Autor: Lamet, Pedro Miguel. 
 Iglesia en España. 
 La enseñanza en la palestra electoral  :   
 El 93 por 100 de los padres españoles quiere una educación cristiana para sus hijos. Ningún jesuita candidato al Congreso y al Senado. 
 Vida Nueva.    28/05/1977.  Página: 8-9. Páginas: 2. Párrafos: 11. 

LA IGLESIA EN ESPAÑA

La enseñanza en la palestra electoral

PEDRO MIGUEL LAMET CRÓNICA

EL 93 POR 100 DE LOS PADRES ESPAÑOLES QUIERE UNA EDUCACIÓN CRISTIANA PARA SUS

HIJOS

NINGÚN JESUÍTA CANDIDATO AL CONGRESO Y AL SENADO

Es frecuente que, en la confusión mental que suele protagonizar momentos

electorales, menudee la gente que quiera pescar en río revuelto. Así, frente a

la, titulación monocorde que ha caracterizado nuestra prensa de los últimos

años, hoy cualquier lector avisada se tropezará frecuentemente con una auténtica

manipulación o distorsión de las noticias, no só!o por su titulación, sino

incluso por su situación y correlación dentro de los diversos órganos

informativos. Cosas así están sucediendo todos los días en este período

electoral, y especialmente enj el ámbito d.e la información eclesial, ´dado el

difícil equilibrismo de la Iglesia española respecto a su independencia y no

neutralidad. Por ejemplo, se destacan intervenciones de obispos aislados y se

minusvalora la postura de la Comisión Permanente en temas tan graves como el

pluralismo de la Iglesia. En esta semana hemos asistido a algunas intervenciones

privadas d.e los obispos sobre elecciones, con alguna que otra condenación Pero

quizás e] tema más importante y demasiado olvidado en estos momentos sea el de

la libertad de enseñanza.

UNA ENCUESTA

En este despertar democrático no deberían olvidarse las encuestas sociológicas,

que nos aproximan a la objetividad. En este sentido merece resaltarse la

realizada por la Oficina General de Sociología del Episcopado, que, según nota

de la citada oficina, "reviste las máximas garantías de representatividad de

forma que refleja fielmente la opinión de la población española". La consulta se

ha realizado entre 4.320 familias, compuestas aproximadamente por un 45 por 100

de hombres, padres de familia, y 55 por 100 de madres de niños en edad escolar

de 6-14 años, y que tienen en las escuelas aproximadamente 8.500 niños. El

resultado viene a ser el siguiente: los padres quieren que la escuela y los

centros de enseñanza sean financiados por el Estado, que los criterios de

orientación y educación dependan de la familia, de los centros y del Estado

conjuntamente, y que no se prive a la enseñanza de una formación religiosa.

Las ciases sociales más populares desean, en proporción mayor que otras clases,

que sus hijos reciban educación cristiana. Estos deseos lo comparten el 93 por

100 de los padres. Al 90,5 por 100 les parece bien que sus hijos reciban´ en la

escuela uña educación cristiana; el 5,2 por 100 no tiene opinión formada al

respecto; el 4,3 por 100 no dasea que se reciba en la escuela, o simplemente no

desea que sus hijos la reciban en parte alguna. En este deseo de formación

cristiana no hay diferencia apreciable entre familias con hijos en centros

estatales o privados. Quizás sea este el punto más interesante de una encuesta

que invitamos a nuestros lectores a conocer, en una amplitud que engloba,

además, la financiación de los

centros y la orientación de la enseñanza.

Si se tiene en cuenta la insistenci de determinados partidos en la e

cuela pública, se colegirá la impotáncia de datos como los arriba e

puestos. En los debates del Coleg de Licenciados de Madrid se pero

ben líneas muy claras favorables a I supresión de la iniciativa privada e

materia de educación. El "Ya" del de mingo (22-V-77) desenmascaraba un frase

que el PSP introdujo al intervenir en la citada entidad. Señaló que "acepta

la existencia de centros provados siempre y cuando su fin no se ´•el lucro,

sobre todo a costa de lo recursos públicos o la perpetuación del

clasismo social".

La frase —comentaba el "Ya,"— llamó mucho la atención y tiene un

evidente caréete táctico, ya que el PSP está inequívo camente por la escuela

pública cor pluralismo interno en cada colegio y además, parte del -

irrenunciable su puesto de que sólo en una sociedad socialista

autogestionaria, —de esquema marxista— este y otros problema: tendrán su

verdadera solución. Sin criticar este talante mental, alguier

preguntó agudamente al conferencian te que si ponía tales condiciones a

centro privado, parecería lógico que a su promotor le fuera

indiferente cambiar su iniciativa privada por u puesto de trabajo en la

escuela publica. El conferenciante señaló que en efecto, la respuesta la

daba la misma pregunta y dio a entender que se supone que la escuela privada, en

tales condiciones, sólo podrá desaparecer por sí misma poco a poco. He

aquí, pues, uno de los puntos en los que un creyente debe pensarse mucho

su voto, si es qua opina —claro está— que la Iglesia tiene un derecho y un deber

en el campo educativo.

MAS SOBRE LA POSTURA DE LA IGLESIA

Entre las diversas intervenciones episcopales sobre elecciones, señalamos la de

Mons. Cirarda en Córdoba, que centraba su conferencia en1 la constatación de que

la Iglesia, en su propia vida interior, se ´ha visto tentada por dos afanes

opuestos: desentenderse de todo lo temporal, entre lo que cuenta lo político,

para dedicarse a la acción pastoral espiritualista, y utilizar el poder político

en su propio provecho. "El equilibrio —dijo— consiste en la tensión entre dos

polos, en no poder ser neutrales ante las distintas ideologías y los programas

políticos y en no querer entrar en el juego de partidos, o, dicho de otro modo,

el procurar hacer política con mayúscula y cuidar de no hacer en modo alguno

politica con minúscula."

Cirarda señaló la incompatibilidad de la fe con la ideología fundamental

marxista, con la ideología liberal.

Por su parte, el obispo de Orense, Ángel Temiño, ha puesto su acento en el

aspecto condenatorio de estas ideologías y, además, de los partidos que "apoyen

el aborto o faciliten el divorcio". La opción que debe tomar el cristiano

respecto a las elecciones es apoyar con su sufragio algunos de los partidos que

defienden eficazmente los valores humanos mientras "entren en la conciencia

religiosa". "Los excesos de libertad —señala al término de su escrito— favorecen

a los osados, perjudican a los honrados y llevan a la ruina a los pueblos." No

estaría mal apostillar a estos argumentos algunas de las ideas del cardenal

Tarancóm en su última carta cristiana, en donde, entre otras cosas, decía: "Aun

las mismas ideologías que nos parecen absurdas, y que quizás lo sean, tienen

alguna explicación para que los hombres las acepten o las mantengan. Es justo

que nos opongamos a ellas. Pero quizás debiéramos sopesar las razones que mueven

a algunos hombres a sostenerlas y, más que un "anti" radical, cumpliríamos

nuestros deberes humanos y cristianos procurando evitar las causas que las han

producido. Esta postura abierta y comprensiva para todo y para todos, no es tan

fácil. Es una de las exigencias costosas que entraña nuestra fe."

CONFUSIÓN SOBRE LOS CURAS CANDIDATOS

Por otra parte, sigue abierta la "caza" del cura candidato por ´los periodistas

españoles, lo que ha dado pie a lamentables confusiones, pues no son todos los

que están ni están todos los que son. Por ejemplo, "D16" añadía algunos nombres

nuevos a la lista que nosotros publicamos en nuestro último número. Incluía como

candidato al Congreso por la ORT, por Badajoz, al jesuíta Tomás Espinosa, que no

es jesuíta; está en trámites de secularización y se llama Juan Antonio.

Asimismo, hablaba de Celso Montero en las listas del PCG al Congreso por Orense,

mientras que en realidad !o hace por la candidatura Democrática Galega,

independiente y apoyada por colegios profesionales, entidades y cinco partidos.

Tampoco, después de !as conversaciones con sus superiores, se ha presentado el

jesuíta padre Godoy, de Granada. Es, pues, falsa la noticia de que haya jesuíta

alguno candidato. Ello se debe a directrices del padre Arrupe; sin embargo, es

conocido el compromiso político de muchos jesuítas. Por su parte, el arzobispo

de Zaragoza, Mons. Cantero Cuadrado, ignoraba que el sacerdote Juan José Sempere

Castelló se presentase como candidaio al Congreso por Alianza Nacional 18 de

Julio, por lo que no intervino en autorizar esta presentación, según informó la

oficina de prensa del arzobispado. Contra la intervención en las Cortes de

sacerdotes ha vuelto a insistir José María Javierre en una conferencia ante 150

sacerdotes reunidos en Montilla, mientras que José María Castillo, profesor de

la Facultad de Teología de Granada, afirmaba en un artículo de "El correo de

Andalucía" (13-V-1977) que resulta muy sospechosa la pretensión que ahora tienen

los políticos cuando quieren tener al clero de su parte coa vistas a las

próximas elecciones; yo, me pregunto si esa pretensión se basa en deseo de

servir mejor al pueblo o oi con eso se pretenden servirse otra vez de la

religión para los fines que siempre persigue el político, que son los finas que

impone el mando y el poder. Respecto a la responsabilidad del voto y la postura

del cristiano, "VN" ofrece en este número su primer pliego de la serie "Especial

elecciones".

 

< Volver