Adios al Concordato. 
 Ratificados los acuerdos entre España y la Santa Sede     
 
 Diario 16.    05/12/1979.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Decreto-ley sobre las facultades normativas de los órganos del Movimiento

Los acuerdos del Consejo Nacional se tramitaron según la ley de Cortes y la de Régimen jurídico

En virtud de las atribuciónes que le confieren, las Leyes de 30 de enero de 1938 y de 8 de agosto de 1839, declaradas subsistentes por la disposición transitoria primera II de la Ley Orgánica del Estado (1), el Jefe del Estado ha dictado un decreto-ley por el que se regulan las facultades normativas de los órganos del Movimiento.

En su preámbulo se expresa que "el Movimiento Nacional, si bien es una realidad jurídica independiente de la Administración del Estado, con atribuciones para el desarrollo de sus fines dentro de su competencia especifica, es una institución integrada en el Estado Nacional". "Por ello—sigue el preámbulo— las normas emanadas de los órganos competentes del Movimiento Nacional pueden trascender la esfera interna del mismo y proyectarse con validez general en nuestro ordenamiento jurídico".

Con el fin de respetar la unidad de tal ordenamiento se precisa en el nuevo texto legal la coordinación de las normas emanadas del Movimiento Nacional con el sistema ,normativo general. En su parte dispositiva se establece que "en la esfera normativa interna o de carácter estatutario la Jefatura Nacional actúa en función de tal y san

Según el artículo tercero del Clonando los acuerdos del Consejo Nacional, cuya presidencia ostenta".

nUfm-decreto-ley, "en la esfera normativa interna o de carácter estatutario, el Consejo Nacional, dentro de las facultades que le confieren las Leyes organica del estado, organica del Movimiento y de su Consejo Nacional y demás disposiciones legales, puede adoptar acuerdos. Estos acuerdos del Consejo Nacional requieren la sanción del Jefe Nacional, salvo los que se refieran al apartado a) del artículo 23 de la Ley Orgánica del Estado (2).

"En la esfera normativa interna o de carácter estatutario el ministro secretarlo general del Movimiento puede dictar las disposiciones pertinentes para el cumplimiento de sus fines, que deberán publicarse en el "Boletín Oficial del Estado", según el artículo cuarto.

El artículo quinto establece textualmente:

"uno. Los acuerdos del Consejo Nacional que por su materia tengan carácter de disposiciones generales revestirán la forina, de. Jeyes, decretos u órdenes ministeriales, Ajustándose a la tramitación establecida por la ley Constitutiva de las Cortes o por la ley de Régimen jurídico de la Administración del Estado, según los casos.

Dos. Los acuerdos a que se refiere el apartado anterior, relativos al Movimiento y que no estén comprendidos en los apartados b) y c) del artículo 23 de la Ley Orgánica del Estado (2), se presentarán al Gobierno por el ministro secretario general.

Tres. Las disposiciones relativas al Movimiento qu« hayan de revestir forma d« orden como consecuencia del desarrollo de una ley o decreto, se dictarán por el secretario general del Movimiento en su condición de ministro."

El patrimonio del Movimiento

Un decreto dictado por el Jefe del Estado en uso de las atribuciones más arriba aludidas regula la titularidad patrimonial del Movimiento Nacional.

El patrimonio del Movimiento Nacional está constituido por los bienes y derechos de cualquier naturaleza adquiridos a nombre de F. E. T. y de las J. O. N. S. o del Movimiento Nacional.

En lo sucesivo todos los acto^ jurídicos de carácter patrimonial, obligacional o de cualquier clase se otorgarán a nombre del Movimiento Nacional por quien corresponda y con los requisitos legales.

Los órganos representativos de patrimonio del Movimiento Nacional solicitarán en el placo de un año la inscripción a su nombre en el Registro de la Propiedad de aquellos bienes inmuebles que por aparecer inscritos a nombre de P. E. T. y de las J. O. N. S. hayan sido incluidos en el inventario de bienes de dicho patrimonio.

La disposición adicional establece que "este decreto no es de aplicación a los bienes y derechos de la Delegación Nacional de Sindicatos y de las entidades sindicales, cualquiera que sea su naturaleza y titularidad registral".

El largo preámbulo que antecede a la parte dispositiva declara que el Movimiento Nacional creado por el decreto de 19 de abril de 1937, que adoptó "de momento" por necesidades históricas entonces evidentes la denominación de Falange Española Tradicionalista y de las J. O. N. S. es el mismo que ha sido elevado a rango constitucional por la ley Orgánica del Movimiento.

(1) El articulo séptimo de la ley de 8 de agosto de 1939 establece que "correspondiendo al Jefe del Estado la suprema potestad de dictar normas jurídicas de carácter general conforme al artículo 17 de la ley de 30 de enero de 1938, radicando en él de modo permanente las funciones de gobierno, sus disposiciones y resoluciones, adopten la forma de leyes o de decretos, podrán dictarse, aunque no vayan precedidas de la deliberación del Consejo de Ministros, cuando razones de urgencia así lo aconsejen, si bien en tales casos el Jefe del Estado dará después conocimiento a aquél de tales disposiciones o resoluciones".

(2) El artículo 23 de la Ley Orgánica del Estado dice textualmente: "Para el cumplimiento de los fines señalados en el artículo 21, el Consejo Nacional tendrá las siguientes atribuciones:

a) Promover la acomodación de las leyes y disposiciones generales a los Principios del Movimiento Nacional y demás Leyes Fundamentales del Reino, ejerciendo a este efecto el recurso de contrafuero previsto en el título X de esta ley.

b) Sugerir al Gobierno la adopción de cuantas medidas estime convenientes a la mayor efectividad de los Principios del Movimiento y demás Leyes Fundamentales del Reino, y en todo caso conocer e informar antes de su remisión a las Cortes cualquier proyecto o modificación de Ley Fundamental.

c) Elevar al Gobierno los informes o Memorias que considere oportuno y evacuar las consultas que aquél le someta, pudiendo a tales efectos requerir los antecedentes que considere convenientes."

 

< Volver