Autor: Baró Quesada, José. 
 El Consejo Nacional. 
 Ayer se suscitaron vivos debates políticos  :   
 La discusión estuvo centrada en torno al artículo 10 del proyecto, relativo a las asociaciones. 
 ABC.    16/11/1968.  Página: 31-33. Páginas: 3. Párrafos: 55. 

AYER SE SUSCITARON VIVOS DEBATES POLÍTICOS

La discusión estuvo centrada en torno al artículo 10 del proyecta relativo a las Asociaciones

EXPRESIÓN DE SENTIMIENTO DE LOS CONSEJEROS POR LA MUERTE DEL TENIENTE GENERAL RODRIGO T DE DON RAMÓN MENENDEZ PIDAL

(De nuestro redactor político, José Baró Quesada.) La sesión matutina de ayer, comenzada a las diez y cinco y concluida cerca de las dos y media de la tarde, estuvo centrada en el artículo 10 del Proyecto de Estatuto Orgánico del Movimiento. En su transcurso se produjo uno de los debates políticos más apasionantes e interesantes de estas deliberaciones. El artículo citado es fundamentalmente el de las Asociaciones y sus fines. La carga emocional y política fue grande. El pasado, el presente y el futuro estuvieron en boca de casi todos los oradores. De antemano se esperaba con enorme expectación la discusión de este artículo, por el que se configurará el derecho de asociación de los españoles.

Los apartados de ese artículo que fueron objeto de las más vivas controversias ton el párrafo flnaL que dice en el texto revisado de la ponencia: "No se permitirá la constitución de Asociaciones que pretendan atribuirse con exclusividad valores que son patrimonio común del Movimiento"; y el C, que con referencia a los fines asociativos especifica en dicho texto: "Contribuir a la formulación de la opinión sobre la base común de los Principios del Movimiento, en servicio de la unidad nacional y del bien común, en ordenada concurrencia de criterios, de conformidad con el artículo cuarto de la Ley Orgánica del Estado y el artículo segundo de la Ley Orgánica del Movimiento y su Consejo Nacional".

Don Alejandro Rodríguez de Valcár-cel abrió la sesión con una dolorosa noticia: la muerte del laureado teniente general don Miguel Rodrigo, consejero nacional del Movimiento por Badajoz. "Hoy ha muerto—dijo—un extraordinario español, un brillante militar, un espléndido falangista, un servidor de la Patria. Que Dios acoja su alma." Propuso, y así fue acordado, que constara en acta el sentimiento de los consejeros nacionales. Luego, también a propuesta del presidente de la Sección Segunda, fue guardado, de pie, un minuto de silencio para orar mentalmente por la ilustre figura desaparecida.

Y se entró de lleno en el tema del debate a renglón seguido de 1a breve .formulación de una cuestión previa por ei señor Soler. Estaba presente entre los consejeros el ministro de Justicia, don Antonio Alaría de OrioL

LA MADUREZ POLÍTICA, LA JUVENTUD Y EL S. E. U.

Doña Monlca Plaza, primera enmendante o sugerente que habla, manifiesta que no sabe la significación que tiene el último apartado aludido y pide una explicación a la Ponencia. El señor Fosada Cacho se muestra disconforme con la redacción del apartado B del artículo discutido y que. con referencia a los fines de las Asociaciones, dice en el texto revisado "Defender y promocionar loa intereses de quienes ejerzan una profesión determinada, no sujeta a la legislación de la Organización Sindical ni a los Colegios Profesionales u otra regulación profesional especifica." El señor Chozas Bermúdez manifiesta: "Voy a insistir un poco en lo expuesto por el señor Posada Cacho." Opina que deben suprimirás lo* términos equívocos.

Don Agatángelo Soler Llorca se ciñe, en principio, al apartado F de los fines asociativos expuestos en el artículo 10 ("Mantener vivos los vínculos nacidos de circunstancias históricas u otros iitn.es de análoga naturaleza"), y pregunta —más bien se pregunta a si mismo— ti esas circunstancias son el 18 de Julio, la Reconquista, la batalla de Trafalgar o el 11 de mayo de 1931 (fecha de la quema de conventos por las hordas republicanas; algunos oyentes oreen que se refiere, más bien, al 14 de abril de ese año). A continuación de esta perplejidad de carácter irónico, continúa sa exposición el señor Soler en medio del mayor interés de los consejeros. Los españoles que tienen distintas tendencias no van a poder desarrollarlas de acuerdo con la ley, según algunos recientes comentarios, sino que van a seguir exponiendo sus pareceres en las tertulias, en los campos de fútbol o comprando periódicos para exponer en ellos esos pareceres. Las elecciones municipales que tenemos no son elecciones peligrosas que puedan derribar un régimen. La juventud no se sentirá atraída por estos Estatutos, que "a nosotros" nos dejan tríos. No hay poder de proselitismo en ellas. Se tiene miedo a los grupos políticos. Pero existen. Tienen apellidos t jefes. Hay una juventud estudiosa, trabajadora, que no tira piedras, pero que puede empezar a tirarlas de un momento a otro. Hay una juventud que lee a José Antonio porque nadie se lo manda, porque esa juventud ha llegado a pensar que José Antonio estaba prohibido.

Se da la paraidoja—sigue el señor Soler—de que el Tribunal Supremo, durante la República, reconoció la legalidad de Falange. Reconocimiento que ahora no quieren hacerlo otros.

La doctrina de José Antonio y la de los tradicionalistas no pueden ignorarse. Los tradicionalistas tienen su propia organización, con sus jefes. ¿Podrá alguien acabar con ellos? Quienes piensen que los tradicionislas van a renunciar a sus postulados no conocen al tradicionalismo.

Alude el orador a la abnegación da Ja Falange y proclama: No Queremos derechas ni izquierdas. Pero aún queremos manos a esas derechas de izquierdas, a esas izquierdas de derechas. Que nos dejen con nuestra fidelidad. Que nos devuelvan nuestras banderas, nuestras camisas y nuestros himnos. Con ellos atraeremos otra vez a viejos y jóvenes. En.ld Universidad, deliberadamente y desde arriba, se terminó con el S. E. U., porgue el S. E. U. hablaba claro. Todos los que tienen tanta prisa porgue desaparezcamos—añade el señor Soler—, guisa en un futuro no lejano se preocupen por no tenernos.

LA UNIFICACIÓN Y LA SEGUNDA INTEGRACIÓN

Interviene el señor Posada Cacho y dice: Aquí nemas escuchado una serie de consideraciones dignas de tenerse en cuenta. Falange Española Tradicionalista y de las J. O. N. S. es la fuerza política que nació el 19 de abril de 1937. Tiene una fuerza extraordinaria sobre extensísimos sectores de la vida nacional. En 1937 se hizo la Integración que correspondía a aquel año f aquellas circunstancias de nuestra Cruzada. Unificación en la que hubo personal f grupos que quedaron fuera.

Ahora, en este Movimiento Nacional que recogemos en estos Estatutos, tiene lugar la segunda integración, la de 1968, la que corresponde a las circunstancias y momentos actuales. Muchos españoles y grupos tienen que pensar que quedar al margen de ese Movimiento sería una actitud suicida para la patria. Los Principios Fundamentales no son entelequias. Son lo Único que tienen en la masa, en la población, toda la carga emocional del pasado, todas las conquistas sociales de estos treinta años y del presente, todas las posibilidades del futuro. No debemos sentirnos tan agobiados para que tengamos que convocar al Espíritu Santo para que venga a iluminarnos en esta semana y darnos la solución. En el Estatuto hemos de trabajar con plena conciencia.

DIGAMOS CON CLARIDAD LO QUE QUEREMOS

El señor Garúa López participa ahora en el debate. La Falange fue siempre una institución política cuyo fundamento capital fue su afán y su capacidad de integración. Nunca estaré de acuerdo con nada que pueda conducir a la disgregación. El consejero que habla manifiesta que no quiere que se tire por ¡a borda todo el proceso de estos treinta años. Todo lo que ha habido en el largo período no servirla para nada si cada cual se va por su camino. Pide la desaparición del último párrafo del artículo. No sé guien teme—dice— que los falangistas nos lancemos por unos derroteros que nunca hemos seguido. Es un párrafo lleno de temor. Y remacha: es un temor y un insulto el último párrafo.

Don Rafael Salgado Torres se expresa asi; Ya es hora de que digamos con claridad quiénes somos y lo que queremos, no vaya a resultar que el contraste de pareceres dé al traste con los pareceres.

LO INTERESANTE EN POLÍTICA ES SER REALISTAS

Don Luis Hartogs Echemendía hace uso de la palabra. La cuestión del asociacionismo es algo nuevo, completamente distinto del partidismo político. Es interesante advertir las posibilidades, las sugerencias que presenta este asociacionismo. Es un tema que no se ha estudiado suficientemente. Puede ser algo realmente revolucionario, dentro de las normas tradicionales. Lo interesante en política es ser realista. No podemos decir que no queremos las tendencias políticas cuando esas tendencias existen realmente. Que entren en el Movimiento aquellos que hoy desarrollan una actividad semiclandestina en la Prensa, en el café y el club. Personas no enfrentadas con el Movimiento, pero Que no están dentro de él. Las tendencias políticas existen. Hay que encauzarlas en fe legalidad del Movimiento.

1ESTO NO ES UN JUEGO; ESTO ES SERVICIO"

• El general don Tomás García Rebull espresa su inquietud por el párrafo final del articulo. Inquietud—aclara—por el dichoso juego. El juego representa ti ocio de los estudiantes. En mis tiempos el fuego era tí recreo, la distracción. Nada de fuego. Y menos el juego político. Esto es mies serio. Esto no es un juego. Esto es servicio, El juego político fue la causa del Glorioso Movimiento Nacional. Hay que evitar gue esta prestigiosa y digna casona pueda volver a convertirse en un antro que sirva para adormecer a los buenos y fieles vasallos.

LAS CUATRO FUERZAS ORIGINARIAS

DEL MOVIMIENTO Breve intervención del señor Anguera y discurso de don Diego Salas Pombo. Declara que los debates han alcanzado un vuelo prodigioso en algunos momentos. Pero juntamente revela sa consternación porque en esos "alardes dialécticos y retóricos" hay veces que parece que no se está de acuerdo ni siquiera en las palabras. Mandó ana província—La Corana—a los veintidós años. Aquello era promocionar a la juventud, abrirla caminos. Era cuando había ilusión en España. Procuré aunar, dentro de la unidad, la diversidad de tendencias. A mí y a otros falangistas nos tocó el honor de hacer compatible la unidad con la diversidad. Tuvimos siempre presentes a los hombres de Renovación Española, cuyo batallón, "Calvo Sotelo", combatió en primera línea, y a los jóvenes combatientes de Acción Popular. Porque a la hora de la lucha y el sacrificio, las cuatro fuerzas que concurrieron al Alzamiento refrendaron con su sangre la liberación de España. Durante veinte años hicimos los falangistas cuanto nos fue posible para que fuese verdad el Decreto de Unificación. En todo hubo hombres procedentes de las cuatro fuerzas originarias. Alguna de ellas hoy organizada y exteriorizando su organización con una fe admirable. Aquellos hombres mantenían sus tendencias originarias, no solamente el respecto a los viejos símbolos. Y si hablo de 1950 y 1956, ¿qué he de decir cuando en 1968 multitud de hombres, con sus boinas, rojas, suben a Montejurra?

TENDENCIAS PRESENTES EN EL FUTURO ESPAÑOL

La política es una tarea de entusiasmo. Se ha hecho siempre con poesía. Esas tendencias no pueden ser olvidadas. Tienen que estar presentes en el futuro de Esbaña. La Comunión Tradicionalista, presente todos los años en Montejurra, tiene que tener un Estatuto que la reconozca a banderas desplegadas.

Confiesa el señor Salas Posabo sa consternación porque piensen que él trata de resucitar los partidos políticos. En la guerra estábamos dentro de lo mismo. Las fuerzas aludidas tenían ana cosa común, fundamental, y distintos matices accesorios. Quienes tienen tantos títulos de lealtad acreditada, y comulgan en principios comunes, no lacharán nunca entre si Todo esto puede significar el peligro de que le califiquen a ano de defensor de la escalada del integrismo o de hombre del reloj parado.

Rechaza el orador cualquier imputación de que por ese camino pueda volverse a los partidos políticos, (Concluye el señor Salas Pombo .entre comentarios de algunos consejeros, su exposición, escuchada en silencio y con bíteres.)

QUE EL CONSEJO CONOZCA EL PROYECTO DE LEY SINDICAL

Las palabras de don Diego Salas Pombo han sido para el señor Gibernau "un remanso de paz". Don Juan Aizpurúa renuncia al derecho de uso de la palabra cuando el presidente de la Sección se lo concede. Don Luis Valero Bermejo pide, de una vez para siempre, que el Consejo Nacional del Movimiento conozca el proyecto de Ley Sindical. Alude a una recomendación del Caudillo. Lee algunos conceptos del Jefe del Estado pronunciados en distintas ocasiones. "Yo sé que la Prensa dirá mañana—anuncia—: "El señor Valero Bermejo leyó unas cosas de Franco." Más adelante pregunta a la Ponencia, en relación con la frase de] articulo 10, apartado F. "mantener vivos los Vínculos nacidos de circunstancias históricas", si se refiere a los tiempos de Recaredo, a 1936 o después.

En relación con el artículo número 1. don Rodolfo Martín Villa hace dos propuestas concretas. La primera se refiere a que las finalidades de carácter electoral de esa Asociación se anuncien de forma positiva sin más excepciones que las establecidas por la Ley o por un Consejo Nacional, en su ámbito. La segunda propuesta trata de encontrar una redacción más clara en lo Que se refiere al apartado C, que incluye las "Asociaciones políticas".

El respeto a los Principios y al bien común debe ser común a toda clase de Asociaciones. Por ello, en la terminología empleada en la Ley Orgánica debiera de hablarse de Asociaciones para encausar la "pluralidad de opiniones sobre la acción política".

IA FALANGE EN EL ASPECTO LEGAL Y EL REAL

Al reanudarse el debate, tras unos minutos de descanso, el presidente de te Sección, don Alejandro Rodríguez de Vaieárcel, propone, y asi se toma en consideración, que conste en acta la condolencia de los consejeros por el fallecimiento del insigne académico y escritor don Ramón Menéndez Pidal.

Y habla el ex ministro y miembro fundador de la Falange don Raimundo Fernández Cuesta.

Dice que ha habido en estos debates palabras que le han complacido y palabras que no quisiera haber escuchado. El Alzamiento del 18 de Julio, hecho con una finalidad integradora, tuvo dos propósitos: el acabar con la situación anárquica que llevaba a España a la ruina, y establecer, sobre bases justas, una nuera sociedad. Todas las diferencias ideológicas desaparecieron por el Decreto del 19 de abril de 1937. Las dos fuerzas más numerosas y definidas quedaron elevadas a un rango nacional. Pero la base era—no lo olvidemos—los 26 Puntos. La Falange fue a la integración dejándose muchas cosas en el camino.

Habla el señor Fernández Cuesta del poder integrador y unifica dor de Franco. El Referéndum institucionaliza el Movimiento. Está establecido que los Principios Fundamentales son los aprobados por la Ley de mayo de 1958. Legalmente, jurídicamente, cree el orador, que la Falange ha desaparecido. Pero realmente, no. En toda la historia de estos treinta años está marcada la obra de la Falange. Añade que la Falange —que no está eti estado gaseoso, como a él le han atribuido—se encuentra viva en jóvenes y mayores. Unión nacional, justicia social, respeto al hombre y a la dignidad humana.

LOS GOBIERNOS DE COALICIÓN

Siente don Raimundo Fernández Cuesta inquietud y preocupación por el asociacionismo político que consagra el apartado C del articulo 10 y que, según él, puede derivar en un partidismo político. Se muestra partidario de una continuidad dinámica, no estática. Continuidad incompatible con el inmovilismo, pero también con la desviación respecto al derecho constitucional español. Si llegásemos a ese partidismo político renacerían la lucha y la situación caótica en España. La Ley establece la concurrencia de criterios. La diversidad política no es nueva. La realidad está en los diferentes Gobierno» de coalición que han nacido desde febrero de 1938. El pueblo español lo que quiere es una política real, efectiva, de transformación social. La continuidad no puede basarse, de acuerdo con una de las últimas exposiciones de don Miguel Primo de Rivera, en la gigantesca figura de Franco, sino en instituciones. Manifiesta el señor Fernández Cuesta que no se opone al sistema asociativo, pero que hay que hacer todo lo posible para establecer todos los requisitos que impidan el pelipro aludido anteriormente. Opina que que se debe admitir ninguna Asociación que tenga una finalidad política globalizada y que ninguna Asociación pueda imponer disciplina a nú miembros para opinar y pensar.

LA CONVIVENCIA DEL PUEBLO ESPAÑOL

El señor Mateu de Ros: La Falange no puede tolerar que la exclusividad de Principios de José Antonio, de Ramiro, de Onésimo, de Vázquez Mella, hayan sido aprovechados por otros grupos. No es tolerable tampoco que cierta Prensa diga que hoy se propugna una libertad de expresión por presiones de fuera.

Don Miguel Primo de Rivera: El último párrafo del artículo 10 no está muy claro. ¿Qué significa esto? ¿La desaparición jurídica de la comunión tradicionalista y de la Falange? Anuncia que votará en contra porque "no quiere participar como verdugo de los yalores tradicionales españoles".

Don Francisco Labadíe Otermín: Creo que el apartado C no aclara en absoluto nada. Se adhiere a la sugerencia de don Rodolfo Martín Villa.

Doña Pilar Primo de Rivera, condesa del Castillo de la Mota: Este Estatuto no debe dar la impresión de una ruptura con todo lo anterior. "Esto fue la Falange, y ahora borrón y cuenta nueva". Pide que se suprima el apartado C.

Doña Montea Plaza: Este artículo es de lo más oscuro que he visto en mi vida.

Don Idcinio de la Fuente: El apartado C es el que centra 1» mayor parte de la carga política. La convivencia del pueblo español depende mucho de lo que nosotros hagamos aquí Estamos tratando de construir un futuro. Hay que evitar poner en peligro algo tan sagrado, y que tanto nos ha costado, como la paz de nuestro pueblo. Todos estamos de acuerdo en que no queremos un régimen pluripartidista.

Doña Teresa Loring: Hay que determinar lo que pueden ser o no pueden ser esas Asociaciones.

Don Jesús Aparicio Bernal: Me parece ver un cierto justificado temor a enfrentarnos con el tema. Todos nos enfrentamos con el fantasma del pluri-partidismo, acerca de lo cual ha dicho cosas estremecedoras Raimundo Fernández Cuesta. Todo el pueblo español está siguiendo con interés estos debates. Se refleja en la Prensa.

LECTURA DE UNA MOCIÓN

Tras una breve intervención del señor Rodrígruez Estevan y de otra del señor Valero Bermejo, el ponente don Baldomcro Palomares lee una moción en la que varios consejeros nacionales sugieren que, dado lo avanzado del proyecto de Ley Sindical, debe ser conocido éste por el Consejo Nacional antes

de que sobre él recaiga acuerdo definitivo—algunos proponen que se ponga "acuerdo formal"-—del Consejo dé Ministros.

Nuevas Intervenciones de los señores Chozas Bermúdez y Valero Bermejo. Este consejero alude a los "grupos y grupitos que pretenden dividirnos. Reino dividido, reino caído". Habla de los caminos de la subversión y de la violencia. y pregunta, según una frase de Muñoz Alonso: ¿Por qué nos encontramos en la situación en que nos encontramos todos? ¿Por qué la situación dinamita los Principios o los Principios dinamitan la situación?

Le interrumpe bien humorado el señor Muñoz Alonso para adarar que la palabra es "dinamizar". Y en el mismo tono le responde Valero Bermejo: "Creo que no, pero yo digo dinamitar." A lo que contesta Muñoz Alonso intencionadamente, entre risas: "Perdón. Es que yo con la ceda no me entiendo bien." Valero Bermejo replica a su vez, sonriente: "Yo he sido de las Juventudes de la Ceda." Y continúa su intervención: "Se preguntan algunos, ¿qué hacemos con la Vieja Guardia, con los ex combatientes, con la Guárala de Franco?" Y el orador, a su vez, interroga: "¿Y con los militantes? ¿Y con los falangistas anónimos, los de pico y pala?"

EL ASOCIACIONISMO ES DOCTRINA TRADICIÓN ALISTA

El ponente don José Luis Zamanillo baja del estrado de la presidencia para hablar a título exclusivo de consejero. Dice que ha podido apreciar un ambiente acomplejado y funerario. (Un consejero replica: "Serio, si; funerario, no".) Es preciso tener una amplitud de criterios, un sentido político, una flexibilidad. El asociacionismo es doctrina tradicionalista. Se ha manifestado aquí una excesiva preocupación por los peligros, por los riesgos. ¿Qué cosa hay en la vida que no tenga peligros ni riesgos? ¿Qué hay que poner limitaciones? Naturalmente.

Por último interviene el señor Chozas Bermúdez. "Tenemos que hacer posible una maduración, por vías graduales y empíricas, de un pluralismo de opiniones. Pluralismo de acuerdo con las características de nuestro pueblo y esta hora histórica." Se manifiesta de acuerdo con las modificaciones de redacción propuestas por los señores Martín Villa y Labadíe Otermín. Dice que él tampoco entiende muy bien el último párrafo del artículo. Y recuerda una frase: "El pueblo español lo perdona todo, menos que le aburran." No aburramos al pueblo español, concluye

J. B. Q.

 

< Volver