Ciclo sobre Violencia y fe cristiana     
 
 ABC.    24/02/1981.  Página: 41. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Ciclo sobre «Violencia y fe cristiana»

Dentro del ciclo de conferencias sobre «Violencia y fe cristiana», que han

organizado la Universidad dé Comillas, el centro Loyola y la parroquia de San

Francisco de Borja, pronunció ayer, lunes, la primera del ciclo el profesor José

Marta Fernández-Martos, sobre «Violencia y psicología».

Partía de una preocupación inicial. La violencia produce un gran rechazo en gran

número de seres humanos. Sin embargo, ocupa una gran parcela en la vida de los

individuos y de la Humanidad. ¿Es la violencia algo sobreañadido al hombre por

influjos accidentales o culturales o hay algo dentro del propio hombre que la

empuje a ser violento? Las peleas de gallos, el boxeo..., ¿han nacido por puro

azar como subproducto de mentes enfermas o son una inevitable expresión de la

agresividad innata del hombre?

El profesor Fernández-Martos respondió a estas preguntas desde la perspectiva de

la psicología evolutiva y psicoanalítica. El individuo nace convocado a la vida

desde una llamada, desde un sí a su existencia. Este sí sufre los asaltos del

«no». En todo e! proceso se entrecruzarán las temáticas del amor y del poder. La

psicología ha comprobado experimentalmente que los individuos que viven en

situaciones de impotencia {económica, cultural) y en situaciones de desamor

(abandonos, castigos), tienden a ser más violentos. ¿Quién es el responsable de

esta violencia? Todo el que no lucha por restablecer un equilibrio más justo,

contribuye a la sacralización de la violencia.

cardenal— señalar esos objetivos. Ha de ser una decisión colectiva... Si he

adelantado algunos- ha sido para llamar la atención sobre objetivos importantes

y de suma actualidad.»

El cardenal Tarancón concluyó su discurso con unas alusiones a la visita de Juan

Pablo II, al centenario de Santa Teresa y a la visita «ad limina» que han de

hacer todos los obispos. Sobre la esperada visita papal, recalcó que «lo

importante no debe ser el espectáculo». Y terminó diciendo: «Quiero decir que

habéis sido vosotros —los obispos— los que habéis llevado a cabo esa tarea

importante de renovación proclamada por el Concilio en circunstancias no siempre

fáciles. Yo no he sido mas que vuestro altavoz o el instrumento que ha llevado a

cabo lo que vosotros acordasteis.»

EL NUNCIO OFRECE SU COLABORACIÓN

En su primera intervención ante los obispos españoles, el nuncio monseñor

Innocenti fijo su atención en dos puntos: la mutua colaboración, apoyada en el

diálogo, y la colegialidad. «Sabemos que es fácil estar de acuerdo sobre los

principios, mientras pueden surgir diferencias en las aplicaciones concretas. Es

en este caso que necesitamos de un «afecto colegial» más pujante... Por mi

parte, estoy dispuesto a contribuir a este afecto colegial ofreciéndoos mí leal

y franca colaboración, premisa indispensable para seguir la vuestra... Me

esforzaré porque encontréis en mf, siempre y en todo momento, a un hermano a

quien recurrir... Deseo que esta colaboración sea valiente por ambas

vertientes... Por ello, el diálogo deberá presidir nuestras relaciones humanas y

eclesiales... «Yo confío en que mantendremos .este diálogo»...

Eran alrededor de las doce y cuarto del mediodía cuando se levantó la sesión.

Quince minutos más tarde, los obispos comenzaron sus reuniones. Ayer por la

tarde tenían previsto realizar las primeras votaciones de sondeo. Y hoy, tal vez

esta misma mañana, ya puede haber nuevo presidente.

 

< Volver