Declaraciones de Monseñor Yañes. 
 "Las relaciones Iglesia-Estado han mejorado de tono"  :   
 "Entre la época de Franco y la del Rey se ha ganado en sencillez, en cordialidad y en respeto mutuo". 
 ABC.    23/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

ABC. SÁBADO. 23 DE JULIO DE 1977.

ULTIMA HORA EN ABC * ULTIMA

DECLARACIONES DE MONSEÑOR VANES

"LAS RELACIONES IGLESIA - ESTADO HAN MEJORADO DE TONO"

"Entre la época de Franco y la del Rey se ha ganado en sencillez, en cordialidad

y en respeto mutuo"

"TENGO LA CERTEZA DE QUE EL PAPA ESTA MUY BIEN INFORMADO DE LAS COSAS DE ESPAÑA"

Monseñor Elias Yañes. recientemente nombrado arzobispo de Zaragoza y durante´

seis años secretarlo general de la Conferencia Episcopal Española, analiza en

una entrevista concedida a «Ecclesia» —que recoge Europa Press— la etapa al

frente de la Secretaría del Episcopado.

Los puntos principales de estas declaraciones son los siguientes:

• NO HAY DIVERGENCIAS

«Hay un rasgo común aue he advertido en todos los obispos: su deseo de

Identificación con las orientaciones del Vaticano n. Si hay divergencias en el

Episcopado, yo no las conozco. Una de las sorpresas de los nuevos obispos es el

encontrarse con un ambiente de gran cordialidad, de profundo respeto mutuo, de

libertad de expresarse, de atención hacia las opiniones que van surgiendo,- sea

quien fuere el que las manifieste.»

• EL CARDENAL TARANCON

En cuanto a las cualidades «ue más ha apreciado en el cardenal Tarancón dice:

«Su Intuición rápida y certera, su capacidad de comprensión para los problemas y

para las personas, su esfuerzo Incansable para promover la unidad y el buen

entendimiento entre otros. Y muy especialmente algo que muchos no se acaban de

creer: su independencia frente a la política y frente a los políticos.»

Por lo que se refiere al servicio prestado a la Iglesia de España subraya los

siguientes aspectos: «a) Ha facilitado la unidad entre los obispos; b) Ha

defendido con eficacia la independencia de la Iglesia ante la política "oficial"

y ante los diversos grupos políticos, y c) Ha Impedido que tanto en el seno de

la Iglesia como en el ámbito de las relaciones de ésta con la sociedad civil se

cometieran graves errores. Estoy seguro de que si se hubieran tenido en cuenta

sus recomendaciones y sugerencias, sé hubieran evitado males que luego hubo que

lamentar.»

• DIFICULTADES EN LAS RELACIONES

«Desde la celebración de la Asamblea conjunta de obispos y sacerdotes, en

septiembre de 1971, las dificultades fueron continuas y crecientes. De un

trimestre a otro, el diálogo se hacía cada vez más difícil. Cada vez era más

alta la montaña do los prejuicios. Durante largos períodos, sencillamente, no

hubo diálogo, porque no fue posible.»

L* Conferencia Episcopal vivió el «caso Añoveros» con «serenidad, prudencia y

firmeza». Entre la época de Franco y la del Rey «ha mejorado el "tono" de las

relaciones. Se ha ganado en sencillez, en cordialidad y en respeto mutuos. Y,

sobre todo, se ha realizado una de las aspira-´ clones máximas de la Iglesia: la

libertad en el nombramiento de los obispos».

• EL VATICANO Y EL PROCESO –ESPAÑOL

El Vaticano ha seguido el proceso eclesial español «con mucha atención, y pienso

que con una actitud de valoración siempre positiva». «El Vaticano sigue con

Interés nuestra evolución política y desea se proceda pacíficamente hacia un

pleno reconocimiento de los derechos humanos en la línea de pensamiento de ética

política expresado por Juan XXIII en la "Pacen In Terris". documento del que en

España se habló demasiado poco y que ahora estimo que vuelve a ser de suma

actualidad.»

«Tengo la certeza de que elPapa está muy Informado y muy bien Informado de las

cosas de España.»

En las relaciones Iglesia-Estado, «prefiero el sistema de los acuerdos

parciales. Puede que no sea el ideal, pero garantiza de manera efectiva en el

plano Jurídico la libertad de la Iglesia, y es al mismo tiempo un sistema menos

solemne, más flexible».

• CONFESIONALIDAD DEL ESTADO

«Creo que habrá que abandonar definitivamente el concepto vigente de

confesionalidad del Estado,, sin que ello quiera decir que habrá que ir hacia el

Estado "laico". La palabra "laico", en este caso, resulta polémica í ambigua.

Para la Iglesia, en muchos países, la historia del Estado laico ha sido la

historia de un Estado hostil a la Iglesia. Prefiero en esta materia hablar de un

Estado que sea Estado de derecho, que respete plenamente los derechos humanos.

En este caso, el derecho de la mayoría del pueblo español a practicar su fe

católica privada y públicamente.

Esto supuesto, el reconocimiento de la realidad sociológica de la religión

católica, con todas sus consecuencias, lleva a lo que se ha llamado

"confesionalidad sociológica". El punto de arranque está en los derechos de los

ciudadanos que se confiesan católicos. Y. esto, naturalmente, es aplicable al

derecho de otros ciudadanos que profesen credos religiosos distintos.

 

< Volver