Autor: J. C. C.. 
   Declaraciones del ministro señor Solís Ruiz por Televisión Española  :   
 La remuneración tiene que corresponder a la capacidad y al rendimiento. 
 ABC.    03/07/1959.  Página: 39-40. Páginas: 2. Párrafos: 29. 

DECLARACIONES DEL MINISTRO SEÑOR SOLIS RUIZ POR TELEVISIÓN ESPAÑOLA

LA REMUNERACIÓN TIENE QUE CORRESPONDER A LA CAPACIDAD Y AL RENDIMIENTO

Precisamente sobre esta realidad ha de sostenerse la jerarquía social del trabajo

LA TAREA HOY MAS IMPORTANTE ES LA COLABORACIÓN SIN RESERVAS Y SIN CAUTELAS ENTRE LA ORGANIZACIÓN SINDICAL Y LA ADMINISTRACIÓN PUBLICA

El ministro secretario general del Movimiento, D. José Solía Ruiz, sostuvo anoche una entrevista ante las cámaras de T. V. E. con D. Antonio de Miguel, consejero de Economía Nacional, y su hijo, el profesor D. Antonio de Miguel Alvarez. El Sr. Solís respondió asi a las preguntas que se le hicieron:

—¿ En qué medida ha contribuida la Organización Sindical al desarrollo económico de España?

—Ha contribuido de muchas formas, pero yo quiero resumir todas ellas en una, que me parece importantísima: el clima de convivencia, de integración, de colaboración, que la Organización Sindical ha establecido en el mundo del trabajo, creando la paz social, que es Id situación indispensable sobre ta que puede levantarse el desarrollo económico.

—¿ Hubiera sido posible este desarrollo en plena efervescencia de odios y banderías entre los factores hunianos de la producción ?

—Esta pregunta queda contestada en mi respuesta anterior. Efectivamente, no hubiera sidoposible el desarrollo ecnocómico en un clima de enfrentawiento de obreros con obreros, de obreras con empresarios, de banderías políticas, de división nacional,y de reivindicaciones sociales carentes de base económica.

—¿ De qué conquista o realización se siente más satisfecha la Organización Sindical española?

—De haber reunido alrededor de una mesa, después de nuestra querrá de Liberación, a los elementos principales de la división social, para plantear ordenadamente los problemas de cada uno, poniendo por delante el interés superior de la Nación. Después son incontables las realizaciones concretas de la Organización Sindical. Se propuso ofrecer un período de descanso para nuestros trabajadores, y ahí está la geografía española, llena de residencias y de ciudades que son un ejemplo para A mundo. En pleno agobio de viviendas nos propusimos ofrecer una muestra de lo que es capaz la voluntad creadora de la Órganización Sindical e hicimos en menos de un año cuarenta mil. Preocupaban al Generalísimo las malas condiciones de la ribera del Manzanares, que se orienta hacia el Pardo para el esparcimiento de los españoles en la época estival, y levantamos el Parque Sindical Puerta de Hierro, que es un modelo en su enero. Estamos dolando a los programas industriales de estos años de mano de obra especializada Mediante Escuelas de Formación Profesional Acelerada. Los Consejos Económicos han movilizado a las provincias en favor de sus grandes cuestiones de potenciamiento como no existen precedentes. Nuestros Congresos Sociales han puesto al día la justa y oportuna demanda de nuestro inundo de trabajo, al par que una ideología social moderna. Hemos establecido más de nueve mil cooperativas. En fin, seria un balance abrumador de los motivos de satisfacción que tiene la Organización Sindical española. Al tiempo hemos practicado, respecto al exterior, una política de puertas abiertas, de conocímiento de, gentes, de colaboración y de entendimiento; precisamente fn esta nueva situación de incorporación

a los organismos económicos europeos hemos sido los pioneros.

—¿Es válida la concepción igualitaria, del socialismo ´´cada hombre un voto" y "cada hombre un salario", o se estima que, en los trabajadores hajr valores diferenciales que deben estimarse y recompeusarse de distinta manera?

—La igualdad de los hombres ante el salario es una iniciación a la vagancia y alentó, ctntra su propia dignidad, kl Estado debe garantizar un salario minimo, pero por encima de éste, la remuneración tiene. que corresponder a la capacidad y al rendímiento. Precisamente la jerarquía social del trabajo ha de sostenerse sobre esta realidad.

—¿ Con qué resortes ha contado la Organización Sindical española para promover la estrecha y fecunda colaboración entre productores, empresarios y técnicos?

—Primero, con el resorte de la ideólogía, del pensamiento socialcristiano, de los beneficios que representa, la unidad política, la unidad social, la unidad Racional; y después, Con una sincera y constante invocación de las cosas, qite el hombre no ofusr codo entiende perfectamente, como, son la de no considerar al prójimo como enemigo, la de aceptar el interés supremo de la Patria, la de compartir las conquistas de justicia social que pertenezcan a nuestro mundo moderno y, como es natiiral, el resorte de], ingenio, de la voluntad de servicio y de la paciencia y competencia de los dirigentes sindicales; y ahora, de cara atfo nuevos acontecimientos económicos, la corrección de algunas estructuras para que éstas sean actuales, ágiles y eficaces.

—¿La formula dé nuestra Organización Sindical es exclusivamente español esta inspirada en algún modelo extranjero?

—Tengo la impresión de que let fórmula es original española, sin que, por otra fiarte, los móviles o los caminos que nos ítait llevado a ella pertenezcan a un estado di opinión muy generalizado del mundo actual, qtie aspira a la convivencia sobre rasones más reales y más, válidas que las Políticas al viejo uso. Si la actividad principal del hombre es la del trabajo, la colaboracion, el entendimiento y la unidad hay que buscarlas en esta actividad y no en otra parte.

—-¿ Cuál es la tarea más importante que tjene hoy ante sí la Organización Sindical española ?

—Creo gite la más importante es la de la colaboración sin reservas y sin cautelas entre la representación nacional que vive dentro de la Organización Sindical y la Administración pública. La orgánización Sindical es casi toda la sociedad española por primera vts organizada. La Administracion no debe desconocer en ningún caso esta realidad, que es una conquista del Régimen. Entre la representación y la Administración debe existir, de manera permanente, un fecundo diálogo.

—¿ Puede medirse de algo una manera él cambio del panorama laboral de Empaña provocado por la Organización Sindical?

—Sí; hemos creado una nueva conciencía en los trabajadores para entender la misión y las dificultades de la empresa. Y hemos contagiado a la empresa de tina preocupación por la vida y el bienestar de los trabajadores. Esla comprensión mutua ha cambiado violentamente el panorama laboral de España.

—En la Organización Sindical única ¿se sienten los Sindicatos absorbidos o se sienten realzados y poderosos ?

Es un viejo axioma que la unidad crea La fuerza. La pluralidad sindical deja a los ¡Sindicatos inermes ante fuerzas exteriores. La unidad sindical, aparte de hacerlos poderosos, constituye una forma civilizada tíe organización en bloque de la sociedad.

—¿Pueden ponerse algunos ejemplos que demuestren cómo se ha elevado a través de la educación sindical el sentido de la dignidad y de la responsabilidad del trabajador español ?

—Podría poner muchísimos, pero hay Uno muy próximo: el último Consejo Social, en el que se ha prescindido de toda retórica y demagogia, y los trabajadores ÍUM acudido a el con el rigor de la argumentación y de las cifras, poniendo de manifiesto que est&n enterados de los más complejos problemas de vida económica española y saben hasta dónde pueden llegar tn ta coyuntura económica actual en el capítulo de sus peticiones.

—De tío haberse llevado a cabo la Organización Sindical española, como tercer soporte de Ja estructura política de España —Familia, Municipio y Sindicato—, ¿ cuál sería nuestra.situación actual en el campo económico y en el social ?

´—Las hipótesis sobre lo que hubiera pasado y no ha sucedido son siempre avanturádaS. La Organización Sindical lia encuadrado al pueblo trabajador, y de se ha,sentido voluntariamente comprometido en las vicisitudes de estos años. No ha, sido un ente pasivo. Se ha contado con él, y la relación Politica entre gobernantes y gobernados ha. podido producirse con espontaneidad. Toda la política social que se ha creado en estos afíos de nueva planta ha tidodebida a tina presión pacífica y libre, tjtrtlda por los gobernados acerca de los gobernantes, con stts iniciativas acertadas y s¿s rosones justas; en tanto que los gobernantes deseaban cumplir en cualquier caso tes estipulaciones de nuestro Fuero del Trabajo, No ha pasado otra cosa. No merece la pena pensar en otros supuestos. Precisamente toda nuestra preocupación esencial se resume en que fsjta estructura, Familia, Municipio y Sindicato, alcance el rendimiento máximo.

—El señor ministro acaba de regresar de un interesante viaje al extranjerp, al frente de «na delegración sindical. ¿Puede decirnos si ha advertido progresos respecto a la comprensión y estimación que España inspira más allá de sus fronteras?

—He advertido progresos, extraordinarios,, pero es preciso aclarar que esa com´prensión y estimación ha habido que ganarla principalmente mediante los contactos personales, y esto resulta natural. Una conversación de buena voluntad disipa muchos recelos. Los viejos sentimientos de afecto hacia España de los países que he visitado estan siendo reforzados, por las personalidades qué rígen hoy esos países con gran tino de estadistas y una enorme responsabilidad política e histórica. Las pruebas de afecto de los dirigentes alemanes y franceses, nos km impresionado y conmovido.

—¿Cree el señor ministro que hay un sincero deseo por parte de otros países de vernos incorporados a la vida económica de Europa?

—No solamente sincero, sino apremiante. Nuestra incorporación a la O. E. C. E. les alegra enormemente, y hemos escuchado de todos ellos instancias muy sinceras para que no demoremos esta incorporación ni u* momento más. He advertido un deseo muy expresivo de vertios dentro de toda acción europea común y de ayudarnos en lo que haga falta.

 

< Volver