Corpus en Toledo     
 
 Diario 16.    20/06/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Corpus en Toledo

El primado de España, cardenal Marcelo González Martín, ha roto una costumbre

instituida por el régimen franquista: que la presidencia civil de la procesión

del Corpus en Toledo sea ostentada por el ministro de Justicia en representación

del Gobierno.

Habría que felicitarse por esta iniciativa, ya que en rigor dicha costumbre

tenía sentido en un régimen político confesional, y carece de toda lógica

constitucional ahora, en la España democrática. Pero las causas concretas del

«veto» del arzobispo de Toledo contra la persona del ministro Fernández Ordóñez

cambian el panorama.

Se trata con toda evidencia de una represalia del integrismo católico contra

quien considera «autor» de la ley de Divorcio, persona que no ha hecho otra cosa

que gestionar un proyecto de ley de la que no es «autor», porque el único autor

es el pueblo español a través del refrendo otorgado en las urnas al conjunto de

sus representantes.

Pero hay más, al «vetar» a Fernández Ordóñez, el cardenal primado a quien en

realidad ha vetadores al catolicismo no integrista de su país, es decir, a la

mayoría de los creyentes que, como el ministro, son no menos católicos que

monseñor González y no por ello han abandonarlo su convicción y sa talante

liberal.

Con su gesto, el arzobispo de Toledo ha politizado gravemente un acto religioso,

pues si el integrismo se apodera de las procesiones, el creyente no integrista -

la gran mayoría- subirá con Ordóñez a verlas desde la ventana.

 

< Volver