Acuerdos específicos firmados por España y el Vaticano/2. Hacia la aoutofinanciación económica de la Iglesia. 
 El acuerdo económico, innovador en la forma y prudente en contenido     
 
 El País.    06/01/1979.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Acuerdos específicos filmados por España y el Vaticano / 2

Hacia la autofinancíación económica de la Iglesia

El acuerdo económico, innovador en la forma y prudente en contenido

El acuerdo específico que regula las nuevas relaciones económicas entre la

Iglesia y el Estado constituye uno de los apartados más novedosos de los nuevos

acuerdos que sustituyen al Concordato de 1953. En él, la Iglesia de compromete a

buscar, en el futuro, su autofinanciación, y aunque en los próximos tres

primeros años seguirá percibiendo una similar ayuda económica del Estado, la

Iglesia católica someterá dicha aportación a un control democrático y al expreso

deseo de sus feligreses, que serán quienes regulen, a partir de 1982, el

montante de la ayuda estatal mediante un sistema de aportación impositiva

similar al que se utiliza en Alemania Federal.

El acuerdo específico sobre asuntos económicos ño modificará, hasta 1982, la

situación financiera de la Iglesia católica española, que continuará percibiendo

en este trienio ingresos similares a la dotación que otorgaba el Concordato de

1953, y que se sitúan cerca de los 6.000 millones de pesetas anuales. Sí

cambiará en este período el método de percepción de este dinero, que se hará a

través de un tipo de descuento aplicable a la declaración de impuestos de los

españoles que declaren su deseo de que se aporte parte de su contribución a la

Iglesia católica.

Este sistema pone a todas las confesiones en igualdad de oportunidades, porque

el tipo de descuento que se aplique en favor de la confesión católica estará

también a disposición de las otras religiones.

A partir de 1982, y una vez establecido un tipo medio que regule el porcentaje

de la dotación del Estado a la Iglesia, dicha aportación permanecerá variable, y

oscilará según el número de declaraciones que indiquen la confesión católica.

Es importante en el nuevo acuerdo la declaración de intencionalidad de la

Iglesia dé comprometerse a buscar su autofinanciación en un futuro no precisado,

que aunque no tiene fecha tope, como principio aceptado por las dos partes

constituye un sensible avance con relación al anterior Concordato.

Asimismo, la Iglesia quedará sometida a control fiscal en su patrimonio, dada la

nueva personalidad jurídica que le otorga los nuevos acuerdos en el marco

constitucional español. De todas maneras, la

Iglesia contará con exenciones importantes, que se refieren a los llamados

bienes de culto, que en España son muy importantes y que escapan al control

fiscal del Estado. Se incluyen aquí importantes patrimonios territoriales y de

fincas urbanas.-todos ellos relacionados con el culto, como son las iglesias,

monasterios, residencias, centros docentes y sedes de las distintas

congregaciones eclesiásticas.

En resumen, en un principio la Iglesia mantiene su actual nivel de ayuda

económica del Estado, sometido esta vez a un control democrático, sufre algunas

imposiciones fiscales nada desdeñables, y renuncia a su privilegio de única

receptora de esta ayuda estatal que proporcionalmente también recibirán las

otras confesiones.

El principio, aceptado, de autofinanciación permanece, por ahora, como objetivo.

 

< Volver