Monseñor Elías Yanes a TVE. 
 La Iglesia no apoya a ningún partido     
 
 Diario 16.    07/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Sábado 7 - mayo 77/DIARIO 16

Monseñor Elias Y unes a TVE

La Iglesia no apoya a ningún partido

MDRID, 7 (D16):—El secretario de la Conferencía Episcopal Española, monseñor.

Elias Yanes,. manifestó a TVE la postura de la Iglesia ante las-próximas

elecciones. "La Iglesia —dijo^— no apoya a ningún partido, pero el cristiano

debe; excluir partidos, programas o planteamientos qué se inspiren en una´

concepción materialista que lleve consigo la negación de Dios o de la persona

humana, partidos que no respeten la vida del hombre, que propugnen la violencia

y, en general, que sean incompatibles con la fe."

Según el secretario del Episcopado, los criterios orientadores deben ser mayor

igualdad social, garantía de la libertad., exclusión del totalitarismo,

multiplicación de los cauces de participación, estabilidad de la familia y no.

estancación de la enseñanza.

- Respecto a la militancia de los sacerdotes, monseñor Yanes reiteró la

exclusión hecha por la Comisión Permanente,- "aunque —dijo— puede darse alguna

circunstancia concreta en que esté Justificada la participación política,

activa- de sacerdotes y religiosos".

Tampoco apoya a la DC

• A Ja pregunta de si la Iglesia no apoyaba tampoco a loa" partidos políticos

que se denominan cristianos, respondió que estos partidos constituyen ..una

opción política legitima y respetable que en Europa tienen una Justificación

histórica, pero que la Iglesia en España considera que hoy el pensamiento

cristiano en materia , social y política no se realiza de manera adecuada en

ningún partido en concreto aunque se intitule cristiano´.

En otros partidos Que no llevan esta denominación —añadió monseñor Yanes— hay

también planteamientos U orientaciones que son conformes al´ pensamiento

cristiano. Por tanto, los católicos no tienen por qué sentirse obligados a votar

en favor de aquellos partidos.

Preguntado que si, a pesar de estar claro que la postura de la Iglesia es la de

mantenerse independiente de los partidos políticos, no excluía aquélla a algunos

en particular, que en razón de la ideología que propugnan, debieran ser

excluidos dé la opción de´ los católicos, monseñor Yanes precisó que el

episcopado, en todos sus documentos;" vienen afirmando que el católico, al hacer

su opción política, debe actuar de manera coherente con su fe.

Por tanto —agregó—, debe excluir de su compromiso político a aquellos programas

o planteamientos de partidos que impliquen un materialismo que niegue a Dios o

que niegue la dignidad de la persona humana. Asimismo, debe negar su apoyo a

aquellos partidos que postulan la violencia o atacan a la vida humana, incluso -

antes del nacimiento, a´ los que se opongan o no garanticen la estabilidad

familiar o que defiendan una estatificación que impida que la enseñanza se

oriente según la conciencia religiosa de los padres, u otro tipo de

estatificación, en virtud de la cual los recursos que el Estado recibe üe´ la

sociedad sólo puedan ser empleados en centros creados por el Estado y no también

en aquellos otros que surgen de la propia sociedad y al servicio de ésta.

Sólo valores morales

La Iglesia —señala también monseñor Yanes— no tiene programas concretos de

acción -política, pero sí ofrece un cuadro de valores morales, desde los cuales

el católico debe orientar sus opciones concretas. Un católico debe apoyar con su

voto, por ejemplo —dijo—, todos aquellos programas que tiendan a establecer una

mayor igualdad social, una más justa distribución de los recursos, económicos y

un mayor control de .la sociedad sobre las decisiones económicas.

Finalmente fue interrogado en torno a si existía alguna consigna del Vaticano a

la jerarquía española en relación con las- próximas elecciones generales, a lo

que monseñor Yanes respondió que no había absolutamente »ninguna consigna de la

Santa Sede sobre este particular, y que los obispos, al dar las orientaciones a

que anteriormente había aludido, se han apoyado fundamentalmente en "las

enseñanzas del Concilio. Vaticano II

 

< Volver