Entrega del premio Díaz-Llanos al ministro Secretario del Movimiento  :   
 El señor Solís se congratuló de la colaboración que los economistas prestan a los Sindicatos. 
 ABC.    27/02/1964.  Página: 33. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ENTREGA DEL PREMIO DÍAZ-LLANOS AL MINISTRO SECRETARIO DEL MOVIMIENTO

El señor Solís se congratuló de (a colaboración que los economistas prestan a los Sindicatos

Se ha celebrado en el Palace Hotel el homenaje al delegado nacional de Sindicatos, don José Solís Ruiz, con motivo de hacerle entrega del diploma del premio Rafael Díaz-Llanos 1963, instituido por el Colegio Nacional de Economistas, y que le ha sido adjudicado en razón a los relevantes méritos que en el mismo concurren y su destacada labor en defensa de los intereses de la profesión.

Presidieron él acto con el decano del Colegio Nacional, señor Díaz-Llanos, y el homenajeado los señores Menéndez Tolosa, ministro del Ejército; Nieto Antúnez, ministro de Marina; Romeo Corría, ministro de Trabajo; Fraga Iribarne, ministro de Información y Turismo; Martínez Sánchez-Arjona, ministro de la Vivienda; Gual Villalbí, ministro presidente del Consejo de Economía Nacional, y otras personalidades.

Asistieron más de quinientos comensales.

A la hora de los brindis el secretario del Colegio Nacional de Economistas leyó algunas de los centenares de adhesiones recibidas de toda España. Seguidamente el señor Díaz-Llanos hizo el ofrecimiento del agasajo al señor Solís, con la subsiguiente entrega del diploma. Se refirió a la creación de la Facultad de Ciencias Económicas, considerándola como la más importante aportación del Régimen a la cultura.

Subrayó la visión del Caudillo, que se percató de la urgente necesidad de contar con economistas profesionales en un momento en que era difícil comprender su punto de vista.

Destacó la labor económica realizada en los planes económicos, provinciales, que se adelantaron al Plan de Desarrollo, y sin los cuales este último no hubiese sido posible. Estableció la diferencia entre la teoría económica pura y la política económica, concepto que suele confundirse. Estimó que la asistencia unánime y precisa al homenaje constituía su mejor justificación, rompiendo la vieja leyenda y realidad de la envidia nacional que amenaza siempre a los que tienen sobre sus hombros el tremendo peso de la dirección y la tremenda responsabilidad del mando. A continuación el señor Díaz-Llanos entregó el título e impuso la placa de economista de honor, entre gran ovación, al señor Solís.

PALABRAS DEL SEÑOR SOLÍS

Seguidamente el señor Solís se levantó para dar las gracias por el homenaje que se le tributaba. "Soy enemigo—dijo—de toda clase de homenajes públicos, pero este no he podido por menos que aceptarlo, porque en realidad no es a mí, sino al cuerpo sindical, por el que tanto llevo laborando desde todos los puntos de vista. He defendido y defiendo ardorosamente a los trabajadores y defiendo con igual ahinco la existencia de grandes empresas, porque es el medio de que puedan vivir mejor los que en ellas trabajan. Desde el Movimiento hasta la fecha hemos ganado muchas metas para la patria y hemos tenido sugerencias para los Gobiernos por virtud de las cuales hemos conseguido la convivencia, el diálogo y la hermandad." Por último se congratuló de la colaboración que los economistas han prestado a la Organización Sindical y a ello se debe la creación del Cuerpo de Economistas Sindicales.

 

< Volver