Autor: Sanmillán Farnós, José de. 
 Monseñor Yanes reclamó en el Club Siglo XXI. 
 Pleno reconocimiento civil de la Iglesia  :   
 (Como realidad institucional). 
 Pueblo.    25/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Monseñor Vanes reclamó en el Club siglo XXI

PLENO RECONOCIMIENTO CIVIL DE LA IGLESIA

(como realidad institucional)

MADRID. (PUEBLO, por José SANMILLAN.)

«El tema religioso fue, con frecuencia, la manzana de la discordia.» Pues sí,

así fue y así lo dijo ayer en el Club, Siglo XXI monseñor Elias Yanes, arzobispo

de Zaragoza, que fue el conferenciante de turno. Por supuesto que hubo mucho

cura y también (otra novedad de este año) monjas. Una aclaración previa hizo

monseñor respecto al recién conocido borrador constitucional, y... mi gozo en un

pozo, porque el arzobispo dijo que no había podido hacer un estudio crítico del

mismo y que, por tanto, no realizaría un análisis en su disertación. O sea, que

la conferencia la pronunció como, si no existiera todavía el borrador que

algunos aquí llamaban «laico».

Actuó de presentador Salvador Sánchez Terán, y estaba también presente, y muy,

rodeado de curas, .por cierto, Gregorio Peces Barra, a quien todo el mundo

preguntaba por lo de la fisura confidencial.

Respecto al 15 de junio, el conferenciante comenzó con la siguiente teoría: «Con

nuestro voto no hemos puesto una firma sin condiciones bajo todos los párrafos

de cadia, programa político. Deseamos con todo el alma que el tema religioso no

sea en el futuro motivo de enfrentamientos políticos. Monseñor pidió un texto

constitucional que no consagre la victoria de una facción sobre otras. Pero no

debe ser una Constitución neutral o indiferente ante los derechos fundamentales

o ante valores morales básicos.»

También pidió que la futura supernormá promueva una mayor igualdad social, que

no sea separable de la solidaridad y de la participación, y matizó ´que no sería

suficiente un reconocimiento genérico y vago de la libertad religiosa. «No

tendría sentido —prosiguió— que en nuestra, constitución se mencionaran

expresamente los partidos políticos, los sindicatos o cualquier otro tipo de

asociaciones o instituciones, y que en cambio se desconociera a la Iglesia

católica, al menos como hecho social con autonomía específica, como una realidad

comunitaria de carácter universal, con la que el diálogo en nuestro país es

ineludible.» Dijo monseñor que la Iglesia desea que sean respetados los derechos

de los que no son católicos, pero reclamó, al mismo tiempo, el pleno

reconocimiento civil de la Iglesia" como realidad institucional, de su autonomía

propia, de su libertad de acción, y reclamó también el reconocimiento de los

derechos y deberes de los ciudadanos católicos en el ordenamiento jurídico de

las actividades sociales, asistenciales, educativas, por supuesto informativas y

también, no podía

faltar, de la institución matrimonial.

La vida religiosa —señaló monseñor Yanes— no es sólo una experiencia espiritual

de carácter privado.

La religión es ´un fenómeno comunitario, un ,hecho social, institucional,

público. El respeto a la libertad religiosa implica el pleno reconocimiento

jurídico de todas las comunidades religiosas. Esta dimensión comunitaria y

social de la vida religiosa tiene en la Iglesia católica un especial relieve.

«La libertad religiosa del cristiano no puede aislarse de la libertad de la

Iglesia, No es concebida la libertad sustantiva y real del cristiano sin un

ordenamiento justo y objetivo dé las relaciones entre la Iglesia- y el Estado.»

Sería un paso atrás el retroceso hacia formas de resentimiento o de hostilidad

encubierta.

En resumidas cuentas, que el conferenciante vino a decir algo así como que...

aquí paz, allá gloria y Dios, o, mejor dicho también, la Iglesia en la casa de

todos. Ya veremos.

 

< Volver