Autor: Domingo, Xavier. 
   Guerra atípica     
 
 Diario 16.    09/06/1981.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

XAVIER DOMINGO, LA NACIÓN

Guerra atípica

Cíclicamente,cada año, por estas mismas fechas, se inician campañas internacionales en contra del

turismo en España. Cada año ocurren grandes desgracias en nuestro país. Este, ha tocado la neumonía

atípica. Domingo rela-ta cómo funcionan esos intereses atípicos que quieren debilitar nuestra situa-ción

turística.

Una campaña de violencia inaudita se ha desencadenado en la R.F.A.. Austria y países, nórdicos, por vía

de prensa e incluso de carteles pegados en las calles, como los que llenan las de Nuremberg, contra el

turismo en España este año, a causa de usa cosa, la neumonía atípica.

La prensa de estos paises y los car teles en las calles son de un alarmis mo brutal! La gente estaría en

España muriendo como moscas y en el mismo sentido abundan informaciones divul gadas por la agencia

soviética Tass en los países del Este.

La situación creada por estas cam pañas preocupa a los responsables del turismo español, que han

emprendido viajes a las capitales europeas en don de estas campañas pueden hacer mayor impacto y

celebrado urgentes reuniones con los dirigentes de los más importantes tour operators.

Honestidad_______________

En España se ha venido informan do sobre la curiosa epidemia con total honestidad. Dia a dia, prensa,

radio y television han citado cifras de altas, de bajas, y, desgraciadamente, de fallecimientos, sin tratar de

disminuir la seriedad de la situación.

Los autores de las campañas contra el turismo español van mucho más lejos. Describen situaciones dantes

cas, amenazan con peligros tremen-dos, juran que España es el país de iras y no volverás.

Los autores de estas campañas se están gastando mucho dinero para disuadir a los veraneantes que vienen

a España.

Es un episodio más de la guerra entre las potencias turísticas, y Espa-ña signe siendo la primera; por

tanto, el objetivo prioritario. Pero esta vez las campañas son especialmente amo-rales, repugnantes e

inmundas. Están abusando del dolor de las afortunada mente pocas familias españolas que lloran algún

fallecimiento y de la preocupación de los que están hospi lalizados, que tampoco son masas.

Los autores_______________

¿Quiénes son los autores de las campañas? No hay pruebas, pero tampoco es muy osado

acusar de tal deslealtad a alguno de nuestros prin cipales competidores o perjudicados del permanente

éxito español en este dominio. Francia, en printer lugar. Italia, con serios problemas este año, puesto

que acusa, un déficit de com pras de camas inferior en un 25 por 100 al año pasado, a causa del terro

rismo. Túnez, también en baja, o Yugoslavia y, naturalmente, los países del Este, Rumania y

Bulgaria, que también andan en esta guerra.

De un tiempo para acá, cada año, antes de la temporada turística, surge algo extraño destinado a

perjudicar la campaña española: naranjas envene-nadas, brotes de cólera, repentino y palpitante interés

internacional sobre el grado de contaminación de nues-tras playas y, ahora, esa viscosa neu-monía atípica.

¿A qué extremos puede llegar esa guerra por el turismo en la que están en juego miles de millones de

dólares? También los terribles incendios fores-tales del año pasado, algunos de los cuales ocurridos en

circunstancias sumamente extrañas, dieron pie a sospechas bastante fundadas según las cuales eran un

episodio más en esta implacable batalla del turismo.

No sólo las naciones y los Gobier-nos están interesados en el asunto. Hay poderosas organizaciones

priva-das, mafias urbanizadoras, casinos, redes hoteleras, grupos económicos, una multitud de grandes

intereses a quienes tal vez no baste la captación del turista por Jos medios normales y honrados de la

publicidad o de la competencia en los precios.

Sin defensa______________

Y si esto no les basta, no dudan en ponerse fuera de la ley. Un nuevo tipo de delincuencia internacional en

gran escala, contra la cual, por cierto, las sociedades y las naciones aún no tie-nen defensa.

Las campañas que se están reali-zando contra el turismo español deno-tan ya una íalta total de escrúpulos.

Pero tal vez aún haya algo peor.

A veces decimos que tal o cual cosa es de Juzgado de Guardia. Este asunto podría muy bien ser de

Interpol.

 

< Volver