Autor: E. A. M.. 
   Tarragona: Nota del Consejo Presbiterial sobre los sacerdotes y las elecciones  :   
 El obispo de Tortosa dicta normas sobre uso de locales eclesiales. 
 Vida Nueva.    28/05/1977.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Tarragona: Nota del Consejo Presbiteral sobre los

sacerdotes y las elecciones

• EL OBISPO DE TORTOSA DICTA NORMAS SOBRE USO DE LOCALES ECLESIALES

Desde Cataluña, E. A. MOLINE

El momento: político en el cual se halla inmenso el Estado español ha producido

a nivel de Cataluña tomas de postura concreías en algunas de sus diócesis. Así,

en la de Tarragona, e] Consejo Presbiteral de la dióces o ha hecho pública una´

nota sobre el compartamiento de les sacerdotes, ante las elecciones. En Tortosa,

el obispo de la diócesis, Ricard María Canes Gordo, ha enviado una circular a

los sacerdotes sobre el uso de los locales eclesiásticos para actividades no

religiosas. Finalmente, [a Vicaría Episcopal de las zonas de Martorell, Garraf y

el Penedés, en la archidiócesis de Barcelona, ha publicado tres folletos,

dirigidos a los fieles, de contenido- didáctico político.

TARRAGONA: SACERDOTES Y ELECCIONES

El Consejo Presbiteral de Tarragona ha riacho pública una nota en la que destaca

que defensar los derechos de Cataluña como pueblo no es sino una aplicación

concreta aquí, de la doctrina del magisterio de la Iglesia sobre el derecho de

los pueblos a conservar su identidad, teniendo presente e! deber de atender a

los inmigrantes, respetar sus derechos fundamentales y ayudarlos en su

integración.

Los sacerdotes —dice la declaración— han de- mantener una independencia total

respecto a los partidos politices. Ninguno de ellos puede presentarse como

partido de la Iglesia. Es preciso evitar que la comunidad cristiana o sus

representantes sean instrumentalizados a favor de unas determinadas opciones

políticas o en detrimento de otras.

La declaración del Consejo Presbiteral insiste espacialmente —-como le

corresponde— en el papel de los presbíteros. El paso hacia una sociedad más

diversificada nos exige —´continúa la nota—, cada vez más, dejar algunos campos

no estrictamente´ eclesiales, en los que podía ejercer una cierta función

directiva y que podían proporcionar prestigio y significación en la sociedad

civil, sin excluir los necesarios casos de suplencia. Es preciso valorar

especialmente el hecho de ser cabeza de una comunidad de creyentes y centrar

nuestro servicio en la evangelizaron, la catequesis y el culto.

Las opciones de fe y las opciones políticas no se identifican. Las dos son

necesarias; tienen su propia función en cada persona y han de ser coherentes

evangélicamente. En referencia al pasado, «I sacerdote tiene que mantener una

actitud de reconciliación. Pedir perdón, por las ofensas cometidas y perdonar

las recibidas. En, cuanto al futuro, [ai Iglesia tiene que anunciar a todos la

buena nueva. La fragmentación de partidos no tiene por qué hipotecar la

capacidad de la Iglesia de dirigirse a´ todos los hombres, incluso ai todos

aquellos que nos consideran sus adversarios.

TORTOSA: SOBRE EL USO DE LOCALES ECLESIÁSTICOS

El obispo de Tortosa, Ricard María Cades Gordo, ha hecho pública una circular

dirigida a los sacerdotes diocesanos referente al uso público de locales

eclesiales con finalidades no religiosas.

En principio —dice este documento—, las iglesias y oratorios sólo pueden servir

para finalidades religiosas. Pero si, en algún caso excepcional, parece

conveniente cederlos para otra

finalidad, es necesario que se cumplan los requisitos siguientes: a) que se

trate de un, acto cívico o cultural, pero no político o sindica.!; b) que se

obtenga por escrito permiso del obispado, y c) que se observen fielmente jas

normas particulares contenidas en e] mencionado permiso escrito.

Los otros edificios o. dependencias eclesiásticos —continúa la nota—, como

salones parroquiales, sacristía; casa rectora:!, podrán ser usados

ocasionalmente —no de manera habitual— para finalidades cívicas o culturales, no

políticas ni sindicales, bajo las condiciones siguientes: a) que no haya en la

población otro local adecuado; b) qué se haya obtenido previamente permiso de la

autoridad; civil; c) que haya algún responsable de su desarrollo; d) que se

tenga permiso del respectivo arcipreste, el cual deberá estar informado y

hablarlo en la reunión arciprestal, excepto en los casos urgentes, y e) que una

vez celebrado el acto, el arcipreste tendrá que enviar a) obispado una

comunicación en la que se indiquen las características del acto celebrado´ y tos

motivos que tuvo para aprobarlo.

El documento del obispo Caries Gordo también puntualiza que ningún local

eclesiástico puede utilizarse con el finí de preparar propaganda de partidos

políticos o grupos sindicales, ni a modo de simple depósito de materiales, y, en

el caso de duda, deberá consultarse con el obispado, el cual dará la solución

adecuada.

Estas decisiones fueron tomadas después de una reunión con todos los arciprestes

del obispado de Tortosa, y su última finalidad es procurar que la Iglesia sea y

aparezca totalmente libre y por encima de las opciones políticas o sindicales,

muchas de las cuales pueden ser tomadas licitamente por los fieles en

particular. De esta manera, la Iglesia será ante todos testimonio de su propia,

identidad religiosa y trascendente.

FOLLETOS DE ORIENTACIÓN POLÍTICA

La Vicaria Episcopal de las zonas de Martorell, Garraf y el Penedés ha editado y

repartido entre los fieles tres folletos de orientación política, bajo los

títulos de: Participar en la política no es sólo un derecho, sino un deber;

¿Cuáles son los mejores caminos políticos?, y La Iglesia no´ ha de ser neutral

en el campo político. En este último, que pudiera parecer partidista, se indica

que la Iglesia tiene lai obligación de defensar los derechos humanos, apoyar a

los más pobres, débiles, marginados; promover el desarrollo de toda persona, ser

la conciencia que critique los defectos de la sociedad y de los partidos

políticos, orientar la conciencia de los cristianos sobre política, trabajar por

la paz y la justicia y relativizar las ideologías, todo ello no como quien

manda, sino como quien sirve.

E. A. M.

11 (1055)

 

< Volver