Documento de la Secretaría del Episcopado Español. 
 Criterios orientadores del cristiano ante las elecciones  :   
 Recoge enseñanzas del magisterio al respecto y ha sido realizado por encargo de la Comisión Permanente. 
 Ya.    13/05/1977.  Página: 23-24. Páginas: 2. Párrafos: 70. 

13-V-77

INFORMACIÓN RELIGIOSA

PAg.23-ya

Documento de la Secretaría del Episcopado Español

RECOGE ENSEÑANZAS DEL MAGISTERIO AL RESPECTO Y HA SIDO REALIZADO POR

ENCARGO DE LA COMISIÓN PERMANENTE

El voto es un derecho y un deber de todos • No hay ningún partido representativo

de la -Iglesia • El cristiano es libre pare elegir entre los diversos partidos •

Debe votar en coherencia con su fe • Debe apoyar el derecho a la .vida de los

que no han nacido • Debe igualmente evitar actitudes utópicas, estar siempre

dispuesto al diálogo y evitar la violencia

La Comisión Permanente del Episcopado, al término de su reunión del 20 al 23 de

abrir de este año, publicó un comunicado en el que se decía que la Comisión

había estudiado "si procedía publicar alguna nota orientadora ante Ja» próximas

elecciones. Ponderadas diversas razones en pro y en contra, ha decidido no

publicar ningún nuevo documento por considerar que los obispos españoles lian

hablado ya con suficiente claridad en diversas ocasiones, especialmente en la

nota publicada el 2 de febrero de este mismo año por la Comisión Permanente, así

como en el documento de la Comisión Episcopal de Apostolado Social de 9 de julio

de 1976 y en la nota pastoral de los obispos del sur de España de 2 de diciembre

del mismo año.

La Comisión Permanente, para la debida información de los cristianos, ha

encargado al Secretariado del Episcopado que procure la divulgación de los

criterios expresados en dichos^ documentos".

Fruto de este encargo de la Comisión Permanente es la presente selección de

textos de nuestros obispos y del Papa.

I. El cristiano ante las elecciones

Un derecho y un deber de todos.

"Todos somos conscientes de la gran responsabilidad y del deber de participar

con el voto en elecciones como las que van a tener lugar en España" (Comisión

Permanente del Episcopado, abril 1977).

"Todo miembro del cuerpo social es corresponsable del destino de la comunidad y

ha de asumir sus deberes para con loe demás ciudadanos, sin permitir que el

Estado los suplante o que los grupos de presión los manipulen" (obispos de las

provincias eclesiásticas de Granada y Sevilla, diciembre 1976).

Los ciudadanos convocados a emitir su voto han de medir en conciencia en grave

responsabilidad. Se encuentran ante un acto consciente y maduro que requiere

información y discernimiento sobre programas, métodos y personas, con referencia

al bien de la comunidad, razón suprema de loe comicios" (Comisión Episcopal de

Apostolado Social, julio 1976).

"Ningún partido político es carpaz de realizar plena y satisfactoriamente los

valores esenciales de

1» concepción cristiana de la vida. A nadie le es lícito arrogarse en exclusiva

a favor de su parecer político la autoridad de la Iglesia. Desde el ámbito de la

fe cristiana caben diversa? opciones políticas con tal de que no sean opuestas,

ni en programas ni en métodos de acción, a los contenidos evangélicos" (Comisión

Permanente del Episcopado, abril 1977).

"Los cristianos, en su ´calidad de ciudadanos, son libres para optar por aquel

partido o por aquel programa que, según su recta conciencia, es el que mejor

garantiza el bien de la persona humana y de la sociedad en la totalidad de sus

exigencias y de los derechos legitimes" ^Comisión Permanente, febrero 1977).

"El ejercicio del voto no es separable del cuadro de valores y convicciones qug

definen a una persona. Siendo verdad que ta! decisión corresponde a la

conciencia personal, no es menos cierto que, para el creyente, el juicio de su

conciencia no es separable de la lógica de la fe ni del Magisterio de la

Iglesia" (Comisión Episcopal de Apostolado Social, julio 1976).

II. Valores que el cristiano debe apoyar con su voto

1. LIBERTAD

"El reconocimiento del valor de la libertad es inseparable del respeto efectivo

de los derechos fundamentales de la persona. El cristiano, por consiguiente, en

su opción política, ha de buscar el máximo reconocimiento efectivo, no puramente

verbal, de estos derechos" (obispos de las provincias eclesiásticas de Granada y

Sevilla, diciembre 1916).

"El cristiano, pues, no puede en conciencia contribuir al establecimiento de

ningún tipo de totalitarismo, de cualquier signo que sea" (obispos de las

provincias eclesiásticas de Granada y Sevilla, diciembre 1976).

2. JUSTICIA

"La opción cristiana por la justicia entraña ia- liberación de los oprimidos y

exige que desaparezcan las desigualdades injustas y que quienes las padecen

tengan cauces para organizarse y ser protagonistas de la propia liberación. En

consecuencia, el ciudadano ha de examinar si los programas políticos que tratan

de ganar su asentimiento o piden su colaboración propugnan la superación de

estructuras y situaciones objetivamente injustas, como la de concentración de la

riqueza en pocas manos, el monopolio del poder por las oligarquías, la falta de

equidad en el reparto de las cargas fiscales y la imposibilidad para el pueblo

de acceder a los más altos niveles de cultura" (obispos de las provincias

eclesiásticas de Granada y Sevilla, diciembre 1976).

3. LA CONVIVENCIA PACIFICA

"Los cristianos no deben colaborar con los que empleen la violencia, el odio y

la mentira para conseguir sus fines (Comisión Permanente del Episcopado, febrero

1977).

"En todo caso, los cristianos han de vivir las situaciones conflictivas con

voluntad sincera de reconciliación y mantenerse fieles a las normas éticas de

honestidad, verdad y respeto a los derechos ajenos. No puede ser camino de

reconciliación el que pasa por la negación de aquellos mismos derechos que se

pretenden- instaurar" (Conferencia Episcopal Española, "Carta colectiva sobre la

reconciliación", -abril de 1975).

"Se avanza hacia la reconciliación poniendo en juego la imaginación creadora en

busca de fórmulas nuevas que asimilen los valores de las posiciones encontradas"

(Conferencia Episcopal Española, "Carta colectiva sobre la reconciliación",

abril 1975).

"Entre nosotros, la conciencia cristiana y la experiencia histórica condenan a

la par, desde lo más hondo del alma del pueblo, el recurso a la violencia. La

cual no sólo se expresa en el derramamiento de sangre y en las amenazas

personales, sino también en la agresividad verbal en la intolerancia

sistemática, en la no aceptación del adversario político como conciudadano.

Quizá la originalidad más interesante de la etapa nacional que estamos iniciando

habría «Je cifrarse, tanto como en los proyectos políticos y sociales, en un

nuevo talante de convivencia y. generosidad asumido por todos los españoles"

(Comisión Episcopal de Apostolado Social, julio 1976).

4. EL RESPETO A LA VIDA HUMANA

... el pluralismo social existente no puede justificar ´la legalización del

aborto. Los valores éticos fundamentales, sobre todo el respeto debido a todo

ser humano, nunca pueden subordinarse a este pluralismo social" (Comisión

Episcopal para la Doctrina de la Fe, octubre 1974).

"Las guerras, la violencia ejercida desde distinta» formas de poder, el

terrorismo, la indiferencia o insuficiente atención ante las catástrofes

sufridas por pueblos o razas, el mismo desorden en el desarrollo tecnológico,

son muestras de una práctica depreciación de la vida del hombre. Dentro de este

contexto, más de cincuenta millones de abortos provocados anualmente en el mundo

convierten hoy al aborto en el atentado cuantitativamente más grave contra la

vida del ser humano..." "El inviolable respeto a toda vida humana es un

principio tan fundamental que debe estar legalmente salvaguardado" (Comisión

Episcopal paya la Doctrina de la Fe, octubre 1974).

5, LA ESTABILIDAD DE LA FAMILIA

"La estabilidad Inherente al vínculo matrimonial es un bien sumamente importante

para la vida afectiva de los esposos, para la firmeza de la familia y, al mismo

tiempo, un elemento ´integrante fundamental del bien común de la sociedad. El

divorcio vincular pone en peligro estos bienes; es de suyo un mal para la´

sociedad. Esta debe esforzarse por lograr un ordenamiento jurídico sobre" la

institución matrimonial. que proteja eficazmente, en la medida de lo posible, la

firmeza del vínculo conyugal. El bien de la comunidad política exige que las

normas legales constituyan, en el grado en que sea factible, una defensa sólida

de la estabilidad propia de todo matrimonio" (Comisión Episcopal para la

Doctrina de la Fe, mayo 1977).

8. RESPETO AL DERECHO DE LOS CIUDADANOS EN LA ENSESANZA

Enseñanza para todos.—"La conciencia cívica" actual no tolera que persista

todavía una organización de las estructuras educativas, condicionadas a su vez

por otros factores en virtud de la cual se excluya, prácticamente a no pocos

ciudadanos y grupos del acceso a niveles culturales que son hoy considerados

como exigibles para salvaguardar la dignidad humana en nuestra sociedad"

(Comisión Permanente del Episcopado, septiembre 1976).

Respeto a la conciencia religiosa—"El reconocimiento de la presencia de la

Iglesia en el ámbito escolar se funda en el debido respeto a los derechos de

unos ciudadanos concretos que son y se reconocen católicos o que aceptan la

formación religiosa propuesta por la Iglesia. Esto que se afirma de la Iglesia

católica es aplicable a otras confesiones religiosas" (Comisión Permanente del

Episcopado, septiembre 1976) (1).

Respeto a la libertad de los padres.—"La exigencia insoslayable de extender la

enseñanza a todos los ciudadanos, como respuesta al derecho que todos tienen a

niveles básicos de formación, ha de incluir el propósito efectivo de respetar

otras exigencias no menos importantes, como son el derecho de todos los

bautizados a una formación religiosa en el ámbito escolar, el derecho de los

padres de familia a elegir el tipo de educación que deseen para sus hijos, sin

discriminación de carácter económico, el derecho de los miembros de la sociedad

o de los grupea sociales a crear centros de enseñanza al servicio de todos"

(Comisión Permanente del Episcopado, septiembre 1976)..

Igualdad de condiciones económicas.—"Los medios económicos que el Estado dedica

a la educación deben ser distribuidos con justicia entre los centros de

enseñanza, sean éstos creados por la iniciativa del Estado o por iniciativas no

estatales, con tal que unos, y otros estén al servicio de la sociedad, en

igualdad de condiciones académicas y sin discriminación alguna para los alumnos"

(Comisión Permanente del Episcopado, septiembre 1976).

7. LOS DERECHOS DE LAS MINORÍAS Y DE LAS REGIONES DENTRO DEL RESPETO AL BIEN

COMÚN

"La progresiva toma de conciencia del valor propio de las minorías y de su

derecho a afirmar sus propias peculiaridades, dentro del respeto al bien ccmún.

ha de traducirse también en formas jurídicas adecxiadas." (Conferencia

Episcopal. Carta colectiva sobre la reconciliación. Abril 1975.)

8. LA MORALIDAD PUBLICA

"Entendemos aquí moralidad en todas sus acepciones, pero muy principalmente en

la subordinación de los intereses privados al bien común y no al revés, en la,

coherencia entre promesas y realizaciones, en la claridad transparente sobre la

recaudación y el empleo de los fondos públicos..."

"Nadie está exento de las tentaciones de la corrupción y, por tanto, los

intereses comunitarios deben estar defendidos por un eficaz sistema de

controles: tribunales, parlamento, opinión pública Deben desaparecer todos los

hábitos de encubrimiento que obstruyen el derecho a la información, que ha de

ser reconocida hoy a los ciudadanos en las materias que les afectan y

comprometen."

Energía y equidad de las autoridades.—"Se debe exigir energía y equidad en las

autoridades que tienen la obligación de impedir abusos de poder o manipulaciones

económicas, ante tocio, con un ejemplo de transparencia administrativa en los

fondos o puestos que manejan. Nada contribuye tanto a la confianza del pueblo en

sus gobernantes como la valentía de éstos para corregir abusos y limpiar de

corrupción todos los -entresijos del ed´ficio social."

"Es verdad que el Estado no es responsable directo de la moralidad de las

conductas privadas y que no toda lacra moral se puede ni se debe corregir por

ley. Pero de ahí a la llamada" "sociedad permisiva" media mucha distancia. No

cabe duda de que una legislación oí una«! medula« de Gobierno que establezcan

condiciones favorables para la vida moral en todas sus dimensiones constituyen

un servicio Valioso y una garantía da progreso para la comunidad ciudadana."

(Obispos de las provincias eclesiásticas de Granada y Sevilla. Diciembre 1976.)

"...quienes al reivindicar sus derechos olvidan ñor completo sus deberes o no

les dan la importancia debida, se asemejan a lo» que derriban con una mano lo

que con la otra construyen" (Juan XXIII, "Pacem in terris n. 30).

III. El cristiano debe rechazar:

— Los proyectos políticos que van unidos a ideologías contrarias a la fe y a la

dignidad humana.

— Los qiie se oponen al derecho de profesar la religión en público.

"Jamás se podrá considerar justa una sociedad en la que se cohibe el derecho

natural de poder venerar según la recta norma de su conciencia y de profesar la

religión en privado y en público." (Obispos de las provincias eclesiásticas fie

Granada y Sevilla. Diciembre 1976.

— Lo* que niegan derechos fundamentales del hombre.

— Lo» que van contra el derecho de los padres en la educacióm de sus hijos.

— Los que propugnan una organización de la economía que engendra o favorece la

injusticia social.

(Continúa en pág. siguiente)

(1) Según una encuesta recientemente realizada por la Oficina de Sociología y

Estadística de la Iglesia, de una muestra nacional >!• 4.320 padres de familia,

el 90,5 por 100 desea que sus hijos reciban una educación cristiana en la

escuela; sólo un 4,5 por 100 dicen que no, y dudan un 5,1 por 100.

"... los cristianos deberán negar BU apoyo a aquellos partidos o programa»

incompatibles con la fe como, por ejomplo. lo? que riegan Io« derechos

tundamentales y las libertades dol hombre; los que propugnan la estatificacion

de la enseñanza contra «1 derecho de los padres a elegir la escuela que

prefieren para MIS hijos; los que hacen del lucro el motor esencial y exclusivo

del progreso económico; de ¡a «concurrencia de la ley suprema de la economía, y

de la propiedad privada de los medios de producción un derecho absoluto, sin

límites ni obligaciones correspondientes." (Comisión Permanente del Episcopado.

Abril de 1977).

LA IDEOLOGÍA MARXISTA

"El cristiano que quiere vivir «u fe en una acción política concebida como

´servicio no puede adherirse, sin contradecirse a si mismo, a sistemas

ideológicos que se oponen radicalmente o en puntos sustanciales a su fe y a su

concepción del hombre. No le es lícito, por tanto, favorecer a la ideología

Marxista. a tu materialismo ateo, a su dialéctica de la violencia y a la manera

como ella entiende la libertad individual dentro de la colectividad, negando al

mismo tiempo toda trascendencia al hombre y a su historia personal colectiva"

(Pablo VI, "Octogessima adveniens", núm. 26).

LA IDEOLOGÍA LIBERAL´

"Tampoco apoya el cristiano la ideología liberal, que cree exaltar la libertad

individual sustrayén-

dola a toda limitación, estimulándola con IB búsqueda exclusiva del interés y

del poder, y considerando las solidaridades sociales como consecuencias más o

menos automáticas de las iniciativas individuales y no ya como fin ´y motivo

primario del valor de la organización social" (Pablo VI, "Octogessima

adveniens", núm. 26).

IV. Actitud crítica ante los engaños u ocultaciones tácticas

Como puede suceder que el programa de un partido no traduzca su verdadero

proyecto, bien por estrategia, bien por referirse a sólo una fase del proyecto,

toda opción responsable y muy especialmente la de un cristiano debe considerar,

además del programa de los partidos, la posibilidad de que detrás del mismo se

encuentre una ideología o un juego de intereses que condicione la opción por

inspirarse en concepciones incompatibles con el pensamiento cristiano´"

(Comisión Permanente d e 1 Episcopado. Abril 1977).

"Reiteramos que el cristiano no puede conformarse con declaraciones solemnes

sobre los valores

de la libertad, la justicia y la moralidad. Porque lo que importa no es lo que

se dice, sino lo que se hace. Si ios que dicen defender la libertad establecen

una mayor injusticia, si los que se comprometen a defender la justicia

atrepellan la libertad y si los que se presentan como paladines de la moralidad

permiten o fomentan de hecho la corrupción en todas sus formas, habrá que

atenerse para escoger una opción política, más que a las palabras o a los

ideales que se invocan, a los resultados conseguidos o previsibles." (Obispos de

las provincias eclesiásticas de Granada y Sevilla. Diciembre, 1976.)

V. Optar a pesar de todo

Cada opción política que se ofrece al elector presenta con frecuencia aspectos

positivos y aspectos .negativos. A pesar de todo, es preciso tomar una decisión

en favor de aquella opción que se aproxime más a lo que en conciencia creemos

que es bien para el país, sin renunciar a seguir luchando en

lo futuro para corregir y superar los aspectos negativos:

"... todas las agrupaciones y sus programas tienen un carácter instrumental y

variable. Las más de las veces resultan ambivalentes y son siempre imperfectas.

El cristiano, incluso después de optar por una de ellas, ha de seguir

manteniendo un sentido crítico frente a su propia opción y corregir, en cuanto

pueda sus aspectos negativos. Debe, asimismo, perseverar en el esfuerzo, de

suerte que aquellos valores que pudieron quedar relegados de momento o no se

realizaron en medida suficiente sigan siendo meta de su ulterior acción

política." (Obispos de las provincias eclesiásticas de Granada y Sevilla.

Diciembre, 1976.)

"No siempre es fácil el discernimiento exacto de un proyecto politico, ni aislar

dentro del mismo sus valores y contravalores, por lo que la prudencia habrá de

regir en cada. caso la_ última .decisión a] respecto." (Comisión Episcopal de

Apostolado Social. Julio, 1976.)

"Deben tener, además, sumo cuidado en no derrochar sus energías en discusiones

interminables y, so pretexto de lo mejor, no descuiden de realizar el bien que

les es posible y, por tanto, ob1isgatorio." (Juan XXIII, "Mater et Magistra", n.

238.)

Conclusión

Según opinión común, las personas que sean elegidas para el Congreso y para el

Senado en las próximas elecciones deberán abordar problemas de gran

trascendencia para nuestro país. De ahí la grave responsabilidad de todo

ciudadano a la hora de dar su voto a un candidato. Pero en el acto de votar no

cesa la obligación de la participación en la vida política. Antes de elecciones,

y después de ellas, a todos incumbe el deber de contribuir con su esfuerzo

personal, bien a través de asociaciones, bien por otros medios, a una evolución

social y política cada día más conforme con las exigencias de la dignidad de la

persona.

Actitudes del cristiano en relación con la política:

— "Mantener viva la conciencia de la propia responsabilidad

política.

— Evitar actitudes utópicas que fácilmente sucumben ante las dificultades.

—Actuar con realismo para conseguir en cada momento lo que es posible.

— Tener conciencia de que nadie posee toda la verdad y de que las opciones

ajenas contienen elementos positivos.

— Estar siempre dispuestos, por tanto, al diálogo, al mutuo respeto y a la

comprensión.

— Rechazar la violencia como incompatible con el sentido. de humanidad ,y

.con el espíritu de) Evangelio.

— Mantener siempre- una firme esperanza."

(Obispos de las provincias eclesiásticas de Granada y Sevilla, Diciembre, 3976.)

. "El orden vigente en la sociedad es todo él de naturaleza espiritual. Porque

se funda en la verdad, debe practicarse según los preceptos de la justicia,

exige ser vivificado y completado por el amor mutuo y, por último, respetando

íntegramente la libertad, ha de ajustarse a una igualdad cada día más humana."

(Juan XXIII, "Pacem in Terris". n. 37.)

 

< Volver