Obispo auxiliar de Bilbao: El cristiano muere, no mata. 
 Ni la Iglesia ni los obispos han apoyado nunca a ETA     
 
 ABC.    03/10/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Obispo auxiliar de Bilbao: «El cristiano muere, no mata»

«Ni la Iglesia ni los obispos han apoyado nunca a ETA»

BILBAO. «Por parte de la institución eclesial. de sus obispos, no ha habido

nunca un apoyo a ETA», na declarado a «Directo. Directo» el obispo auxiliar de

Bilbao, Juan María Uñarte. «He leído todas las declaraciones episcopales´a

partir del año 68/69 y no encuentro ninguna afirmación, ningún gesto del

Episcopado o de la institución eclesial como tal que pueda abonar este favor a

ETA.»

Estas afirmaciones las hace el obispo en relación con unas declaraciones hechas

por Teo Uriárte, ex militante de ETA. a una revista mensual vasca, en las que

«podía deducirse, de. una lectura apresurada» lo contrario a lo anteriormente

dicho.

«feo —continúa el obispo— llega a decir algo que me hubiese gustado mucho que

los periódicos hubieran subrayado. Afirma que. justamente la educación cristiana

que muchos militantes de ETA habían recibido en el pasado hizo que la idea dé

matar tardara en prosperar en (os primeros años e incluso después de-aceptarla

teóricamente tardara en ponerse en práctica.

Frecuentemente el sujeto de sus afirmaciones es el clero y la Iglesia. Comprendo

-qué en una conversación fluida, hablada, es muy difícil matizar. Pero creo que

él mismo estaría de acuerdo en afirmar que los sectores eclesiásticos que

apoyaron y colaboraron positivamente con ETA fueron muy reducidos y hoy todavía

son más reducidos. Ciertamente ha habido´.ámbitos más amplios que simpatizaban

con algunos objetivos de ETA y que en virtud de esta simpatía no se atrevían a

censurar, al menos publicamente, acciones responsables, como los asesinatos de

ETA. Esto es lamentable, pero no olvidemos que estábamos en los años difíciles

de un régimen fuertemente autoritario y de .un centralismo muy crudo. Pero Teo

sabe por experiencia que´ otros círculos eclesiales eran muy firmes a la hora de

valorar negativamente desde el Evangelio la dictadura y el centralismo, y al

mismo tiempo eran muy críticos con la violencia armada de ETA. Y. por fin.

siempre ha existido un grupo eclesial nada desdeñable que comulgaba

fundamentalmente con el régimen establecido y rechazaba visceralmente a ETA en

sus objetivos, en su ideología, en sus métodos, estrategia.... en todo. Creo que

conviene recordar todo esto, ante todo´por amor a la verdad, aunque ello

signifique que echo algunas piedras sobre el tejado eclesial. que bastante

apedreado está últimamente.»

Ante la opinión del profesor Aranguren de que el terrorismo etarra. en el fondo,

habría que buscarlo en una especie de mística religiosa, el obispo dice:

«Con todo el respeto que me merece el señor Aranguren. y reconociendo que ha

habido eclesiásticos o estamentos de Iglesia que en algunos momentos han

prestado su apoyo a ETA, yo diría que buscar en la mística, religiosa .una

expli.cacion.de éste fenómeno, es,como "atribuir, la responsabilidad de

la.,bomba.,de.hidrógeno; a,.los-investigadores dé, la, física .nuclear. .Me

parece qué, no hay paridad^-entre otras cosas porque la mística cristiana, la

."mística martirial" de ¡a que habla el .mismo Teo Uriárte. induce a morir por

unos valores y por el hombre, pero de ninguna manera a matar, ni siquiera a

morir matando. No cabe duda de que el mensaje cristiano, cuando se lee honesta y

lúcidamente, y se diqiere bien, crea "resistencia" (en el sentido teológico de

esta palabra) frente a todo lo que deshumaniza y desfigura al hombre. En ese

sentido, la fe cristiana provocó una resistencia de muchos cristianos frente a

un Estado "fuertemente autoritario y crudamente centralista. Algunos cristianos

extrajeron de este impulso de la fe una consecuencia que ya no nace de la fe.

sino que es suya: la lucha armada contra las fuerzas que ellos .creían de

opresión.»

 

< Volver