Carta del Cardenal Tarancón a los miembros de Acción Católica. 
 "Contáis con mi confianza y con mi aliento"  :   
 "Hay una tarea específicamente nuestra y que está por encima de las opciones políticas concretas: esforzarnos en construir la auténtica convivencia social". 
 Ya.    27/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

27-V-77

INFORMACIÓN

CARTA DEL CARDENAL TARANCON A LOS MIEMBRO* DE ACCÍON CATÓLICA

"CONTÁIS CON MI CONFIANZA Y CON MI ALIENTO"

Hay una tarea específicamente nuestra y que está por encima de las opciones

políticas concretas: esforzarnos en construir la .auténtica convivencia social»

El cardenal Tarancón, con motivo de celebrarse el próximo domingo, fiesta de

Pentecostés, el. Día de la Acción Católica, dirige a los miembros diocesanos de

este movimiento la siguiente carta:

"No quiero dejar pasar la fiesta de Pentecostés—Día de la Acción Católica—sin

manifestaros a vosotros—dirigentes y militantes de AC de la diócesis—mi´

complacencia por la labor eclesial que estáis realizando y mis esperanzas en

vuestra actividad futura.

1. Creo que se han dado pasos muy positivos en orden a darle al movimiento un

carácter más comunitario y a la formación de los consejos pastorales

parroquiales que, gracias a vuestro trabajo, han Ido surgiendo, bien orientados,

en varias parroquias.

Aunque la labor de cara a la juventud está dando los primeros resultados, confio

mucho en lo que se está haciendo y en que va a madurar: labor muy Importante en

los actuales momentos de la diócesis.

2. Mirando a la realidad de nuestra diócesis y de nuestra Patria, yo me

atrevería a sugerir.os unas úreas concretas de acción en las que podéis realizar

una tarea muy importante:

— El movimiento de juventud, al que deberéis dedicar vuestras

principales preocupaciones e iniciativas.

— El área de la familia y de la educación, problemas que van a tener en un

futuro próximo una especial relevancia y que exige una acción inteligente

por nuestra parte.

— El área, siempre antigua y siempre nueva, de las comunidades

eclesiales, que vosotros habéis de vitalizar y dinamizar en orden a 1» acción

pastora!.

3. Como católicos tenemos el deber de preocuparnos de la ciudad terrestre, como

dice «4 Concilio, y de prestar nuestra colaboración inteligente y efectiva para

buscar el bien de nuestros hermanos.

Creo que en ese aspecto hay una tarea específicamente nuestra y que está por

encima de las opciones políticas y sociales concretas: esforzarnos en construir

la auténtica convivencia social, para que todos vivamos en paz y sea el diálogo

el que encuentre la base unitaria indispensable para el armónico desarrollo de

nuestro pueblo.

Las circunstancias actuales son propicias para que se superen los antagonismos,

tan arraigados entre nosotros, y pueda lograrse una sociedad pluralista en la.

que quienes piensen de distinta manera no se consideren como enemigos y sea

fácil la concurrencia de todos los españoles para, que nuestro futuro sea más

pacífico, consiguiendo un ambiente fraternal "y sintiéndonos todos obligados

para conseguir el mayor bien para la mayor parte, ojalá pueda ser para todos los

españoles.

Sabéis que contáis con mi confianza y con mi aliento. Y que estoy especialmente

a vuestro lado cuando sois quizás incomprendidos, aun flor ¡os que actúan, no me

cabe la menor duda, con recta intención.

Dios quiera, queridos amigos, que nuestra Acción Católica diocesana pueda abrir

caminos de cara al futuro para esa actividad de los católicos seglares,

conscientes y comprometidos, que quieren trabajar, por la Iglesia y por la

sociedad vinculados especialmente, a la jerarquía.

Os bendice con todo afecto."

 

< Volver