En el Club Siglo XXI. 
 Exigencias y deseos de un cristiano ante la nueva Constitución  :   
 Conferencia del arzobispo de Zaragoza, monseñor Elías Yanes, sobre lo que un cristiano desearía leer en la futura Constitución. 
 Ya.    25/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

25-XI-77

EN EL CLUB SIGLO XXI

Exigencias y deseos de un cristiano ante la nueva Constitución Conferencia de!

arzobispo de Zaragoza, monseñor Elias Vanes, sobre lo que un cristiano desearía

leer en la futura Constitución

"No tendría sentido que en nuestra Constitución se mencionaran expresamente los

partidos políticos, los sindicatos o cualquier «tro tipo de asociaciones o

Instituciones y que, en cambio, ee desconociera a la Iglesia católica, al menos

contó hecho social´con autonomía específica, como una realidad comunitaria de

carácter universal con la que el diálogo en nuestro país es ineludible." Con

estos términos se expresó ayer, a primeras horas de la noche, monseñor Elias

Yanes, arzobispo de Zaragoza, en la conferencia que pronunció en el Club Siglo

XXI sobre el tema "¿Qué esperaría un cristiano leer en una Constitución

democrática?"

IGUALDAD Y SOLIDARIDAD

Estas expresiones recogen, sin duda, ej núcleo central del pensamiento del

conferenciante. Abundó, sin embargo, en su exposición y razonamiento a lo largo

de toda la segunda parte de su intervención. La primera, de muy positivo

interés, abordó un conjunto de temas de ética constitucional desde una

perspectiva de ciudadano cristiano. Subrayó que la futura Constitución ha de ser

"un marco de juego limpio para que cada grupo, cada sector de la población,

pueda esperar e] triunfo de su repertorio de soluciones, respetando al mismo

tiempo las propuestas de los demás grupos y sectores. Un texto constitucional no

debe consagrar la victoria de una facción sobre otras. Pero lío debe ser una

Constitución neutra o indiferente ante los derechos fundamentales o ante los

valores morales básicos". Ampliando estos conceptos, monseñor Yanes pidió una

Constitución que promueva una mayor Igualdad social "porque ésta , ea una

exigencia de la igual dignidad de toda persona humana". Añadió luego que la

justa igualdad social no es separable de la solidaridad de todos en el servicio

ai bien común y se refirió a la libertad de participación. "Es deseable—dijo—que

la Constitución futura conceda amplio espacio a la participación activa de los

ciudadanos,, de- las instituciones de índole cultural, social, benéfico, a las

instituciones que tienen arraigo en la sociedad... Sería un grave daño para la

sociedad que las decisiones polítícas dependieran excluvisamente de- la presión

de los partidos políticos."

Al llegar aquí, el conferenciante asumió la problemática álgida de eetos.

momentos, si bien indicó que el texto de sU conferencia estaba ya redactado

antes de que llegara a su conocimiento1 el borrador de la futura Constitución.

Dijo de ésta que "si ha de ser justa, democrática, pacífica, estable, ha de ser

particularmente respetuosa con las convicciones religiosas y morales existentes

en el pueblo español.

Dijo muy claramente que el Estallo, aun sin comprometerse en ningún tipo de

confesionalidad, no puede legítimamente Ignorar en la futura Constitución la

religión de una parte considerable de los ciudadanos.

Destacó con fuerza que la Iglesia no pretende ningún privilegio ni

discriminación, y que su deseo es -el que sean respetados todos los derechos y

deberes de los que no son católicos. "Pero reclama al mismo tiempo, y cree que

con justicia, el pleno reconocimiento civil de su realidad Institucional, de su

autonomía propia, de su libertad de acción; reclama el reconocimiento de los

derechos y deberes de los ciudadanos católicos en «1 ordenamiento jurídico de

las actividades de carácter social, asistencia], educativo, informativo o de la

institución matrimonial".

Y apuntó que "no basta con el reconocimiento del culto católico", porque la

Iglesia es más- que su culto.

Tras referirse a que, por su carta histórica de hostilidad, convendría que ´la

futura Constitución no usare ¡os términos de "Estado laico" y de "separación de

Iglesia y Estado" y la conveniencia de utilizar la expresión "independencia de

la Iglesia y del Estado"; se refirió ala conveniencia de que la Constitución

expresamente se refiera a la oportunidad de establecer pacto» o convenios con la

Iglesia en materias en que lo exija el común servicio al pueblo español. Por

último se refirió a la libertad religiosa en materia escolar en la doble

perspectiva de afirmar el •derecho a la creación de centros libres de enseñanza

y a la presencia de lo religioso en la educación, según el parecer o decisión de

padres y alumnos.

 

< Volver