Autor: Arranz, Luis. 
   "En el campo reside la gran esperanza española"  :   
 Palabras de Solís a 20.000 agricultores cooperativos concentrados en Baeza. 
 Pueblo.    31/05/1963.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

«EN EL CAMPO RESIDE LA GRAN ESPERANZA ESPAÑOLA»

«Hemos de procurar al campesino una vida más dgna, más segura, impidiendo así que tenga que buscar trabajo en otras tierras»

«Es en la vida asociativa donde reside la verdadera tuerza de los trabajadores»

«QUEREMOS UN SINDICALISMO QUE INFLUYA EN LA POLÍTICA DE LA PATRIA»

Palabras de Solis a 2O.OOO agricultores cooperativos concentrados en Baeza

BÁEÍA.

(De nuestro enviado especial, luis Arranz.) Más de veinte mil personas aclamaron, aquí, en Baeza, al ministro secretario general del Movimiento y delegado nacional de Sindicatos, don José Solís Ruiz, en el acto con el que se cerraron aquellos otros de carácter cooperativo de los que ya dimos cuenta en la crónica de ayer. Decenas de pancartas saludaban al ministro, hacían peticiones, exponían problemas en lenguaje telegráfico, conciso y claro; algunas, hasta con una pincelada de humor, como esa de: "La estertfieación es el metílico del aceite". El aceite fue, en este acto, el tema clave, porque si bien intevinieron en él los más destacados elementos de la cooperación, que tanto está consiguiendo para Jaén, fue cuando D. Domingo Solís habló fuerte y claro sobre los problemas del aceite cuando se alzó el clamor de la multitud, un clamor general, que no venía de gargantas de propietarios o de trabajadores, sino de toda la gente, de todo el pueblo de Jaén.

Permítaseme ahora, sin meterme en libros de caballeáis económica, sin plantear el problema general de España, que m». ««ote las razones de estos horrores, que ven como wuuu* een un renglón importantísimo de nuestra economía, cómo pueden obtener y obtienen una ganancia considerable, y comprueban que esta riqueza no revierte en Jaén, que tan necesitada está de ella. Porque otra cosa sería si Jaén se encontrara a un alto nivel económico y social; otra cosa, si fuera una provincia industrializada suficientemente para transformar los productos de su agricultura. Pero, desgraciadamente, no es asi, y puede resultar beneficioso para todo que el dinero de Jaén vuelva a Jaén. El Estado, sin intervencionismos a ultranza, podía vigilar para que así ocurriera. Ahora, desde luego, no sucede. Todo esto hemos querido entender en las palabras de don Domingo Solís, presidente de la Cooperativa Provincial de Jaén, y auténtico , der del campo jiennense, con muchas buenas condiciones para serlo. Cuando vamos a abandonar Baeza, y escribimos estas líneas, los olivareros se aprestan para trasladarse a Madrid, donde va a celebrarse, una importantísima asamblea, en la que se , debatirán estas cuestiones.

El acto se celebró en la nueva factoría algodonera cooperativa. En él intervinieron algunos dirigentes de las cooperativas del algodón. Pero, como ya decía ayer, éste del algodón es aquí un cultivo secundarlo, que por sus fechas de trabajo puede y debe ser un complemento óptimo del olivar, desde el punto de vista social. A todo ello se refirió luego el ministro, acogido, en muchos párrafos de su intervención, con clamorosas ovaciones. Solis, hombre que procede del campo, precisamente de estas tierras andaluzas, vibra y hace vibrar con los problemas que el campo tiene; hace saltar a la gente cuando defiende las posibilidades andaluzas. Así lo hizo en su discurso, en el que pidió la continuación de la vida asociativa, como en estas cooperativas ocurre, para la defensa de los intereses generales. Sólo con Un camoo fuerte Y organizado.

dijo solis, podremos elevar el nivel de vida de nuestros trabajadores, 5 en el campo, señaló, se diga lo que se quiera, reside la gran esperanza y la salvación de España: en el campo es donde tenemos nuestra gran reserva.

También en este acto de Baeza, Solís insistió en la necesidad de elegir los mejores para que la vida asociativa sea fructífera, para que la representación del mundo del trabajo sea eficaz, para que la participación de todos los elementos de la producción en la vida política del país pueda ser realmente beneficiosa. Cara a las elecciones sindicales, que ahora comienzan, el ministro y delegado nacional de Sindicatos ha tenido empeño en decírselo a los hombres de Jaén. "Las elecciones son libres y en vuestras manos está el futuro de vuestras organizaciones", afirmó el ministro, quien luego se congratuló de que en Jaén se haya calado ya en ello, como eran .buena prueba las realizaciones que se inauguraban y que, alzadas ahora por un grupo de hombres activos, hace unos años hubieran parecido sueños utópicos.

De hombres nuevos calificó el ministro a estos hombres del. campo de Jaén. Cruzando los pueblos de España se ve que hay muchos hombres nuevos. En todas partes hay una enorme inquietud por mejorar lo que se tiene. Solís, hombre de diálogo, ha subrayado más de una vez a lo largo de este viaje, que finaliza en Baeza, su satisfacción porque le presenten problemas, porque le señalen aspiraciones. Es la única Forma de progresar.

 

< Volver