Autor: Unciti, Manuel de. 
   Radicalismo cristiano     
 
 Ya.    25/06/1977.  Página: 22. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

RADICALISMO CRISTIANO

T OS débiles y .flojo» de espíritu harán bien en tío escuchar la palabra de Dios

que la liturgia de este domingo propone a nuestra reflexión. El texto del

evangelio de Lucas es de lo más radical. Ornen de veras desee seguir n Jesús—y

eso es ser cristiano—, no puede atenerse a componendas. Diversos hombres se

acercan a, Cristo, le, expresan su intención de seguirle, pero... ponen unas

leve*, pasajeras y bien razonadas dificultades de momento. Cristo con una

radirnli-dad total, les replica aun su. seguimiento no .puede saber dn medias

tintas. El sube hacia Jeru.salén, ciudad e-n la. que por fidelidad a su misión

encontrará ja-muerte, y proclama que todos tus seguidores han de estar

¡analmente dispuéstos a arrostrar la muerte,ni el cumplimiento fiel de.su misión

llega a exigirselo.

SE marca -en ente pasaje evangélico uno de los rasaos mayores de *-´ la novedad

cristiana, que distancia al cristianismo incluso del propio judaismo. Cristo es

la radicalidad. En su mensaje, tendrán menos relieve las leyes. la.>¡ prácticas

del. culto, la casuística moral.´Jesús no abunda-en preceptos ni en Múralas, ni

en -moralismos. Pide 11 exige, sin embarao. una postura radical de entrena al

desianio de Dios, postura radical que, bajo la conducción del Espíritu, ha de

madurar en el creyente una disposición de fidelidad hasta las últimas

exigencias. La "imitación de Jesús" no consistirá .por ello en reproducir este o

aquel rasan de su biografía, y´ de su comportamiento. Consistirá en ir asumiendo

una decisión interior de eme, la "causa de Dios"—que es, en definitiva la "causa

del hombre"—exige, ««« fidelidad a ultranza. Los mimetismos e imitaciones acaban

siendo ririra-lifMntes y enconen más que ensanchan el ánimo; la asunción, sin

embargo, da la fidelidad de Cristo a su misión despierta en el creyente una

actitud de radicalismo al servicio del reino.

De esta fidelidad radical y radicalizante brota para él arénente la verdadera

libertad; Asi lo subraya Pablo en su carta a los cristianos de (falacia. La

cuestión para el creyente no e.s vasar de una situación á otra, sino

abandonarlas esclavitudes más diversas para. en, el radicalismo dn la fidelidad

al Evangelio.- amanecer a la libertad. "Vuestra vocación es la libertad." "Para

vivir en libertad. Cristo nos ha liberado."

"No os sometáis de nuevo al yugo de la esclavitud." Pero esta nueva, libertad es

incompatible con el egoísmo.-En la medida en que éstr iyisnira v estimula el

comportamiento del cristiano falta en el seguidor de Jesús la libertad

auténtica. También falta la libertad cuando el cristiano atiene su existencia a

los dictados de la ley. La libertad cristiana es fruto del Espíritu, que guía al

hombre: eb el extraordinario resultado que se produce, cuando el creí/ente sé

deja llevar por el Esniritu de Jesús. Aguí está la orininalidad cristiana y la

verdadera identidad cristianad No es el egoísmo ni son los deseos de la carne

los inspiradores del comportamiento cristiano..No es ni siguiera la ley. El

creyente vive de,los impulsos del Espiritu y éstos tienen que llevar

necesariamente al amor a los hombres, hasta el punto de entregar la vida por el

bien del mundo. La libertad del creyente, paradójicamente, surge cuando el

cristiano, como el Señor. se convierte en esclavo de sus hermanos. ¿Duro este

mensaje? /,Radical f Sin duda; pero ahí están las exigencias de Jesús « ahí la

afirmación paulina:- "Sed• esclavos unos de otros, por amor. Porque toda la leu

se concentra en esta frase; Amarás, al prójimo como a ti mismo."

Manuel DE UNCITI

 

< Volver