Autor: Iribarren Rodríguez, Jesús. 
 Especial Elecciones I. Votar en cristiano. 
 ¡Ojo al timo de la estampita!     
 
 Vida Nueva.    28/05/1977.  Página: 30. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

¡OJO AL TIMO DE LA ESTAMPITA!

Por Jesús IRIBARREN

UN solo billete, de mil suele cubrir el macizo paquete de recortes de periódico,

por el que el paleto entrega todos sus ahorros.

En el campo de la propaganda electoral, y a juzgar por lo cuidadosamente

recortados que ofrecen1 los conceptos algunos partidos, carteles y

publicaciones, es fácil ver que piensan obtener los votos del puebla no

especialmente avisado, cubriendo todos los inútiles recortes —todos del mismo

tipo— con un solo billete de mil: sea la palabra libertad, justicia, moralidad o

democracia.

Los obispos ponen en guardia contra el timo de la estampita electoral y contra

el deslumbramiento de las grandes promesas vacias: España se expone a entregar

lodos sus ahorros (en familia, enseñanza, religión, región propia, libertad de

residencia o disponibilidad de su peculio) yendo a las urnas —ventanilla de la

caja política de ahorros— de! brazo de un timador que le dará a cambio del voto

un paquete de totalitarismo envuelto en el papel de plata de la democracia.

La antología de textos del Secretariado del Episcopado constituye una guia para

examinar idea por idea los programas de partido, antes de cerrar el trato.

Nadie da en el mercado algo por nada: si te ofrecen grandes resultados, tienen

que exigirte grandes sacrificios. Un programa político que te prometa paraísos

políticos o económicos, sin la contrapartida de la seria limitación de tu

egoísmo, te está engañando.

En los países que practican la libra competencia en materia de mercancía

política, !a calidad se controla automáticamente con el uso y ei cambio

periódico. Los laboristas ingleses no se engañan sobre las ´intenciones de los

conservadores, y los liberales saben el pie de que cojean los laboristas. En

tierras donde, después de un largo cierre -de! mercado, lo reinauguran en parte

con mercancía de importación, hay que preguntarse qué resultados conocidos tiene

en su país de origen. Sistemas y partidos probados en la Argentina, o en Chile,

o en Bulgaria, o en Italia, no pueden ser una sorpresa sino para los ciudadanos

que son1 de nacimiento "carne de timo". Se sacan al escaparte, remozadas con

hojas brillantes de plástico, mercancías nacionales: lo que quedó visto en 1923,

o en 1937, o en 1942, o «n 1959, está juzgado para 1977.

El timador tiene casi siempre un primo o un conocido en el ayuntamiento, de los

que es raro que no se acuerde e\ timado, se monta el abuso de confianza sobre el

recuerdo de apellidos. ¡Ojo a los apellidos! El futuro de España se hace sobre

programas y no sobre caciques ilustres. ¿Qué piensa o qué no quiere decir la

propaganda de un partido sobre libertad de la escuela, sobre aborto, divorcio,

nacionalizaciones, salarios, dividendos e impuestos, seguridad social, tortura o

prensa?

El -Episcopado español —el cura del pueblo, para entendernos— tiene mucha razón

para invitarnos a echar un ojo sobre nuestra "actitud crítica ante ´los engaños

u ocultaciones tácticas".

 

< Volver