Un año después de la primera revisión del concordato. 
 Siguen las conversaciones     
 
 Ya.    28/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

UN ARO DESPUES DE LA PRIMERA REVISIÓN DEL CONCORDATO

SIGUEN LAS CONVERSACIONES

Hoy, 28 de julio, se cumple un año de 1» firma del primer acuerdo parcial, entre

la Santa Sede y el Estado español, para la renovación del concordato vigente

desde 1953.

El Jefe del Estado renunciaba, por dicho acuerdo, al derecho de presentación

para el nombramiento de obispos; por su parte, la Iglesia renunciaba al fuero

eclesiástico. Desde aquella fecha, ocho sedes episcopales han quedado cubiertas

con obispos residentes; se han nombrado cinco nuevos obispos, y ha habido

algunos cambios, sobre todo por traslados da obispos auxiliares, en varías

diócesis españolas. En estos momentos faltan por cubrir la sede de Granada,

después del. nombramiento de su titular, monseñor Benavent, como vicario general

castrense, y la de Menorca, cuyo . obispo, monseñor Moneadas, fue nombrado para

la diócesis de Solsona. Puede afirmarse que la Iglesia española, se ha

rejuvenecido con el nombramiento de los nuevos obispos y Ja aceptación de la

dimisión de otros, como monseñor Cantero Cuadrado, de Zaragoza, o monseñor

Llopis Iborra, de Coría-Cáceres, que pidieron la remoción del cargo.al haber

cumplido 9a «dad de setenta y cinco años.

Las conversaciones para, la revisión del concordato continúan y se espera, como

hace un año prometió el ministro español de Asuntos Exteriores, que la

renovación del concordato, posiblemente a través de acuerdos parciales, sea u»

hecho.

Algunas cuestiones están ultimadas. como el estatuto jurídica de la Iglesia y el

de asistencia pastoral a las fuerzas armadas. Ha habido dificultades, según se

ha informado Logos en fuentes competentes. en temas relativos al ma* trimonio y

la enseñanza, pero parecen actualmente superadas. AI parecer se quiere activar

las con* versaciones. Sin embargo, dada la época del año; hasta octubre no 3»

tendrán noticias más claras sobre el tema. Pero es seguro que el mt* nistro de

Asuntos Exteriores y ei nuncio de Su Santidad, que pasa* rán parte del´verano en

San Sebastián, traten de! tema en su» conversaciones en aquella ciudad),

 

< Volver