Cardenal Enrique y Tarancón. 
 "Es misión del Gobierno facilitar la educación, no imponer una determinada"     
 
 Informaciones.    15/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

CARDENAL ENRIQUE Y TARANCÓN

«Es misión del Gobierno facilitar ia educación, no imponer una determinada»

MADRID, 15 (INFORMACIONES).

LA misión del Gobierno es fomentar la cultura no crearla o matizarla con su

ideología particular; facilitar la educación de tocios, no imponer uno cíese de

educación determinada. Dice el cardenal Tarancón en su carta, cristiana de esta

semana, que se incluye dentro del tema, de «La educación en una sociedad

democrática».

El cardenal Tarancón comienza •diciendo que *en una sociedad democrática «1

Gobierno representa al pueblo» y como tal «.es «1 que tiene la responsabilidad

del bien común: crear en la sociedad aquellas condiciones que faciliten, 9or una

parte-, e] ejerciólo de loa derechos de todos los ciudadanos y que les

proporcionen los medios indispensabiss jara vivir tíigna y respe respetablement.

Después de señalar que la creación del Ministerio de la Cultura ee ha recibido

por parte tía todos con gran alborozo, el cardenal Tarancón indica que «la

educación y la cultura son elementos esenciales y prioritarios para el bienestar

y desarrollo de un pueblo. Ss lógico, por tentó, «pie tí. Gobierno se -orsocnpe

seriamente de la difusión de la. cultura y facilite el que todas los niños y

Jóvenes puedan recibir una educación adecuada».

«Por eso es lógico —dice el cárdenas Tarancón.— que el Gobierno distribuya de

tal manera las aportaciones de 1» sociedad, >jue exista una auténtica igualdad

de oportunidades para todos los padres y grupos sociales en orden a la educación

de sus hi]os. El primer -deber de! Estado es procurar que existan los

suficientes puestos escolares para que ni uno solo de los niños y jóvenes queden

marginados de la tarea educativa. La educación —añade— de los futuros ciudadanos

responsables ha de tener una verdadera primacía.»

«Nadie —dice el cardenal— puede reprochar al Gobierno que exija ciertas

ccndiciones. pedagógicas y técnicas. El que administra. los bienes que aporta la

sociedad tiene el deber de procurar >jue se utilicen correctamente, sacando de

ellos el mayor bien posible. Per-c el Gobierno no es maestro de- cfeccia, de

letras, de religión. Ho puede imponer ti n a orientación científica, una forma

litsraria ni una •creencia religiosa. Los cietificos y íionVbíes de letras o las

distintas -confesiones religiosas habrán de ser los qué tengan la

responsabilidad de la orientación, y comunicación tíe ésos de&eres a Jos

educandos.»

Dice el cardenal Tarancón que «demasiadas veces, prejuicios nacionalistas o

conceptos totalitarios lia a ¡pretendido valerse de la ciencia, de la literatura

y de la religión para apoyar sus propias ideologías. Y esta conducta no es´

honrada. Cuando ee habla, algunas veces, de la enseñanza estatal o estatista se

da a entender que el Gobierno tiene todos los derechos en orden de la enseñanza

y educación, lo cual es absurdo. Ni se puede admitir la frase vulgar de qué el

que paga manda, porque e] Gobierno no «s más que el administrador. >íe los

bienes que-le proporciona, la sociedad. V ha de ser ésta y, por tanto, los

distintos grupas que 1» integran, la que puede "exigir que se respeten sus

derechos»,

.El cardenal Tarancón afirma que »mientras no se dediquen a la difusión de la

´cultura y a la educación medios abundantes, no se podrá establecer

consisíejitemejite una sociedad democrática, en •la que los ciudadanos necesitan

la cultura y la formación suficientes para ejercer inteligentemente sus derechos

y participar conscientemente en el régimen de la sociedad,

Mientras «1 Gobierno —añade— no reconozca Ja libertad en el .orden cultural,

científico y religioso de los distintos grupos sociales, no podrá decirse que

estamos en ua régimen democrática».

El cardenal Tarancón dedica un párrafo -da su cs-rta a la trjc-irnaeián, ydica

«que los grandes medios de comunicación social, como la televisión, han de ser

instrumento del pueblo y lian de estar al servicio de la comunidad. Es la

sociedad —tío el Gobierno— la cjue tiene íl derecho, de exigir que sus

contribuciones, se aprovechen en servicio de todos».

MAS DE LA MITAD DE LOS CENTROS RELIGIOSOS DE EXSEÑANZA, SUBVENCIONADOS

De loa dos mil •quinientos noventa centros religiosos de enseñanza que existen

actualmente en España, setecientos veintitrés no están subvencionados; mil

seiscientos veinte tienen subvención total; y el resto, una subvención del 50

por 100, se_gún tíatós- recogidos en medio eclesiales.

Las provincias que no tienen ningún centro sin-subvención son: Castellón.

Gerona, Huesca y Segovia. Donde más centros, existen no subvencionados es en

Madrid y en Barcelona. Las provincias que más centros religiosos de enseñanza

tienen son.: Barcelona, Valencia, Guipúzcoa y Vizcaya. Por el contrarío, las

provincias que menos centros tienen son: Segovia, Soria, Cuenca, Avila y Teruel.

15 de octubre de 1977

 

< Volver