Pleno del Consejo Nacional. 
 "Unidad de dirección, fomento y ejecución en la política deportiva española"     
 
 Arriba.    16/12/1969.  Página: 19-20. Páginas: 2. Párrafos: 55. 

PLENO DEL CONSEJO NACIONAL

«UNIDAD DE DIRECCIÓN, FOMENTO Y EJECUCIÓN EN LA POLÍTICA DEPORTIVA ESPAÑOLA»

«Inclusión de los planes de construcción de instalaciones deportivas en el III Plan de Desarrollo»

«REESTRUCTURACIÓN DEL DEPORTE EN LA ENSEÑANZA, PRINCIPALMENTE EN LA UNIVERSITARIA»

INFORME DE JUAN ANTONIO SAMARANCH ANTE EL CONSEJO NACIONAL DEL MOVIMIENTO

A continuación del discurso del señor Fernández Miranda intervinieron los Consejeros Nacionales señores Labadíe, Fraga, Ballarín y Hertogs.

«Lamento de verdad —comenzó diciendo el señor Labadíe—no coincidir, como hubiera sido mi deseo, ni poder dar mi aprobación al informe que acaba de hacernos el Ministro Secretario General. Me refiero de modo concreto, ya que a todo lo demás condiciona, al asociacionismo, y singularmente al asociacionismo político.

Porque de sus palabras saco la conclusión de que parece que no hay intención de aplicar con carácter inmediato el Estatuto de; Régimen Jurídico Asociativo del Movimiento, aprobado por esta Cámara el 3 de julio último, pretendiendo reconsiderar la cuestión.»

El señor Labadíe añadió que se oponía a ello porque entiende que se incurre en un error político, con daño grave para el Consejo Nacional. Afirmó que el Estatuto aprobado ,con todas sus limitaciones, era —a su juicio— el mejor modo de garantizar, no obstante, unas reglas de juego que aseguren Ja convivencia política democrática de los españoles, haciendo posible el ejercicio de la libertad dentro del orden, y la solución única, la sola salida de futuro, para el movimiento político creado por Franco hace treinta y tres años ai unificar entonces, bajo su jefatura, a todas las fuerzas nacionales.

«Hemos alumbrado una tercera solución —dijo—, que estamos en el deber de poner en marcha sin perder tiempo en nuevas discusio nes, porque así el movimiento de la Ley Orgánica que aprobó el pueblo español hace tres años será más fuerte y auténticamente popular y democrático.»

Fraga Iribarne

El señor Fraga señaló que la aprobación del texto que se sometía al Pleno planteaba al Consejo una cuestión de principtos. un problema político de la mayor trascendencia. El texto, que se propone no incluye ni una sola vez la palabra «asociación o asociacionismo». Cuando todo hacía suponer que las asociaciones iban a ser el eje principal de la acción política del Movimiento, cuando el Consejo acaba de aprobar las lases del régimen jurídico asociativo del Movimiento en su última sesión plenaria, es cuando se propone la supresión de la Delegación Nacional de Asociaciones, la que tan importantes funcionas se encomendaba en aquel texto.

Las bases del régimen jurídico asociativo dei Movimiento fueron aprobadas el 3 de julio, pero el texto aún no ha sido publicado. Se propone, además, que se suprima la Delegación Nacional de Asociaciones cuando más trabajo va a tener, cuado más falta hace. «Nadie piense —dijo el señor Fraga— que esta Cámara será la misma si se inhibe ante este problema fundamental y si se traga su propio acuerdo unánime del mes de julio.»

El señor Fraga concretó su intervención preguntando si el Ministro Secretario General estaba en situación de informar al Consejo sobre la próxima publicación del texto aprobado por la Cámara el pasado mes de julio. En caso afirmativo, si aceptaría una enmienda conservando la Delegamartes 16 diciembre 1969

ción Nacional de Asociaciones o atribuyendo a las nuevamente creadas o a una de ellas la plenitud de las funciones que el Estatuto reconoción a dicha Delegación nacional. En caso negativo, preguntó si el Consejo estaba en situación de debatir sobre el texto propuesto o cualquier otro.

De una manera concreta solicitó dejarlo sobre la mesa y la con vocatoria urgente del Pleno para estudiar la situación del Estatuto Asociativo del Movimiento y de) propio Consejo Nacional, como Cuerpo constitucional del Estado

Ballarín Marcial

Seguidamente intervino el Consejero Nacional señor Ballarin, quien se refirió al discurso del Ministro y manifestó que, con todos los respetos para su tesis, quería oponerse a ella, porque estimaba que se habían infringido las normas de procedimiento reglamentariamente establecidas para los trabajos del Consejo.

Consideró que la estructura de la Secretaria General tenía que regularse por el propio Consejo y era de aplicación, por tanto, e! artículo 39 dei Reglamento.

Tras una serie de consideraciones sobre este asunto pasó al tema del asociacionismo y se preguntó qué iba a ser del texto aprobado por la Cámara el pasado 3 de julio sobre bases del régimen jurídico asociativo del Movimiento.

Pasó luego a hablar sobre el asociacionismo político y dijo que podrían derivarse graves daños para el Régimen y para el país si se cortara el camino de ese asociacionismo y nos encerráramos en el castillo roquero para esperar allí, sin puente levadizo, lo que el futuro nos depare.

El asociacionismo político —aña dio— es el mejor desafío que podemos lanzar al rostro de nuestros enemigos políticos. Tal y como quedó configurado en las famosas bases, fue un acto de valor y de fe en nosotros mismos y en nuestra doctrina, orgullosos de ser españoles. No lo copiamos de ningún país extraño; inventamos, por el contrario, una forma de democracia orgánica y representativa que podríamos exhibir ante los países de Europa.

Luis Hertogs

Don Luis Hertogs se refirió en su intervención a algunos aspeo tos reglamentarios en relación con el proyecto de estructuración de la Secretaria General fiel Movimiento, y consideró que, a su juicio, la redacción gramatical de los preceptos da a entender, aunque éste no sea su espíritu, que se hacen delegaciones de facultades que corresponden al Consejo Nacional.

Sobre las bases de apertura que se señalan en el proyecto, mant festó que no todo el que defiende lo tradicional es inmovi1ista. Echó en falta en el proyecto la alusión a la Vieja Guardia y Guardia de Franco, e hizo una serle de consideraciones sobre el texto que se proponía a la aprobación del Pleno.

A estas intervenciones contesto el Ministro y Vicepresidente del Consejo con las siguientes palabras:

Contestación de Fernández Miranda

«Señores Consejeros: Brevemente, porque los señores Consejeros que han intervenido han expuesto su propia opinión, a la que no debo más que respeto, pero la han expuesto sin que rara vez se hayan referido a la exposición que yo había hecho.

Sólo me interesa aclarar algunas cosas.

Primero. La cuestión de procedimiento. El Consejero señor Bailarín, que la ha planteado, ha hecho referencia al articulo 39 del Reglamento y ha hecho una referencia exacta, que él misino ha leído. Pero él no ha sacado la conclusión del último párrafo, que dice: «A no ser que haya procedimiento especial».

Exactamente, de eso se trata, de un procedimiento especial determinado por el artículo 40 de la Ley Orgánica del Movimiento, que, a diferencia de las demás cuestiones, dice que la propuesta tendrá que ser hecha por el titular de la Secretaría General. Y el Estatuto en su art. 46 especifica el término régimen regular por el Consejo, previa propuesta del titular ile la Secretaría General e informe de la Comisión permanente. Y el Estatuto, en ese artículo, párrafo segundo, dice: «Acordado», con lo cual queda claro que el acordar es el modo de regulación, es decir, aprobando o desaprobando la propuesta que hace el Secretario General.

Pero esta interpretación, que me corresponde legalmente como Vicepresidente del Consejo, no la he hecho yo; la ha hecho anteriormente el propio Consejo cuando al tratar del Estatuto, a propuesta del Consejero, señor Federico Silva, con Ja ilustración del Consejero Antonio Oriol y en donde participamos los Con sejeros Ortí Bordas y el que tiene el honor de hablaros, quedó claro que no podía ser objeto del Estatuto, porque no podía ser producto de una Ponencia de trabajo, de una Sección, sino propuesta directa de la Secretaria General, y, en consecuencia, lo he propuesto y, por lo tanto, el Pie no dirá sí o no, como corresponda, aprobando o desaprobando.

El Consejero señor Fraga Iribarne ha hecho una apasionada defensa del asociacionismo, pero a veces, con todo respeto, le digo que parecía que no me había oído, que no había tenido en cuenta las palabras que he pronunciado, porque yo he subrayado precisamente que no se trata de eludir el asociacionismo, sino que se trata de subrayar el asociacionismo político, que, con todos los respetos debidos, entiendo que el planteamiento de ese Estatuto asociativo no estaba suficientemente perfilado y, por lo tanto, se confundía con los demás.

El señor Bailarín decía. ¿Qué van a pensar los españoles sobre el asociacionismo, a que él invitó a formar una asociación?... ¿Y por qué lo hizo?... ¿Es que acaso ha sido publicado ya el Estatuto en virtud del cual podía ser realiza da esa actividad?...

Señores Consejeros: Creo que de modo claro he aceptado uita responsabilidad que no me corresponde.

Hace mes y medio escaso que soy Ministro Secretario General. Las vicisitudes de ese Estatuto del asociacionismo no son a mí, precisamente, a quien corresponde explicar, pero asimo esa responsabilidad porque yo no pretecdo, en modo alguno que ese Estatuto sea desconocido, sino más bien pretendo que sus normas se apliquen a cada una de las asociaciones especificas dentro de las Delegaciones respectivas de cada una de ellas, y que dejemos aislado, especificado, el asociacionismo político para plantearlo de modo más ra dical.

¿Qué es eso de decirnos —como decía el Consejero señor Fraga—: la Cámara se va a tragar el asociacionismo? La Cámara no tiene que tragarse nada, porque en e) uso de sus propias atribuciones, teniendo en cuenta que no ha sido sancionado por el Jefe Nacional puede tomar el acuerdo de reconsiderarlo.

Pero ninguna de éstas cuestiones que aquí debatimos, porque el asociacionismo político, en el argumento contundente y claro que he expuesto, es éste: ¿es una función o es un instrumento?

Si es una función no tiene porqué aparecer en la estructura; si es un instrumento, he subrayado claramente que lo considero sus tancial a nuestro Movimiento; que este Consejo Nacional tíene que replantearlo y cuyo replanteamiento —que quede bien claro— no trataba de eludir ningún problema, sino de afrontarlo, ¿Qué tipo de nostalgia puede intentar enturbiar la nítida actitud que sólo pretende que estudíemos los problemas con claridad? ¿Es que acaso yo no he pedido al Consejo que estudiemos juntos esta cuestión? ¿Tan grave es que un Ministro Secretario, que empieza, con toda esperanza e ilusión de entrega y que intenta plantear las cosas con claridad; le pida al Consejo un mínimo de meses de confianza para que todos juntos trabajemos y entonces juzgar si estoy eludiendo o tenciando este Consejo Nacional («Muy bien».)

Señores Consejeros: No quiera cansarles. La actitud de los señores Consejeros me parece lógica en uso legítimo de su derecha a intervenir. Yo intervine antes El Reglamento me autoriza, pero entiendo que no debe según interviniendo.

Someto a la aprobación o de negación, someto al voto y a la decisión del Pleno, las normas dé estructura de la Secretaria General, y de acuerdo con las disposiciones reglamentarias, los señores Consejeros que estén de acuerdo permanecerán sentados, y los que estén en contra tendrán la bondad de ponerse en pie.»

Votación del Consejo

Terminadas las palabras del señor Fernández Miranda se procedió a la votación del proyectó, que fue aprobado, con doce votos en contra y cuatro abstenciones.

En contra del texto del proyecto se pronunciaron los Consejeros don Pedro Nieto Antunez don Manuel Fraga Iribarne, don Alberto Ballarín Marcial, don Antonio Pedrosa Latas, don Agatángelo Soler Llorca, don Luis Hertogs, don Francisco Labada Otermín, don Fernando Hernandez Gil, don Rafael Salgado torres, don Antonio García y Rodríguez Acosta, don Luis Rodriguez Miguel y don Fernando, Matéu de Ros.

Las cuatro abstenciones corresponden a don Jesús Florentina Fueyo Alvarez, don Baldomcro Palomares, don Cruz Martínez Esteruélas y don Jesús Aparício Bernal.

Discurso de Samaranch

A continuación se pasó al siguíente punto del orden del dia, relativo al informe de la Secretaría General del Movimiento, a cargo del Delegado Nacional de Éducación Física y Deportes, don Juan Antonio Samaranch.

PLENO DEL CONSEJO NACIONAL DEL MOVIMIENTO

«Es menester —dijo el señor samaranch— una efectiva «unidad de dirección, fomento y ejecución» para realizar un trabaja eficaz, de perfecta coordinación de los variados elementos que integran todo tipo de desarrollo humano-social (infraestructuras, labor de base educativa, preparación técnica, Oranización...»)

Recordó la enorme labor que en orden al fomento del deporte ha realizado el Movimiento Nacional a través de sus Delegaciones de Sección Femenina, Juventudes, SEU y Organización Sindical Educación y Descansa, impulsando o. sus juventudes a los prácticas deperttcas, creando estructuras y cauces competitivos. Recordo, esporadicamente, la labor de sus predecesores, el heroico general moscardo, primer Delegado Nacional de Deportes, y José Antonio Elda, creador de 2a ley de Educacion Fisíca. Gracias al trabajo y Visión áe ellos, que echaren las tases en momentos dificiles y carentes de medios, se ha podido progresar y extender el deporte, cuya práctica ya es generalmente ttntida como una necesidad por el español medio.

«El señar Samaranch expuso con itoíos precisos algunas realizaciones iniciadas o especialmente impulsadas en los últimos tres años, desde que él fue nombrado Delegacion Nacional: la preocupación del contacto directo con todo el departe español, hecha realidad «era ios visitas, muchas veces repetidíif, a todas las provincias de España. El esfuerzo por crear una mentalidad deportiva en el pueblo, incluso entre ambientes tradicioHatmeníe alejados del mundo deportivo, concretado en las campañas de promocion como el famoso «contamos contigo», la edición de la revisto «Deporte 2009», la organizacion de bienales «El deporte en las Bellas Artes» y otros diversas realizaciones.

Señaló, a continuacion, el volu,ymen economico gue es menester invertir en construcción de instalaciones deportivas si se quiere acceder a un moderno desarrollo deportivo de veredero nivel. La inclusión plena de sito promocstím estructural dentro del III Plan de Desarrollo sería la única solución que permitiría acercarse a este nivel. Ya el hecho de qve el 11 Plan. haya acogido la atencion a le educación jísica y ai deporte, aunque con cifras modestas, supone un gran paso y un esperanzada? pronóstico.

Expuso la coordinación existente con los organismos directamente implicadas en tareas ediuMiioas y de promoción, tal como el Ministerio de Educación y Ciencia e Información y Turismo y otras importantes entidades, sin cuya, comprensión y colaboración sería, imposible progresar en la tarea. Ofreció algunos datos sobre el aumento de cifras de afiliación a las Federaciones deportivas, que en tres años na visto incrementado su número en un 60 por 100.

Destacó la labor del Instituto Nacional de Educación Físico y Iteportes en su tarea ée formar técnicos fisico-deportivos, en sus planes y primeras realizaciones de investigación sobre materias científicas retaciasadas con la educacion fisica y el deporte y «a su intenso, actividad cultural dirigida no sólo a sus alumnos, sino a las federaciones.

Después de presentar otros aspectos de la labor realizada, posó a exponer las conclusiones, que considera «bases precisas para el desarrollo ulterior de la educación física y el deporte en nnesíro Patria».

La unidad de dirección, ¡omento y ejecución volvió a ser invocada como ¡a más importante de las conclusiones de su informe y condición necesaria a partir de este momento en que se puede reconocer una madures alcanzada por ti deporte español, insistío en la inclusion en «i III Plan tíe Desarrollo de los planes tfe construcción de instalaciones deportivas. Aludio « tet etsonne utilidad que supondra la ampliacion del créádo deportivo para estimular las iniciativas privadas üe toda tipo. La reestructuración del deporte en la enseñama, príncipalmente del universitario cediendo stt carácter, de obligatoriedad, a la exigencia de lo legislado para que la educación físico-deportiva tenga total efectividad; la progresiva descentralización y representativadad en los mandos deportivos y de dúos, y el apoyo al desarrollo de asociacionismo, completan los puntos programáticos expuestos por el señor Samaranch.

«La lealtad al movimiento Nacional qite heinos jurado, y que nos efjtoraamos por encima de iodo en cumplir, ha comenzado por un planteamiento sincero de nuestras realidades ff nuestros déseos; con esta frase resumio el Delegado Nacional su exposición, que quedó rubricada con una. alusión agradecida « su Alteza Real el Príncipe de España por tu consiexite aliento haca los esfuerzos deportivos y con una afirmación de «lealtad al presente y futuro en Ja fidelidad a Franco. El deporte español seguirá el cantina por el trazado».

Eleccion de cargos

Terminado el discurso del señor Samaranch, que fue acogido con aplausos, se procedio al nombramiento de Presidente y Vicepresidentes de ¡as diversas secciones del Consejo. Fuerza elegidos Preacétente de Ja Seccion Especial de contrafuero, don josé garcia Hernandez Prcsidente de to Sección Segunda, Estructura y Organizacion del Movimiento, don José Miguel Orti Bordas, y Vicepresifkarte de la Seccion Cuarta, politica Cultural y CientificA, don Jesus Aparicio bernal Sanchez.

A continuacion se procedio a las elecciones 4e Vocal de la mes» y «e Secretario Primero 4&¡ Consejo Nacional. AI no haber má» qae un candidato para cada uno de estos dos puestos y con arreglo al articulo 22 del ReglaMento, fueron elegidas Vocal de I» Mesa, don josé Miguel Ortí Bordas, y Secretario primero del Consejo, don Cruz Martínez esteradas.

No habiendo mas asuntos que tratar, a im dos menos cuarto se levanto la sesion.

 

< Volver