Autor: C. I.. 
   Gibraltar: una apertura humanitaria sin contrapartidas británicas     
 
 ABC.    31/12/1982.  Página: XVI. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

RESUMEN FIN DE AÑO

A B C / XVI

- Nacional

Gibraltar: una apertura humanitaria sin contrapartidas británicas

La celebración da los comicios anticipados tuvo una incidencia especial en la política exterior, a lo largo

da este año, sobre todo dos aspectos claves en la acción externa del Gabinete de UCD: al Mercado Común

y la Alianza Atlántica. Las expectativas cada vez más probables de una derrota centrista fueron dejando

en consultas las conversaciones de Bruselas, mientras que la guerra de las Malvinas replanteaba de hecho

el diálogo entre Londres y Madrid sobre el futuro da Gibraltar.

Tres temas prioritarios figuraban en agenda del nuevo ministro de Asuntos Exteriores en su primer mes

en el palacio de Santa Cruz: exponer en Bruselas la nueva posición de Madrid ante la Alianza Atlántica,

replantear el tema de Gibraltar y mantener con las autoridades marroquíes unas consultas políticas para

clarificar los problemas entre Rabat y Madrid.

Entre estas tres cuestiones hay una, la apertura de la verja, que ha marcado de hecho la política exterior en

este año que hoy finaliza. El miércoles, 15 de diciembre, después de trece anos de bloqueo declarado, se

procedía a la apertura peatonal de la verja de Gibraltar. La decision, anunciada ya por el PSOE durante la

campaña electoral y adoptada formalmente en la primera reunión del Gabinete socialista, fue acogida en

un primer momento con escepticismo y después con manifiesta satisfacción por los habitantes del Campo

de Gibraltar. El Gobierno, por su parte, subrayó que se trataba de un gesto de buena voluntad, ante todo

humanitario, que expresaba la favorable disposición del Estado español. Fuentes gubernamentales

señalaron que esta decisión de permitir el tráfico peatonal no debilitará la acción diplomática encaminada

a la recuperación de la soberanía de la Roca.

La decisión del Gobierno socialista supone un cambio de estrategia en la política de Madrid en el

contencioso de Gibraltar. En 1960, en Lisboa, con motivo de una reunión del Consejo de Europa, se

reunieron el entonces ministro español de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, y el secretario del

Foreign Office, lord Carrington. En aquella reunión se adoptó una declaración que suponía de hecho sacar

el problema del Peñón de la vía muerta en la que se encontraba. La declaración de Lisboa abordaba dos

cuestiones básicas: el inicio de las negociaciones y el restablecimiento de las comunicaciones.

El comunicado suscrito por Oreja y Carrington señalaba el Acuerdo para iniciar conversaciones sobre el

problema de Gibraltar para resolver todas las diferencias de este contencioso. En el capítulo de todas las

diferencias se incluía la cuestión de la soberanía. El texto hacía igualmente referencia a una negociación

de acuerdo con las resoluciones pertinentes de Naciones Unidas. Igualmente se aludía, en la segunda parte

de la llamada declaración de Lisboa, al reconocimiento de restablecer las comunicaciones en la región, es

decir, a la apertura de la verja. Sin embargo, se señalaba en el documento que este restablecimiento se

tenia que efectuar en base a una reciprocidad y plena igualdad de derechos.

La nueva negociación entre España y el Reino Unido quedaba establecida en torno a dos principios:

negociación sobre la totalidad del problema gibraltareño y restablecimiento de comunicaciones sobre la

base de una reciprocidad de derechos. El objetivo entonces del Gobierno se centraba en una nueva

estrategia para la reivindicación de Gibraltar con un clima de cooperación que sustituyera al de

enfrentamiento y hostilidad entre los gibraltareños y sus vecinos.

El Gobierno socialista, sin embargo, como ha advertido el ex ministro de Asuntos Exteriores, Marcelino

Oreja, ha procedido a una apertura de la verja sin contrapartidas al mismo tiempo que no ha unido esta

decisión al inicio formal de una negociación para la reintegración de la soberanía del Peñón a España y el

inmediato reconocimiento de la igualdad de derechos de los trabajadores españoles en Gibraltar.—C. I.

Claves del 83

Despejar la incertidumbre que ha abierto la apertura de la verja de Gibraltar sin contrapartidas con el

inicio de una negociación formal que contemple todos los temas relacionados con la reivindicación

española de la colonia británica.

 

< Volver