Autor: Castro Zafra, Antonio. 
 Crónica de los obispos. 
 La Conferencia Episcopal y la Constitución     
 
 Arriba.    23/11/1977.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

CRÓNICA Di IOS OBISPOS

LA CONFERENCIA EPISCOPAL

LA CONSTITUCIÓN

Definitivamente, el terna de la nueva Constitución española —que redacta ahora

la Comisión correspondiente de jas Cortes—* ha sido incluido en la agenda de los

obispos reunidos en El Pinar de Chamartín. La agenda de esta Asamblea episcopal,

ya de por sí muy cargada —con diez tamas— ha buscado espacia para que los

obispos reflexionen también sobre fas líneas fundamentales, que deberían´ ser

recogidos en un texto legal que va a servir de fundamento, y de marco", para la

vida nacional. Así lo propuso ayer el secretario de la Conferencia. Episcopal

Españolo (CEE), don Jesús Iribarren, y así fue aprobado.

El cardenal .Jaranean, presidente dé la CEE, que ayer abordó ei tema

constituciones! con especial energía, y hasta una cierta dureza, explicó más

tarde a los obispos por qué incluyó la cuestión constitucional en su discurso de

apertura —del que ya informamos ampliamente^- y las motivaciones que le

indujeron a examinar el tema, tal y como lo hizo. Como quiera que estas

reuniones de la CEE son a puerta cerrada, no es posible informar del alcance de

esta explicación posterior del cardenal arzobispo de Madrid. En la rueda de

Prensa, una pregunta sobre este punto ha sido contestada con una referencia al

propio discurso:

«Abordó el tema constitucional porque como ya dijo, era muy importante, y le

.habían llegado peticiones en ese sentido de algunos obispos, y de algunos

seglares.»

Las probabilidades de .un documento de los obispos sobre el tema constitucional

parecen haber aumentado ahora. La CEE. que no quiere inmiscuirse en política,

como repiten sus portavoces insistentemente, se cree en la obligación de

recordar al pueblo los ´criterios generales ; que desde una óptica cristiana

tendrían que tipificar determinadas cuestiones.

Sin embargo, 1as circunstancias que reflejábamos ayer, y que podrían justificar

de alguna manera el talante del discurso del cardenal, y la dureza de´ alguno de

sus párrafos, no han cambiado. Los´obispos, en genera! confiesan desconoce/ las

líneas maestras de lo futura Constitución, y la CEE declara que no ha recibido

información alguna sobre el tema.

Por lo demás, el tema quo examinan hoy los obispos es el económico: El gerente

de la CEE, don Bernardo Herráez. les ha explicado minuciosamente cómo funcionará

la nueva ´ordenación económica de la Iglesia. El tema es farragoso, pero

necesario para poner luz en un asunto donde confluyen tantos intereses y, sobre

todo, siglos de desorden. Además es un tema urgente: el 1 de enero está a la

vuelta de la esquina, y esa fecha comienza la entrega déla subvención estatal a

la Iglesia —6.178 millones— en forma globalizada, a la gerencia de la CEE, para

que ésta la distribuya a cada diócesis.

El criterio general de esta nueva ordenación económica lo ha resumido el obispo

auxiliar de Sevilla con una frase atinada: «Se atenderá más a las personas que

al concepto anterior de «piezas eclesiásticas», y dentro de las personas, se

subrayará con más fuerza el trabajo pastoral efectivo que la titularidad de los

cargos.»

Uno de los obispos nos contaba cómo el estudio de las normas del asunto

económico le viene excesivamente largo, y suspiraba por los seglares que en su

diócesis le ayudan a estos temas: «Aunque yo tengo la última voz allí,

naturalmente confío en ellos, y tomo las decisiones en función de lo que me

aconsejan. El asunto de¡ dinero siempre ha sido muy equivoco, y lo mejor es

contar con seglares que conozcan bien el tema.» ´

En esta línea parece que podría ir orientado el «organismos a que se refería

ayer el cardenal Tarancón en su discurso para los asuntos económicos. Los

representantes de las diócesis, para asuntos económicos, elegirían delegados

regionales y éstos formarían parte de un organismo nacional que decidiera sobre

los asuntos económicos. Probablemente, la mayor parte de estos representantes

serían seglares. El entronque ds este ente económico con la CEE estaría resuelto

a través de una vicesecretario, cuyo titular resulta obvio: el actual gerente.

A la plenaria de la CEE asisten representantes de varios episcopados europeos, e

incluso dos obispos del Tercer Mundo: uno peruano —monseñor Dammert— y otro de

Burundi, África Central, monseñor Búdudira. Ambos prelados explicaron a los

asistentes a la Asamblea cómo ven la cooperación fraterna entre las iglesias y

la acción-misionero de las iglesias de larga tradición cristiana, los obispos de

las iglesias misioneras que han de acoger a los misioneros.

La información Sobre ´os asuntos debatidos por ´os obispos circula a un nivel

fran. comente bueno. Aunque con el tiempo los informadores tendrán acceso a esos

debotes. Por lo menos, así lo de seaba un obispo, que nos dijo: «No entiendo por

qué rio entráis para que veáis con toda claridad cuáles son nuestros problemas.

Tal ve? osí se adorarían muchas cosas.» Tiempo al tiempo.

Antonio CASTRO ZAFRA

Arriba 13

 

< Volver