Autor: Velasco Puente, Miguel Ángel. 
   "No se puede ser simultáneamente cristiano y marxista"     
 
 Ya.    22/10/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

22-X-77

Pag. 9 – YA

EXTRANJERO

"No se puede ser simultáneamente cristiano y marxista"

Respuesta de la Conferencia Episcopal Italiana a Berlinguer • Los obispos hablan

también sobre la necesidad del compromiso político de los católicos en la

coherencia con el Evangelio y en la unidad de la Iglesia

Roma

De nuestro corresponsal.)

Tro» la reciente carta, de Berlín g-uer a monseñor Bettazzi, obispo de Ivrea,

este prelado había declarado que la cuestión superaba ya su propia persona.

Aunque algunos obispo* Italianos, a título personal, habían respondido, el

diario vaticano. Incluso en su respuesta genérica, aludía a la concreta toma de

posición que correspondía a la Conferencia Episcopal Italiana,

Había en Italia una enorme curiosidad por ver qué diría la Conferencia Episcopal

Italiana,´y hasta había quien, confundiendo de buena o mala fe a la Iglesia con

un partido político y con laa veleidades y oportunismos d« los partidos según

los airea qu« corren, había pensado que la Iglesia iba a decir hoy blanco donde

ayer dijo negro. Naturalmente, se han llevado uña desilusión, oreada no por la

Iglesia ciertamente,-sino por su propia manera de entender la Iglesia!

La CEI ha hablado claramente mediante un comunicado hecho público ayer, en el

que cita la "Octogésima adveniens", de Pablo VI, y también anteriores documentos

propios. En un preámbulo, loa obispos italianos dicen que "al constatar en la

prensa la interesada reapertura en estos dias de cuestiones que afectan a La

responsabilidad de ios católicoa en el campo político. Intentan los obispos

alejar peligrosas con fusiones de principios y de actitudes prácticas, e

interpretando el común criterio da los obispos, invitan a los fieles y

sacerdotes a la reflexión sobre declaraciones tanto del magisterio pontificio

como del mismo Episcopado en ocasiones anteriores".

Y citan a continuación la encíclica de Pablo VI:

INCOMPATIBILIDAD FE CRISTIANA-MARXISMO Primer punto..—Incompatibilidad de la

profesión de fe cristiana con la adhesión al comunismo marxista: "El cristiano

que quiere vivir su fe en. una acción política entendida como servicio no puede,

sin contradecirse, dar la propia adhesión á sistemas ideológicos que se oponen

radicalmente o en puntos sustanciales a la fe y a su concepción del hombre.

Entre tales sistema» son ciertamente incluibles los que se inspiran en

Ideologías totalitarias, radicales o laicistas y los que profesan una visión

materialista y atea de la vida. Es, por tanto, Incompatible con la profesión de

fe cristiana la adhesión o el apoyo a aquellos movimientos (nótese la palabra,

porque Berlinguer distinguía entre ideologías y movimientos) que, en formas

diversas, se fundan en el marxismo." (Y aquí conviene hacer otro paréntesis para

poner de relieve que no se trata sólo de comunismo, sino de marxismo.) Por si no

queda claro, los -obispos, a| hacer suyas estas palabras de la encíclica,

precisan que "en nuestro país el marxisüw» sigue teniendo su plena expresión en

el comunismo, ya operante entre nosotros a nivel cultural y Administrativo. No

se puede ser simultáneamente cristianos y marxistas". Todos los demás-

documentos que citan los obispos italianos "no hacen más que concretar,

reafirmar y confirmar la inconciliabilidad entre cristianismo y marxismo (todo

tipo de marxismo), "que; por otra parte, no ha resuelto los problemas humanos ni

siquiera en las áreas de dominio marxista".

COMPROMISO POLÍTICO DE LOS CATÓLICOS

Segundo punto.—Dejado esto bien sentado, los obispos italianos hablan de "la

necesidad del compromiso político de los católicos en la coherencia y en la

unidad". La promoción humana no se realiza sin este compromiso, aunque no se

puede aceptar la tendencia hacia la politización totalizante, pero sí dar a la

política su justo valor.

Él pluralismo, por sí mismo, es un valor, y, por tanto, es aceptable con tai de

que responda

a algunas condiciones: la coherencia o, al menos, la. no inconciliabilidad entre

el mensaja evangélico y las metodologías d« orden temporal; .la referencia a la

mediación religioso-moral d« la Iglesia, garantizada por el magisterio; la

finalización, del pluralismo mismo, que es medio y no fin para el bien común y

cristiano de .la sociedad; la unidad de fe y comunión. "No hay duda —concluyen—

que tales condiciones no se verifican en quienes, aun considerándose cristianos!

realizan una opción de tipo marxista o . de militancia en movimientos políticos

que se reclaman a esta ideología materialista y atea.

Tal opción no entra en el legítimo pluralismo porque está en contraste con la

unidad da fe y comunión y con la visión cristiana del hombre y de la sociedad."

M. A. VELASCO

 

< Volver