Autor: Téllez Muro, Adolfo. 
   Sobre la enseñanza religiosa     
 
 Pueblo.    07/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

PUEBLO SOBRE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA

Señor director:

Leo en PUEBLO las siguientes declaraciones de don Felipe González: «El P. S. O.

E. no pretende una enseñanza estatal, pero si libre y gratiiita, y que sólo

estudien religión aquellos que lo pidan.»

Y, más adelante, añade: «Esto se encuadra en el profundo respeto que el P. S. O.

E. tiene por todas las creencias religiosas.»

El señor González pretende simplemente que la religión forme parte de la cultura

básica del alumno, como algo marginal o accesorio. Su planteamiento es también

válido dicho de esta forma: «El P. S. O. E. pretende que sólo estudien yudo,

yoga o golf aquellos que lo pidan; ello se encuadra en el profundo respeto que

nuestro partido siente por todos aquellos que tienen aficiones deportivas.»

Olvida don Felipe que la religión no es básicamente una vivencia, una

militancia, una normal moral de comportamiento o una profunda creencia de

trascendencia humana, sino un aspecto fundamental de nuestra cultura y de

nuestra historia, por lo que su conocimiento no implica ninguna militancia. El

estudio de los .fundamentos históricos, teológicos y culturales del

Cristianismo, como parte de la cultura de un pueblo, es,, en mi criterio, el

principio de una postura que puede traducirse en una actitud crítica respecto

del propio contenido de la enseñanza religiosa, de su propia filosofía o incluso

del principio de una vocación o adhesión que cristalice en un comportamiento

religioso, agnóstico o ateo, comportamiento todos ellos respetables.

El señor González pretende que la religión debe relegarse en la formación

cultural del individuo a nivel del ping-pong, esgrima, hípica, etcétera, y «sólo

para aquellos que asi ío_ soliciten» y, posiblemente, en aulas especializadas

para evitar que los que no tengan creencias religiosas puedan contaminarse.

¿Puede el señor González afirmar que «1 es marxísta por generación espontanea?

¿No es, asimismo, el marxismo un fenómeno cultural, social e histórico que debe

ser objeto de enseñanza? ¿Debe ser enseñado el marxismo´ solamente a aquellos

que lo deseen? ¿No bebió el señor González el marxismo en nuestra Universidad, a

pesar del «fascismo» dominante en ella, y consolidó su flamante condición de

líder del pueblo oprimido por aquél?

¿Podrá nuestra enseñanza media y universitaria impartir la religión, como parte

integrante de una educación formativa, a pesar del P. S. O. E.?

Atentamente, le saluda

Adolfo TELLEZ MURO

Conde Vallellano, 5 CÓRDOBA

 

< Volver