Autor: García Ruiz, Jerónimo. 
 Murcia. Por amenazas con arma de fuego. 
 Cinco vecinos denuncian al párroco     
 
 Pueblo.    27/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Por amenazas con arma de fuego

MURCIA

CINCO DENUNCIAN VECINOS AL PÁRROCO

MURCIA. (PUEBLO, por Jerónimo GARCÍA RUIZ.)

Parece una noticia de la España insólita el que cinco vecinos de un núcleo

urbano que engloba a unas dos mil personas hayan presentado denuncia en el

cuartel de la Guardia Civil contra el párroco por amenaza con arma de fuego. Un

párroco que salió protegido por la fuerza pública, en evitación de

males.mayores.

El Obispado ha dispuesto la suspensión del culto en la iglesia del lugar, a la

espera de que surta efecto la exhortación hecho piíbiico o los feligreses de la

parroquia para que «creen las condiciones favorables de fraternidad y

conciliación para el desarrollo normal de la vida parroquial´´. Entre esos

feligreses los hay que no se recatan en manifestar qué no están dispuestos a

consentir que vuelva.

Señala el Obispado, tras reprobar los hechos . sucedidos, que el párroco

«expulsado*, continúa siendo el parrroco, mientras que el alcalde pedáneo

manifiesta que dimitirá si se le enfrenta con el pueblo, y referente a la vuelta

del sacerdote señaló «que tendría que venir escoltado*.

El párroco ha dicho que tuvo miedo a la muerte cuando unas ciento veinte

personas rodearon su casa y golpearon puertas y ventanas, al tiempo que daban

gritos amenazadores, gravemente contra su persona, y como quiera que una anciana

que cuida de la coso y otra mujer que se encontraba circunstanctalmente allí

estaban a punto de sufrir grave daño, aterradas por el salvajismo de los

manifestantes, es por lo que salió a la. puerta con uno escopeta para tratar de

asustarles.

Añade que todo empezó a agriarse entre él y un reducido número de feligreses a

partir de su postura sobre la utilización del salón parroquial por un grupo de

jóvenes y posterior mente por una agrupación sindical agraria.

Los ánimos están más que encendidos, y de momento sólo queda por esperar la

postura y decisión del doctor Roca Cabanellas, obispo de la diócesis.

Mientras tanto, hay vecinos que están recaudando fondos, porque el -próximo

sábado piensan celebrar fiestas por haber conseguido echar, a su cura.

Y en una pedanía vecina, la del Llano de Brujas, otras fiestas con otro cura

como protagonista. El Obispado le trasladó; el pueblo se manifestó, pidió, gritó

y hasta exigió que se anulase el traslado. El Obispado empezó diciendo que no,

para acabar diciendo que si, y fiesta al canto para celebrar el retorno del

párroco trasladado.

 

< Volver