Al tomar posesión de la Vicesecretaría del Movimiento. 
 Ortí Bordás pone reparos a la tecnificación de la política     
 
 Informaciones.    11/11/1969.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Al tomar posesión de la Vicesecretaría del Movimiento Ortí Bordas pone reparos a la tecnificación de la política

MADRID, 11. (CIFRA.)

Mi generación, que es una generación madurada en ¡a paz, es consciente de los compromisos que tiene contraídos con aquellas que la precedieron en horas de insoslayable sacrificio», dijo, entre otras cosas, en su discurso, al tomar posesión de su cargo el nuevo vicesecretario general del Movimiento, don losé Miguel Ortí Bordas, en acto celebrado ayer tarde en la Secretaría General del Movimiento.

FERNANDEZ MIRANDA CONDENA EL MONOPOLIO POLÍTICO, LA DISCORDIA Y LA REVANCHA

RODRÍGUEZ DE VALCARCEL AGRADECE A FRANCO LA ACEPTACIÓN DE SU RENUNCIA

«Mi generación —dijo más adelante— guarda agradecida memoria de la vocación de justicia que movilizó las mejores energías de la juventud de treinta años atrás. En mi jerarquía de lealtades, la lealtad debida a los hombres que nos antecedieron ocupa una posición preeminente. Pero tampoco quiero ocultaros que sobre ella edifico la lealtad a mi tiempo, la lealtad a los hombres nacidos después de la guerra, la lealtad a un nuevo repertorio de aspiraciones que suponen un emplazamiento a nuestra generosidad, nuestra imaginación y nuestro coraje.»

Señaló después que es un hombre del Movimiento, cauce abierto a la plural participación popular en las tareas políticas, y añadió que hoy la tecnificación de las decisiones y el apaciguamiento de las contiendas ideológicas constituyen notas señaladas de la vida colectiva, pero que, sin embargo, no cabe aceptar este diagnóstico sin formularle capitales puntualizaciones. La misma dinámica histórica que tecnifica la política —afirmó el señor Ortí Bordas— hace mas apremiante e imperativa la tarea de Idear fórmulas que impidan que aquel fenómeno suponga un atentado contra te—democracia, un desconocimiento de las auténticas apetencias de la comunidad. La respuesta española a esta problemática contemporánea de la democracia ha de encontrarse en los canales de participación del Movimiento. Y a los hombres del Movimiento no nos justifica otra tarea que esta de dejar perfectamente claros todos ios cauces que posibilitan la presencia del pueblo español en los ámbitos del Poder.

FERNANDEZ MIRANDA Y LA UNIDAD

Con anterioridad pronunció unas palabras el ministro secretario general, señor Fernández Miranda.

«Como ministro secretario general que ha jurado servir a la tarea integradora de todos los hombres que vivimos y hacemos España, declaro ahora aquí que, para mí, la Falange auténtica, la Falange de José Antonio, es raíz esencial y parte constitutiva del Movimiento. Parte integradora, integrante e Integrada en el Movimiento de Franco. El Movimiento de la ley Orgánica del Estado.»

Agregó que quería decir, con La misma inequívoca claridad, que aquel grupo, sea el que sea, que pretenda el monopolio o la disgregación, la discordia o la revancha, no sirve a la unidad de España, y esta afirmación —agregó— quiero hacerla desde unas palabras de José Antonio: «Todo lo que arriesga la unidad de destino de la Patria, es separatismo.» «Queremos una Patria que nos una en una tarea común.»

«Nadie, desde un grupo, puede decir que España es nuestra, como si fuera un objeto patrimonial.»

«España, como Patria, es irrevocable y la solidaridad de todos los españoles, sagrada.»

«Estas palabras de José Antonio —continuó diciendo—, espigadas en su obra, son la gran verdad que. late en la raíz esencial de la Falange. Quien pretenda utilizarla de una u otra manera, desde la exaltación o el denuesto, para fines de grupo, ni es inteligente, ni ha entendido nunca la Falange, ni sirve a la unidad de España. Estas palabras no son dichas aquí tan sólo como una definición del ministro secretario general, sino como un homenaje a la entereza, nobleza de la estirpe de los Rodríguez de Valcarcel, como homenaje al ejemplo de Alejandro, como recuerdo estremecido a su hermano Carlos.»

A continuación, el vicesecretario saliente, don Alejandra Rodríguez de Valcarcel, pronunció unas palabras de despedida en las que hizo un resumen de la etapa en la que le ha tocado servir bajo la capitanía de Franco y a las órdenes directas de Solís, y mostró su gratitud al Jefe Nacional del Movimiento que le designó para este puesto y 1» aceptó su renuncia. Tuvo también palabras de gratitud ai ministro Solís y al nuevo ministro secretario, señor Fernández Miranda, «más de adicto sereno per sus palabras, más de afecto apasionado que de serena objetividad».

Asistieron loe ministros d» Trabajo, don Liclnlo de la Fuente; de la Vivienda, don Vicente Mor tes Alfonso; de Agricultura, don Tomás Allende y García-Baxter, y secretarlo general de Sindicatos, don Enrique García Ramal; subsecretario de la Gobernación, don Santiago Cruylles; fiscal del Tribunal Supremo, don Fernando Herrero Tejedor; secretario general de Sindicatos, don Rodolfo Martín Villa; consejero nacional, don Juan Sánchez-Cortés; gobernador civil de Madrid, don Manuel Pardo de Santayana; gobernador militar, general don Carlos Iniesta; delegados nacionales de Servicios del Movimiento, numerosos procuradores en Cortes y otras muchas personalidades.

El ministro de la Vivienda, don Vicente Mortes Alfonso, a quien acompañaba el ministro de Trabajo, don Licinio de la Fuente, y el vicesecretario general del Movimiento, don José Miguel Ortí Bordas, dio ayer posesión, en un acto celebrado en su despacho oficial, a los nuevos altos cargos de su Departamento: subsecretario, don Francisco Javier Traver Aguilar; director general de Urbanismo, don Antonio Linares; secretario general técnico, don Antonio Leyva; inspector general de Servicios, don Eduardo Navarro, e inspector nacional del Ministerio, don Alberto Martín damero.

 

< Volver