Preocupación de los obispos ante la gravedad del actual momento político y económico  :   
 Nota de la Comisión Permanente del Episcopado ante la actual situación española. 
 Ya.    24/09/1977.  Página: 24. Páginas: 1. Párrafos: 23. 

YA Pag. 24

INFORMACIÓN RELIGIOSA

24-IX-77

Con la asistencia de todos su» miembros ha finalizado en Madrid la reunión de la

Comisión Permanente del Episcopado Español. Entre los temas más importantes

tratados destacad una reflexión sobre el momento actual de la vida española,

tema sobre el que los obispos han hecho pública la siguiente nota, que

reproducimos íntegramente:

En el curso de nuestra reflexión, los obispos hemos compartido la común

preocupación de los españoles ante la gravedad de algunos problemas políticos y

económicos de nuestro momento social, y hemos registrado pruebas de confusión y

desorientación doctrinal por la incoherencia entre la conducta cívica de algunos

cristianos y los principios de nuestra fe.

Como pastores de la Iglesia, creemos nuestro deber dirigirnos a los cristianos

con una palabra Iluminadora ´desde "el Evangelio, y esperamos que aquellos

conciudadanos que no se sientan miembros de. la Iglesia sabrán acoger nuestras

palabras´ como un deseo de que los católicos colaboren también en la solución de

los problemas que exige la ordenada participación de todos los ciudadanos, y

sobre los cuales los creyentes pueden aportar la Iluminación del Evangelio, en

favor de la vida humana y de la pacífica y libre prosperidad de los hombres y de

¡os pueblos.

UNA SITUACIÓN DIFÍCIL

La democracia debe .consistir sustancialntente en el reconocí* miento de

aquellas libertades y derechos cívicos que tienen su fundamento en la dignidad

de la persona.´En su aspecto formal,

PREOCUPACIÓN DE LOS OBISPOS ANTE LA GRAVEDAD DEL ACTUAL MOMENTO POLÍTICO Y

ECONÓMICO

"Aparecen aquí y alla graves faifas de responsabilidad, sistemáticas

desconfianzas frente a fas instituciones, egoísmos que prevalecen sobre ef bien

común, engaños, fraudes, abstencionismos, atentados condenables" • iodos tenemos

obligación de apoyar cuanto contribuya a reducir ef paro y fa inflación • Urge

revisar hábitos de ganancia; fáciles, rervindícacienes demagógicas,

falsificaciones tributarías, evasiones de capital, cansí/mismos ajenantes

NOTA DE LA COMISIÓN PERMANENTE DEL EPISCOPADO ANTE LA ACTUAL SITUACIÓN

ESPAÑOLA

la democracia no es sino un procedimiento para organizar la participación y. la

convivencia ciudadanas. El reconocimiento de unos valores realmente humanos

tiene que guiar y alentar las decisiones colectivas y estimular el ejercicio

responsable de la libertad auténtica de todos.

Por esto, sin orientaciones religiosas y éticas, las sociedades democráticas

corren un riesgo grave de decadencia y de perversión, y pueden caer en la

desmoralización, el auge desmedido de los conflictos, las tentaciones de

Intolerancias, extremismos y violencias.

Nuestra sociedad española viene registrando última mente prueba* ¿olorosas en

este sentido; explicables en parte, pero no del todo, por la Inexperiencia de

nuestros primero» pasos por la vía democrática en éstos años de transición

política. Aparecen, aquí y alia, graves faltas de responsabilidad, sistemáticas

desconfianzas frente a las instituciones, egoísmos Individuales o colectivos que

prevalecen sobre el bien común, fáciles justificaciones de engaños, fraudes,

abstencionismo*, etc. Y todavía e* más de lamentar el recurso « la violencia del

terror, con atentados absolutamente condenable».

Deberes de los cristianos

Ante tales problemas, los ciudadanos creyentes no podemo* ofrecer >t nuestra

sociedad un servicio mejor que el testimoniar, «on palabras y con hechos, que

las convicciones y actuaciones éticas configuran nuestra conducta en favor de

uri modelo de sociedad y de unas reía clones verdaderamente humanos, justa» y

pacificadoras.

Las consecuencias prácticas de esta afirmación son concretas y apremiantes para

todos: gobernantes y gobernados, organizaciones empresariales y sindicales.

En los problemas de orden económico, todos tenemos obligaciones : apoyar cuanto

contribuya » reducir el paro y 1» inflación; valorar éticamente, y no sólo con

criterios económicos, las inversiones, los precios, las ganancias y las

reivindicaciones laborales; anteponer el bien general a los Intereses

particulares; favorecer, de un lado, "la productividad y, de otro, la recta

distribución de las riquezas; corregir.no sólo las situaciones injustas,- sino

sus. causas más hondas. Urge revisar, en este sentido, hábitos de ganancias

fáciles, de reivindicaciones demagógicas, de falsificaciones tributarias, de

evasiones de capital, de consunüsnios alienantes.

-

En las relaciones interpersonales tenemos que respetar las actitudes de los

demás a la vez que exigimos respeto para las nuestras; hemos de procurar que la

verdad; y la justicia estén siempre a´salvo en lo que se dice o escribe sobre

personas e instituciones, y debemos actuar con una acción solidaria a fin de que

una legislación justa impida los ataques públicos a la moral, que se siguen de

un erotismo obsesivo y de una pornografía condenable, que tanto daño hacen

especialmente a la infancia y a la juventud.

LA AUTORIDAD, AL SERVICIO DEL PUEBLO

En los problemas de tjpo Institucional, la participación ee un deber grave que

apremia nuestra conciencia cristiana, y grave es también la obligación de ayudar

a la recuperación de la confianza y el respeto para las instituciones. Quienes

ejercen la autoridad y la representación pública deben hacerse rspétables por su

visible servicio al pueblo, sin engaños, sin ventajas propias, sin oportunismos

partidistas o demagógicos. Quienes somos simples ciudadanos tenemos que

reconocer el servicio de la autoridad para la justicia y la paz y colaborar en

sus decisiones con un sincero acatamiento y con una crítica ¡eal, sin miedo a

descalificar las conductas que consideramos injustas, no razonable» o

interesadas.

Ante ej proyecto de una nueva Constitución, llamada a configurar la vida de

nuestra sociedad durante mucho tiempo, los creyentes que participan en su

preparación y quienes puedan influir en ellos de un modo o de otro han de hacer

cuanto esté en sus manos para conseguir un texto que favorezca los derechos

integrales de la persona, entre los que cuenta la libertad para dar a Dios el

culto debido según la propia conciencia, la defensa de la vida humana, de la

familia, del derecho de los padres a Ja educación de los hijos, de la pacífica y

justa convivencia de todos los ciudadanos.

RESPONSABILIDAD PERSONAL INDECLINABLE Ni los intereses ¿le la lucha política o

económica ni, mucho menos, el afn por el poder o por ventajas

personales pueden ser la norma última y definitiva de la conducta de un

cristiano en ¡a vida (social. NI vale tampoco excusarse de algunas acciones

menos rectas con la disciplina que puede imponer el partido político «n que se

milita. La propia persona} responsabilidad es indeclinable en cualquier

situación, y muy es» pecialménte en una sociedad democrática, porque la vida

democrática no es más fácil, sino más exigente en lucidez, objetividad}

responsabilidad y tolerancia.

Como pastores de la Iglesia, los obispos nos sentimos obligados, en

consecuencia, a llamar la atención de todos los creyente* para que participen en

la vida E». cial, según el puesto que cada uno ocupe, con actitudes

verdaderamente humanas y cristiana* fle honestidad, justicia, generosidad,:

fidelidad y respeto. J2n «1 ejemplo está el mejor servicio d» loa creyentes a

todos loe conciudadanos,

En sus tres días de reunión los obispos han estudiado también la situación

económica de la Iglesia en España y la´ seguridad social de los sacerdotes,

temas´ dé lo»

Sie han Informado a los obispo! gerente del Episcopado y el director de la

Mutual del Clero.

Otro de los temas tratados por los obispos es la preparación de la próxima

asamblea pleñaria, n«« se celebrará en la última semana del próximo mes de

noviembre.

TELEGRAMA DEL EPISCOPADO ANTE EL ANIVERSARIO DEL PAPA

Por último, la Comisión Permanente, con motivo del 80 aniversario. del

Pontífice, que a« celebrará el próximo día 26, ha enviado al Papa Pablo VI un

telegrama en el que dice: "Episcopado augura fecunda continuidad ejercicio

vicaría de Cristo, promete fraterna, colaboración eclesial ofrece sincera

obediencia clero y fieles interpreta felicitación y gozo católicos españoles."

 

< Volver