Autor: Izquierdo Ferigüela, Antonio. 
   Una luz imprescindible     
 
 El Alcázar.    03/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

LA VENTANA INDISCRETA

UNA LUZ IMPRESCINDIBLE

LA declaración del padre Diez Alegría {«Personas», 30 de abril) vuelve a poner

sobre la mesa la inconcreta posición de la Iglesia respecto al marxismo, en

general, y al comunismo en particular. El padre Diez Alegría asegura: «... soy

contrario a sectarismos y no tomo nota de "ningún partido, aunque votaré por el

Partido Comunista». Frente a esa postura, la resolución de cuatro - obispos

castellanos no admite tampoco apelaciones: «Los católicos han de rechazar en las

elecciones el marxismo». Más allá de lo uno y de lo otro, está la tesis vaticana

respecto a las elecciones de Italia, en 1976, que excomulgaba a cualquier

católico por el simple hecho de emitir el sufragio en favor de un candidato

comunista.

La Jerarquía debe aclarar, en conciencia, la actitud cristiana respecto a las

próximas elecciones. No se puede vivir indefinidamente en la contradicción en

materia tan delicada. Cualquier católico de filas —cualquier católico que no

esté en los recovecos interesados y contingentes de la acción política— tendrá

que saber a qué carta quedarse. Pienso en voz alta y digo que la Iglesia puede

adoptar uno de estos dos criterios: o dejar en libertad para que cada cual haga

de su capa un sayo, o decir «sí» o «no» al marxismo.

Lo paradójico, lo delicado, es que las linotipias fundan al mismo tiempo

mensajes como el del padre Diez Alegría y el de los cuatro obispos castellanos;

o que los teletipos transmitan noticias como aquella de los exhortes

condenatorios en las elecciones Italianas y luego puedan replicar, desde Madrid

con naturalidad, que nuestros cardenales a nuestros obispos o nuestros

sacerdotes viven en franca rebeldía intelectual, ideológica, con aquella

disposición y aconsejan a la comunidad de fieles españoles que voten en favor

del materialismo histórico.

En estaá horas de incertidümbre y sea cual fuere el resultado de las elecciones

(que, a mi ver, será un resultado favorable al marxismo entiendo más primario e

importante conceder un margen de serenidad a las almas que sembrar la confusión

y el desorden en ellas. No sería yo quien dijese cual ha de ser la postura de la

Iglesia, pero si ´puedo, humildemente, devotamente, suplicar a la Jerarquía que

no permita que de la sociedad eclesial emane ´el germen de la contradicción, el

´despropósito y la discordia. Si la Iglesia ha de permanecer al margen del

acontecer temporal, que permanezca unida y obediente al supremo Magisterio de

Roma; si por el contrario 3a Iglesia considera que ha de intervenir, en servicio

de la fe, en los asuntos temporales, que lo haga, pero que lo haga de una forma

clara, solidaria y ecuménica, porque si no aquí nadie va a saber como ajüstar su

conducta espiritual a los asuntos de cada día.

Eso parece tan importante, al menos, como la propia emisión del sufragio. Que el

Espíritu Santo nos ilumine a todos. Así sea.

Antonio IZQUIERDO

 

< Volver