Nota del Consejo Presbiterial de Pamplona. 
 "Nuestro pueblo debe reunirse, expresarse y asociarse pacíficamente"     
 
 Ya.    17/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

17-V-77

INFORMACIÓN

NOTA DEL CONSEJO PRESBITERIAL DE PAMPLONA

"NUESTRO PUEBLO DEBE REUNIRSE, EXPRESARSE Y ASOCIARSE PACIFICAMENTE"

"El recurso a las armas de fuego es u» hecho que denunciamos como medio

éticamente inaceptable y provocativo" • "Nos solidarizamos con el deseo de

nuestro pueblo de cerrar definitivamente un período de división por medio de una

amnistía total"

PAMPLONA.—La Comisión Permanente del Consejo Presbiterial y Vicaría de Pastoral

del Arzobispado de Pamplona ha hecho pública la siguiente nota respecto a los

hechos ocurridos en la ciudad:

"La Iglesia .de Navarra sufre hoy las dolorosas incidencias que han afectado a

la ciudad de Pamplona. Como sacerdotes queremos dar una palabra iluminadora y

estimulante a nuestro pueblo que sufre. En la conciencia de todos nosotros está

el deseo vivo de construir una convivencia en paz y, al mismo tiempo, la

angustia- derivada de la situación conflictiva. que ha culminado en la muerte

violenta de José Luis Cano.

Primero.—Condenamos este hecho y la situación de . enfrentamientos que lo ha

hecho posible, al mismo tiempo que compartimos el sufrimiento -de los familiares

afectados y do todo el pueblo.

Secundo.—Pensamos que la causa principal de estos hechos es la falta, de los más

elementales derechos de la persona; derecho de reunión, ´de expresión, de

asociación... Es incomprensible que en el proceso democratizado!´ ea curso no se

reconozcan en la práctica y no se defiendan eficazmente por parte de las

autoridades tales derecho».

Tercero.—Es clara la desproporción entre objetivos a conseguir y medios

empleados. El recurso a las armas de fuego por parte de la fuerza de orden

público, y sobre todo en el País Vasco, es un hecho que denunciamos como medio

éticamente inaceptable y provocativo. Nuestro pueblo debe reunirse, expresarse y

asociarse pacíficamente, como lo han puesto de manifiesto, sin necesidad de

ulteriores datos, las concentraciones masivas del día 1 de mayo en Pamplona y

del 8 en Javier.

Cuarto.—Nos solidarizaremos con el deseo sentido por nuestro pueblo de cerrar

definitivamente un período tan largo de división por medio de- una amnistía

total: una amnistía de corazones y una amnistía en las estructuras. Como

ciudadanos debemos amnistiarnos mutuamente y liquidar sin restricciones los

residuos y efectos de un acontecimiento que tan hondamente nos dividió a los

hermano». "Corresponde, por otra parte, al Gobierno crear las condiciones

objetivas para que esa reconciliación del corazón no encuentre obstáculo»

insuperables y haga factible la amnistía total. ¿Por qué retrasar un gesto de

concordia nacional que es indispensable en un país que, como el nuestro, ha

vivido unas circunstancias de convivencia tan anormales durante tanto tiempo?

Quinto.—De cara al futuro, la amnistía y la paz exigen actitudes nuevas y signos

de cambio, ya en este período de transición que ha do ir mostrando como fruto

temprano el nuevo estilo de sociedad que buscamos.

No podemos menos de condenar aquí la siembra de odio y de asiones extremas y

opuestas que están haciendo en nuestros adolescentes y jóvenes y asimismo que

éstos sean manipulados y lanzados a provocar disturbios en la convivencia

ciudadana.

Sexto.—Una vez constatados estos hechos hemos de tomar actitudes´de perdón, de

justicia y de esperanza. De perdón porque la revancha na es ni cristiana ni

humana, de perdón especialmente a nuestros enemigos. De justicia, porque es

imposible construir la paz ignorando la dignidad de las personas y del pueblo.

De esperanza en la paz que ´Cristo nos da, distinta de la que el mundo nos

ofrece y que por ello nos exige de los creyentes actitudes nuevas. Paz lograda

por Cristo desde el dolor de su cruz. Ello nos recuerda el precio del

sufrimiento, desinterés y entrega que debe tener el cristiano para

hacerla/posible en el mundo.

Paz ofrecida por Cristo a los hombros desde la victoria de su resurrección.

Esta, nos viene a decir que la paz de Cristo es más fuerte q´ue todo

enfrentamiento, la unidad de Cristo construye mes fuerte que ^toda división, su

amor es más fuerte que todo egoísmo.

 

< Volver