Carta cristiana del cardenal Tarancón. 
 "La escuela única en un régimen democrático es un contrasentido"     
 
 ABC.    08/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

CARTA CRISTIANA DEL CARDENAL TARANCON

«LA ESCUELA ÚNICA EN UN RÉGIMEN DEMOCRÁTICO ES UN CONTRASENTIDO»

«Imponer a todo un pueblo nna forma concreta de pensamiento o de acción, tanto

en el orden político como en el social o religioso, será siempre una limitación

de la libertad individual y un atentado a la democracia», afirma el arzobispo de

Madrid, cardenal Tarancón, en una carta cristiana titulada «¿Escuela única?».

El purpurado señala que «hablar de la escuela única en un régimen democrático

es, al menos aparentemente, un contrasentido. Depende, desde luego, del concepto

que se tenga de la escuela única. Pero la unicidad no se aviene en principio con

el pluralismo propio de toda sociedad democrática».

Agrega que «si por escuela única se quisiese entender que todas las escuelas,

deberían ajustarse a un plan mínimo técnico y pedagógico para aue todos los

niños y jóvenes, de cualquier clase o condición, puedan recibir una educación de

calidad y que se atienda en las escuelas a las exigencias de justicia social, no

habría nada que oponer. Es ésta un postulado clarísimo de un régimen democrático

en el que ha de ser real la igualdad de oportunidades para todos».

«SI por escuela única —prosigue el cardenal— se entiende el que todos los

centros educativos hayan "de tener la misma orientación ~e Idéntico plan

educativo, de tal manera que todos obedeciesen a una misma ideología, a un mismo

concepto del hombre ^y de la vida, etc., esta postura serla francamente

antidemocráticas

Sesudamente, precisa: «Pretender que la escuela fuese "aséptica" —neutra, como

se dice— de tal manera que se mantuviese al margen de todo pensamiento religioso

y moral, es1 un absurdo práctico. Porque "la, formación- Integral de la persona

lleva consigo una concepción del hombre y de la sociedad que Implica el

planeamiento del sentido último y trascendente de la persona humana o la

referencia al mismo para afirmarlo, para negarlo o para prescindir de él.»

«La escuela única —dice—, en el sentido en que se emplea comúnmente esa frase,

es un atentado contra la libertad de los distintos grupos sociales y una presión

sobre la conciencia personal: es un desconocimiento práctico de tíos derechos de

las personas y de los distintos grupos sociales.»

El cardenal Tarancón concluye con las siguientes palabras: «Es curioso observar

cómo muchos que se oponían al sindicato único impuesto desde arriba apoyen ahora

la escuela única impuesta también desde arriba. SI lo primero, según ellos

decían, era un atentado contra la libertad de sindicalización. lo segundo es

mucho más grave; es un atentado contra la conciencia del hombre, contra sus

convicciones más íntimas, sobre lo que hay de más sagrado en la persona humana.»

 

< Volver