antonio. 
   Fue testigo de Jehová     
 
 Pueblo.    17/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

PUEBLO

FUE TESTIGO DE JEHOVA

Señor director:

Durante casi trece años he sido testigo de Jehová. Al igual que otros muchos

españoles, fui seducido por lo novedoso de esa secta y por el desconocimiento

que aqui tenemos de la Biblia que es traducida «ad hoc» para hacernos picar.

Debido a mi carácter entusiasta y dinámico hice muchos trabajos y ocupé cargos

de responsabilidad: siervo de escuela, de atalaya, miembro del comité ejecutivo

como superintendente del campo, conferenciante en Bilbao y provincia de Vizcaya,

San Sebastián, Pamplona, Burgos, Santander, etc.

Como proselitista dediqué 3.542 horas a visitar hogares, vendí 570 libros, 580

folletos y 3.700 revistas.

Al dar los primeros pasos en la secta, todo parece muy bonito y verdadero,

debido —como digo— a nuestra ignorancia religiosa y bíblica. Además, cuando el

cerebro «está lavado», uno lo acepta todo y es capaz de los mayores sacrificios

y barbaridades, creyendo con ello agradar a Dios. Poco a poco, con una férrea

disciplina, te van imponiendo una serie de prohibiciones con el propósito de

tenerte sometido y, bajo pena de expulsión, no puedes ir a los toros, a bailar

ni a ninguna fiesta. Tampoco puedes ser artista, cantante o deportista. Ni jugar

a la lotería ni a las quinielas, ni fumar un pitillo. Has de negarte a cumplir

el servicio militar y, por supuesto, a casarte por la Iglesia, Asimismo, está

prohibido trabajar para otra organización o secta religiosa y debes morir antes

de consentir que te hagan una transfusión de sangre.

Para evitar que a otros muchos españoles pueda ocurrirles lo propio le ruego

publique esta carta en PUEBLO. Y aquellos que deseen una más amplia información

sobre el tema pueden dirigirse a mí directamente. Todos tendrán la respuesta

adecuada a su consulta.

Atentamente le saluda.

Antonio CABRERA Ocharcoaga, 80-93, tercero D. Bilbao (4).

 

< Volver